×
  • Buscar
Publicidad

Maternidad y miedos

Maternidad y miedos

Es normal tener miedo antes, durante y después del embarazo. Tener un hijo es algo que conlleva grandes cambios, sobre todo para mujeres que nunca han sido madres. Tener miedo es normal, por eso debes saber cómo afrontarlo.

Publicidad

Índice

 

¿Es normal tener miedo a ser madre?

El miedo a ser madre es algo común, pero que suele pasar desapercibido para la sociedad. Este miedo no es algo que se deba tomar a la ligera.

El miedo a ser madre, como hemos dicho, es algo relativamente común en las mujeres que valoran la posibilidad de quedarse embarazadas por primera vez o que ya lo están. En el caso de las mujeres que ya lo están, puede que el impacto emocional al recibir la noticia les lleve a un grave sufrimiento (incluso en el caso de que hubiesen planeado quedarse embarazadas).
 

¿Es normal tener miedo en el embarazo?

No te puedes perder ...

Maternidad y arte

Maternidad y arte

La mujer durante el embarazo vive una gran sensibilidad y afloran una gran cantidad de emociones. Esto hace que sea una etapa donde se pueda expresar el arte de una manera muy especial. Hay una gran cantidad de tipos de arte y cada madre puede elegir la manera de expresarse.

Y tambien:

Muchas madres reportan que uno de los sentimientos principales durante el embarazo es el miedo. Son muchas las razones por las que las madres pueden sentir miedo, como por ejemplo tener miedo a que el niño no salga bien, miedo al parto, miedo con lo relacionado a las cualidades de ser madres, miedo a las enfermedades, miedo a no saber educar bien a tu hijo, etc.

Este miedo te inunda, te rodea e incluso te puede atrapar. Es algo normal y a veces puede ser difícil escapar de él. Sentir el peso de la responsabilidad de la maternidad sobre ti, sentirte imprescindible para otro ser o que tu hijo sea totalmente indefenso puede llegar a preocuparte mucho.

Entonces, es normal que sientas más veces miedo que cuando no eras madre. Debes saber superar este miedo para poder vivir con plenitud la maternidad y la crianza de tu hijo.
 

¿A qué suelen deberse esos miedos?

La maternidad es una etapa que transformará tu vida completamente, ya que se modifican tus hábitos y conductas (tanto contigo misma como con los demás). Los miedos durante el embarazo pueden ser muchísimos, algunos de los más comunes son:

- Miedo si el embarazo no es deseado: algunas de las mujeres que tienen miedo a la maternidad simplemente deciden no ser madres. Quedarte embarazada sin desearlo puede causar miedo, estrés y angustia, sobre todo porque la sociedad aún no entiende que la maternidad es una decisión y no una fase de la vida por la que toda mujer debería pasar.

- Poco apoyo externo: si la madre no cuenta con una red de apoyo para pasar el embarazo, el parto y la vida del futuro niño, es posible que existan más preocupaciones en comparación con una mujer que sí que tiene esa red. Además, a esto pueden unirse los problemas de pareja (discusiones, infidelidades, maltrato, abandono, etc.). Todos los problemas con la pareja pueden producir ansiedad en la mujer.

- Miedo al dolor: si nunca has pasado por el dolor de las contracciones puede hacer que esperes ese momento con temor e inquietud. Se debe tener en cuenta que el dolor es muy subjetivo y las experiencias de otras madres no tienen que ser iguales que las tuyas. Sea como sea tu caso, debes tener en cuenta que si afrontas el proceso con mayor serenidad y seguridad, lo vivirás de una manera más positiva. Además, puedes informarte sobre las técnicas disponibles para el alivio del dolor, algo que te puede ayudar mucho.

- Miedo a las complicaciones médicas: muchas mujeres sienten miedo a pensar en el peligro que puede suponer el parto. Hoy en día, en la mayoría de los países desarrollados, afortunadamente es posible dar a luz en unas condiciones de atención médica que aportan mucha seguridad, pero hay veces que no se puede contar con esta garantía. Por otro lado, también puede ocurrir que se sobreestime ese peligro. También en muchos casos se percibe un miedo doble, a morir una misma y a que muera el bebé.

