×
  • Buscar
Publicidad

Cómo prepararse para el parto

Cómo prepararse para el parto

Todas las gestantes están preparadas para parir. El propio cuerpo a lo largo de 40 semanas va transformándose y adaptándose para dar nacimiento a un bebé.

Publicidad

Indice

 

La importancia de realizar un curso de preparación al parto

Hace años las mujeres encinta no asistían a clases de parto y parían igual. Pero también es cierto que estas enseñanzas pasaban de generación en generación de abuelas a madres y de madres a hijas. También se paría de otra forma. Respetando los tiempos, las posturas idóneas para madre y bebé, sin anestesia ni administración de fármacos.

No obstante prepararse para lo que va a llegar te otorgará más confianza y seguridad, y sin duda, hará que todo, embarazo y parto, vaya mucho mejor.

Lo ideal, especialmente si es tu primer embarazo, es asistir a un curso de preparación al parto. La mayoría de los centros de salud, tanto públicos como privados, ofrecen sesiones prenatales. Infórmate. El objetivo de estas clases es ayudar a la futura madre a traer al mundo a su hijo  en las mejores condiciones posibles. Ahora bien, en ellas no solo se enseñan técnicas para favorecer el trabajo del parto, sino también consejos muy útiles para todo el embarazo y el posparto: alimentación saludable, ejercicios recomendados, educación sanitaria, cuidados del bebé, técnicas de relajación, etc.

No esperes a estar en la recta final del embarazo. Se recomienda asistir a las clases de preparación al parto desde el cuarto mes, y si tienes la oportunidad hacerlo incluso antes. En ellas podrás resolver cualquier duda que tengas sobre el embarazo, el parto o el cuidado del bebé, y que no te atreves, o no consideras oportuno hacerlas en la cita con el ginecólogo.

Nueve meses es tiempo suficiente para preparar tu cuerpo y tu mente para el parto. Esta preparación además facilitará tu embarazo y te ayudará recuperarte después.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Preparación física para el embarazo

Alimentación: Una dieta equilibrada y saludable es la base para conseguir un embarazo sano para ti y para el bebé que esperas. Evita los alimentos prohibidos durante este periodo y reduce la ingesta de aquellos especialmente grasos o carentes de nutrientes. Recuerda las medidas de higiene con los alimentos crudos o no pasteurizados para minimizar el riesgo de infecciones o parásitos. Toma suplementos de acido fólico y yodo.

- Actividad física: Los ejercicios recomendados son de cuatro tipos: los enfocados a hacer más flexibles los músculos que intervienen en el parto; los destinados a mantener la forma física y el tono muscular durante el embarazo; ejercicios respiratorios, que usarás cuando des a luz, y los de relajación, útiles para relajar la musculatura, tanto en el embarazo como en el parto. El entrenamiento debe ser progresivo y regular, siendo consciente siempre de tus límites.

Además, existen varias técnicas efectivas que te ayudan a preparar el momento del parto y a controlar los nervios. Practicar estos ejercicios siempre será positivo:

- Masaje perineal: durante el embarazo, el masaje perineal es muy útil a la hora de prevenir los traumatismos perineales. Estos masajes son efectivos a la hora de estirar y ablandar los tejidos que se encuentran alrededor de la vagina y también para aumentar la elasticidad del periné. Estos masajes pueden ayudarte a familiarizarte con la sensación de estiramiento en la zona, lo que te permite estar más relajada en el momento del parto. Se recomienda realizar estos masajes 10 minutos al día, este es el tiempo para que este masaje perineal se haga efectivo y ayude en el momento del parto.

- Ejercicios de Kegel: los ejercicios de Kegel también son muy recomendables en la preparación del parto. Además, entre los beneficios, los ejercicios de Kegel ayudan a mejorar las relaciones sexuales y ayudan a la hora de evitar la incontinencia urinaria y fecal en el posparto. Estos ejercicios consisten en contraer los músculos vaginales y luego relajarlos. Es una técnica con mucha efectividad, que mostrará los resultados con la práctica. Además, se pueden practicar estos ejercicios en cualquier lugar y momento, nadie lo va a notar.
 

Preparación mental para el embarazo

Estar nerviosa antes del parto es algo totalmente normal, sobre todo si es la primera vez. Es un momento importante y este miedo puede aparecer solo con imaginártelo. Estos sentimientos pueden provocar ansiedad durante el embarazo y justo antes del parto, algo que no es recomendable. La ansiedad y la tensión pueden perjudicar a tu estado de ánimo durante todo el embarazo y en el momento del parto. Por todo esto es importante mantener la calma en el momento del alumbramiento. No es sencillo, pero para esto debes prepararte:

- Disipar miedos: uno de las mayores preocupaciones de las madres primerizas es el miedo a enfrentarse al parto. Es difícil imaginarse a qué se parecerá ese momento para alguien que va a parir por primera vez, por ello la mejor manera de acabar con ese temor a lo desconocido es conocer qué pasará. Despejar todas las dudas y temores, así como informarte de lo que está ocurriendo en tu cuerpo y de lo que va a acontecer, servirá para que llegues al día D con absoluta confianza en ti.

Ese día tendrás que tomar muchas decisiones, por eso resulta útil también que conozcas previamente todas las opciones (para tratar el dolor, las técnicas de respiración, los tipos de parto, los fármacos que puede administrarte, las distintas posturas para dar a luz, acerca de la lactancia, etc.). La recopilación de información es una parte fundamental de la preparación al parto. Comunícate y exterioriza tus preocupaciones o cuestiones.

- Relajación: Tener la mente descansada cuando el día del parto se acerca es esencial. Es absolutamente normal experimentar cierto nerviosismo cuando esta fecha se aproxima, incluso sentir algo de miedo. Trata de respetar las horas de sueño y céntrate en lo positivo para calmar los nervios. Aprende técnicas de relajación para ponerlas en práctica durante el embarazo y el trabajo del parto.

Plantéate realizar a lo largo de la gestación ejercicios de yoga, sofrología, natación u otras actividades que despejen tu mente y la liberen del estrés.

La preparación al parto te ayudará a tomar consciencia de los cambios que se producen en tu organismo a lo largo del embarazo y adaptarse a ellas para favorecer el parto y la recuperación del cuerpo después de éste. 

- Habla con tu pareja: es importante tener una buena comunicación con tu pareja, comparte tus miedos e incluso podéis planear el parto juntos. Esto os ayudará a la hora de reforzar el vínculo familiar y a relajaros frente al momento del nacimiento.

- Busca el apoyo de tu matrona: comparte todas las dudas que tengo y los miedos con tu matrona.
 

¿Qué se debe llevar al hospital para el parto?

Es importante que no dejes la maleta del hospital para el último día, si lo haces seguramente te olvides cosas importantes. Ten en cuenta que la vas a poder necesitar en cualquier momento, especialmente en el tercer trimestre. Lo ideal es que comiences a hacer tu bolsa para el hospital en el segundo trimestre.

Vas a tener que preparar dos bolsas, una para ti y otra para el bebé. Además, seguramente tu acompañante también necesite preparar la suya, aunque esté podrá entrar y salir del hospital (pero seguro que querrá pasar el mayor tiempo a tu lado).


Fuentes: 

Infosalus, https://www.infosalus.com/mujer/noticia-pautas-prepararse-mentalmente-parto-20190425081944.html

Fecha de actualización: 17-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.