¿Son útiles las clases de preparación al parto?

¿Son útiles las clases de preparación al parto?
comparte

Los cursos de preparación al parto y educación maternal ayudan a las madres, sobre todo a las primerizas, a formarse para uno de los momentos más importantes de su vida. Es un error pensar que te ayudan a pasar por el parto sin dolor o que únicamente se centrarán en el alumbramiento. El parto es doloroso y durante las clases se aprenden cosas más allá de ese momento. Debido a los cambios que han surgido en la sociedad estas clases no solo se enfocan en la experiencia de un parto natural, sino a toda la experiencia de la maternidad.

El momento idóneo para comenzar estas clases suele ser durante el sexto o séptimo mes de embarazo, aunque pueden seguirse desde antes. Consta de una parte teórica y otra práctica de gimnasia prenatal, por ello es un fallo cuando algunas futuras madres no deciden ir al pensar que si piden la epidural no necesitan nada más.

Las clases teóricas tienen como fin explicar los cambios que surgen durante la gestación, la monitorización, en qué consiste la anestesia epidural, cuáles son las señales y fases del parto, etc. Por otro lado, en la parte práctica se incluirán técnicas de relajación, control de la respiración, posturas y posiciones, gimnasia prenatal y un entrenamiento para las distintas fases del alumbramiento.

Aunque el objetivo principal de estos cursos sea preparar a las madres para todo el esfuerzo físico que va a suponer la recta final del embarazo y el parto, en ellos enseñan mucho más.

1.            Enseñan a distinguir si ya ha comenzado la tarea del alumbramiento o si algo está yendo mal.

Clases de preparación al parto

Clases de preparación al parto

Estos cursos, que mezclan la teoría y la práctica, son muy completos y recomendables, puesto que en ellos se pueden resolver todas las dudas que se tengan sobre el embarazo, el parto y el cuidado del bebé. Además, sirven para enseñar a respirar y empujar, lo que será muy útil en el momento de dar a luz.

2.            Técnicas de relajación y respiración que ayudan a disminuir el dolor.

3.            Conciencian a la embarazada de preocuparse y responsabilizarse por su propia salud y la de su bebé, así como a sustituir algunos hábitos por otros más saludables.

4.            Resuelven dudas que surgen a lo largo del embarazo, del parto y del cuidado del bebé.

En estas clases de preparación al parto hay dos técnicas que se enseñan por ser las más conocidas, el método Bradley y la técnica Lamaze.

El primero de estos es un método enfocado a lo natural, evitando el uso de medicamentos, que incluye la participación del padre del bebé. Durante todo el embarazo se presta atención a las técnicas de relajación y respiración profunda, a la alimentación y a la capacidad de los padres de actuar activamente en el alumbramiento. Aunque con este procedimiento se quiere evitar el uso de medicamentos también mentaliza a los padres para posibles complicaciones como una cesárea.

Por otro lado, la técnica Lamaze basa sus enseñanzas en el control de la respiración y en métodos de relajación. Estos se guían por estímulos visuales (centrarse en un objeto), auditivos (palabras positivas) y táctiles (masajes) que contribuyen a una reducción del estrés y a percibir el dolor en menor medida. En esta técnica el apoyo del padre es fundamental ya que será el encargado de aportar los estímulos a la inminente madre. Al contrario que el método Bradley, en esta no se reniega del uso de anestesia o medicación si es necesario.

Acudir a estos cursos tiene beneficios, aunque estos dependen del profesor, del ambiente en las clases y de las otras parejas. En estas clases se da la oportunidad de resolver dudas semanales que puedan surgir en las visitas de control del embarazo, adquirir mayor conocimiento y técnicas para mantener un mayor control durante el parto. Asimismo, se pueden compartir experiencias, preocupaciones o dolencias con otras parejas y a la vez tener una mayor implicación por parte de la pareja.

La implicación del padre en estas clases contribuye al desarrollo del embarazo y del parto, potenciar el vínculo con el futuro hijo y con la madre, vivir esta experiencia junto a su pareja y, claramente, aprender de la misma manera que lo hará la futura mamá conceptos y maneras de actuar durante el periodo de gestación, el parto, el puerperio y los primeros meses de vida del recién nacido. Los beneficios de que el padre acuda a estas clases son diversos:

1.            El embarazo no le pertenecerá solo a la madre, implicarse desde el principio es indispensable para compartir las decisiones y toda la experiencia.

2.            El embarazo no es solo cosa de las mujeres, es un trabajo en equipo del que no se debe excluir a ninguna de las partes.

3.            Ayuda a comunicarse con el bebé antes de que nazca con caricias, masajes o palabras.

4.            Acudiendo a estas clases se aprende a cómo actuar después del parto y a afrontar los posibles problemas que surgen.

Aunque estas clases son muy útiles y tienen beneficios no son indispensables. Muchos padres deciden no acudir, es más, si no se trata de su primer hijo ni se plantean volver, pero nunca está de más refrescar conocimientos y técnicas, incluso pudiendo aprender cosas nuevas. Además, si no tienes tiempo para ir a las clases, siempre puedes apuntarte a las charlas presenciales de CharlasMatronales o realizar su curso online para formarte adecuadamemte. 

 

 


Fuente:

Clases de Preparación al Parto, Dr. Aguirre de Cárcer. http://preparacionalparto.com/cursos/

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×