- Temor a no estar preparada para el momento: este temor es muy frecuente dentro de los miedos de la maternidad. Muchas mujeres perciben la maternidad como una tarea que requiere de muchas habilidades y competencias a la vez, sin dejar tiempo a “entrenarse” en ellas sin exponer al recién nacidos a riesgos peligrosos. El nuevo rol de la madre es visto como una transformación total en la que se requiere que adopte unos hábitos totalmente distintos, algo que no es sencillo de realizar ni de planificar.

- Miedo a transmitir problemas: los miedos van más allá de la posible incapacidad imaginada por la madre, también hay mujeres que temen crear una vida nueva. Esto ocurre porque puedes pensar que tu hijo posiblemente tendrá una existencia desdichada por el hecho de haber sido tu hijo, heredando una serie de problemas.

- Miedo al posparto: este temor no sólo trata de la sobredosis emocional y hormonal que se padece después del embarazo, también abarca el cansancio y el hecho de experimentar un nuevo rol y situación. Además, también se refiere a la parte física del puerperio, como la correcta curación de las heridas, a que todo vuelva a su sitio anterior al embarazo, el miedo a retomar las relaciones sexuales, a las complicaciones, etc.

- Miedo debido a malas experiencias anteriores: la mayoría de las mujeres que tienen miedo al embarazo se debe a que nunca han sido madres, pero también puede deberse a malas experiencias un un embarazo pasado. Esto puede ser debido a un aborto espontáneo anterior, a un parto que ha terminado en cesárea,  si han tenido cambios corporales drásticos, etc.
 

¿Qué síntomas del miedo al embarazo se pueden percibir en la mujer?


- Sensación de intranquilidad

- Pensamientos recurrentes del estilo “no puedo” o “no soy capaz”

- Rumiaciones

- Preocupación excesiva

- Necesidad de desconexión o sensación de no poder parar de hacer cosas

- Afectación a la vida cotidiana

- Irritabilidad

Problemas de sueño

- Problemas con la alimentación

- Problemas digestivos

- Náuseas que no tienen relación con el embarazo

- Temblores

- Sensación de opresión en el pecho

Taquicardia

- Falta de respiración

- Sequedad bucal

- Sudores

- Percepción extraña del entorno

- Visión de túnel

- Agitación general

Síndrome del nido
 

¿Dejar de ser madre por el miedo?


Si tu deseo es ser madre, sea cual ser la fuente del temor, lo importante es que no vayas contra tus deseos más genuinos. Si de verdad quieres tener un hijo, el camino a seguir no es dejar de ser madre por miedo, sino hacer una introspección para analizar la situación y encontrar las posibles resistencias: materiales, sociales o personales.

Lo mejor es que tengas claro si quieres ser madre o no. No te va a hacer feliz ser madre para complacer a terceras personas, tampoco dejar de ser madre porque los demás no lo vean con buenos ojos.

Cuando hayas realizado esta introspección, probablemente te sientas más segura al tomar la decisión. Que un hijo sea deseado o no puede tener consecuencias más allá del momento.
 

¿Cómo puede afectar la ansiedad o el miedo en el embarazo?


La ansiedad puede producir reacciones en el organismo de la mujer embarazada, y por lo tanto puede llegar a afectar al bebé. Algunas de las consecuencias de la ansiedad o el miedo durante el embarazo son:

- Tener un parto prematuro

Bajo peso al nacer del bebé

- Problemas emocionales y/o de conducta en el desarrollo

- Problemas de atención y concentración a lo largo del desarrollo

 

¿Se pueden superar estos miedos?


Como hemos dicho, el miedo a ser madre muchas veces no se basa en la voluntad de serlo, sino al temor de crear grandes problemas a partir de un embarazo. Es decir, muchas mujeres desean tener hijos, pero hay una serie de obstáculos que se pueden interponer en su camino y hacerlas pensar que no es el momento o la maternidad no está hecha para ellas.

