×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé tiene bajo peso

Mi bebé tiene bajo peso

El peso de los bebés es uno de los temas que más preocupan a las madres y a los padres, sobre todo a aquellos que son primerizos. La mayoría de los pequeños tienen un peso normal y la alimentación está funcionando correctamente aportándole todo lo que necesita y consiguiendo que poco a poco vaya subiendo de peso.

Publicidad

La ganancia de peso del bebé es muy importante y siempre suele estar controlada por un pediatra. En aquellos casos en los que los progenitores sospechen que algo no va bien lo mejor es acudir cuanto antes al médico para que este valore y trate el problema cuanto antes. No hay un peso exacto que sea el adecuado para los recién nacidos, pero por norma general lo aceptable se encuentra entre 2,5 kg y 4kg, siendo aquellos pesos por debajo y por encima de esta media los que puedan causar complicaciones.

 

Hay que tener presente que los bebés llegan a este mundo con un peso mayor al que será su peso “real”. Estos pierden peso durante sus primeros días de vida ya que retienen líquido que van perdiendo durante los primeros tres o cuatro días de su vida. La evolución adecuada del amento del peso de un bebé suele ser la siguiente:

 

1. Durante las primeras seis semanas de vida lo adecuado es que su peso suba unos 20 gramos al día, haciendo un total de 140g a la semana.

2. A partir de la sexta semana y los cuatro meses se observa un aumento de entre 100 y 200 gramos cada semana.

No te puedes perder ...

Y tambien:

3. Entre los cuatro y los seis meses tras el nacimiento el bebé sube entre 80 y 150 gramos semanalmente.

4. Desde los seis y hasta los doce meses el aumento de peso es menor, entre 40 y 80 gramos semanales.

 

Siguiendo estos parámetros se observa que durante el primer semestre de vida los pequeños aumentan de media 600 gramos al mes y desde los 6 y hasta los 12 unos 500 gramos. Es el primer periodo desde que nacen hasta que cumplen los seis meses deberían doblar su peso y al llegar al primer año de vida triplicarlo.

 

La cuestión es que algunos bebés no cumplen estos datos. Hoy en día se puede prevenir y controlar este déficit de crecimiento desde el propio embarazo. Los factores que pueden llevar a tener este tipo de complicaciones de desarrollo y crecimiento desde que el pequeño está en el útero de su madre son:

 

1. La embarazada ha sufrido algún tipo de problema del útero, placentario o de gestación como pueden ser desprendimiento de la placenta, mal flujo sanguíneo o infecciones en los tejidos. El insuficiente flujo sanguíneo puede conllevar a que al feto le llegue poco oxígeno, disminuyendo, por ende, su frecuencia cardíaca.

2. Si la madre sufre algún tipo de enfermedad crónica o trastorno como desnutrición, anemia. Presión sanguínea alta. Alcoholismo, drogadicción o tabaquismo.

3. Cuidados inadecuados como una incorrecta o insuficiente alimentación, la falta de cuidados prenatales, el estrés e, incluso, la edad de la madre, las mujeres menores de 17 años y mayores de 35 son más propensas a desarrollar complicaciones durante la gestación.

4. Otras cuestiones que pueden causar bajo peso en el bebé conllevando a que padezca problemas de desarrollo son los defectos congénitos, las infecciones, las anomalías cromosómicas o la gestación múltiple.

 

Todavía con todas estas posibles causas existen otras derivadas de los problemas durante la lactancia materna. Hay que realizar correctamente la técnica de lactancia para que el bebé sea capaz de alimentarse con facilidad y obtener todo el alimento que necesita. Además, en estos casos existen algunas recomendaciones que pueden ser útiles para que el pequeño aumente de peso como serían cambiar la postura de lactancia, sacarse leche tras cada toma con ayuda de un sacaleches para estimular la producción o masajear y comprimir el pecho durante la toma.

 

En el caso de que tras intentar todo esto no exista una mejora y haya una hipogalactia confirmada es probable que el pediatra aconseje los suplementos de leche artificial hasta que la situación se normalice. Durante este periodo se le realizará una revisión completa al recién nacido para detectar otras posibles patologías que afecten a su peso como una infección de orina, una otitis o enfermedades más graves como la fibrosis quística.

 

Los casos en los que se debe consultar al pediatra para que valore la situación son los siguientes:

 

1. El pequeño presenta fiebre, somnolencia e irritabilidad.

2. Rechaza las tomas continuamente y no tiene apetito ni ansia por amamantarse.

3. Hace menos de una deposición cada dos días y es muy seca.

4. Si no es capaz de orinar más de 5 veces al día.

5. Vomita frecuentemente y con fuerza tras amamantarse. No se trata de regurgitaciones.

 

 


Te puede interesar:

Los pesos de los bebés a lo largo del tiempo son un excelente indicador de si se está desarrollando adecuadamente en relación a otros bebés de su misma edad.

Fuentes:

Asociación Española de Pediatría, https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/mi-bebe-aumenta-poco-peso 

Comité de Lactancia Materna, https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/preguntas-frecuentes-sobre-lactancia-materna#t48n142

Dra. María Teresa Romero Rubio, https://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/nutricion-infantil/por-que-mi-bebe-no-coge-peso

Fecha de actualización: 29-08-2019

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.