Cada caso es único y la intensidad del temor es diferente en cada mujer pero con mucho trabajo puedes aprender a superar los miedos en el embarazo. Ser valiente no consiste en no tener miedo, sino en afrontar ese miedo de manera adecuada. Para esto debes:

- Acude a un profesional: hablar con un profesional sobre este tema, por ejemplo un psicólogo, puede ayudarte mucho con la situación. Puedes empezar a comprender tu mente y a saber si realmente quieres ser o no madre.

Habla con tu pareja sobre tus miedos e inseguridades: esto te puede ayudar a clarificar tus sentimientos y pensar en un proyecto común.

- Infórmate sobre la cobertura sanitaria: este es un primer paso básico que puede evitar muchas preocupaciones. Investigar el modo en el que los equipos médicos pueden atender las necesidades y los posibles problemas que surjan durante la maternidad es un alivio para la mayoría de las madres. Muchas mujeres prefieren no hacer esto para no tener que pensar en el embarazo (ya que esto les genera ansiedad), pero si se consigue sortear el primer obstáculo puede que parte del miedo desaparezca.

- Valora las condiciones materiales en las que vives: si piensas que la maternidad no es viable por falta de recursos, lo mejor es que pospongas el embarazo hasta que la situación mejore. En este caso puede serte útil pedir terceras opiniones, ya que el miedo a la maternidad puede sesgar el punto de vista.

- Confiar en tu instinto: este puede ser nuevo, pero debes ser fiel al instinto, en la mayoría de las veces no fallarás.

- Prepárate: seguramente cuando más aprendas será con la experiencia, pero también pueden serte útiles las charlas y los consejos de otras madres. Además, puedes acudir a clases de preparación al parto.

- Escúchate: ser madre es algo que va a salir de lo más hondo de ti, de manera que lo menor es escucharte e intentar comprenderte. En esto puede ayudarte tu entorno, pero si no sientes su apoyo puedes buscar empatía más allá de tu red de seguridad. Que te ayuden a comprender este momento tan especial es vital.

- Proyéctate: visualiza y piensa como te vas a organizar en la casa, en el trabajo, en el cuidado del niño, las relaciones, las prioridades, etc. Quizá te des cuenta que hay proyectos que tienes que posponer varios años ya que tus prioridades y disponibilidad van a cambiar.

 

¿Cuándo desaparece el temor?


Muchas mujeres dicen que desde que te quedas embarazada, el miedo no desaparece, simplemente aprendes a vivir con él.

Como hemos dicho, el miedo aparece en el embarazo debido a las diferentes causas que hemos analizado. Pero cuando el bebé nace, aparecen otros miedos diferentes. Ahora es cuando empiezas a preocuparte por que el bebé no enferme, no se caiga, se desarrolle correctamente.

Debes tener en cuenta que los padres crían a los niños con miedo pueden estar trasmitiendo involuntariamente este miedo a los bebés. El bebé puede captar que el mundo es un lugar potencialmente peligroso ya que sus padres (y modelos a seguir) actúan con miedo en él. Esto hace que el bebé no sienta el mundo como un lugar seguro.

El bebé aprende y capta las actitudes de sus padres. Esto hace que si los padres están inseguros o intranquilos, están trasmitiendo esas sensaciones a su bebé. Por eso es importante aprender a detectar el miedo en la crianza.


Fuentes:

Psicología y mente, https://psicologiaymente.com/clinica/miedo-a-ser-madre

Psicología y crianza, https://www.psicologiaycrianza.com/miedo-en-la-maternidad-y-la-crianza/ SN

Psicología Valencia, https://snpsicologovalencia.es/blog-de-psicologia/61-porque-tengo-miedo.html

Cepsim Madrid, https://www.psicologiamadrid.es/tratamiento-para-superar-miedo-o-ansiedad-embarazo-madrid.html

Fecha de actualización: 24-05-2020

Redacción: Sara Tizón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.