×
  • Buscar
Publicidad

Taquicardia en el embarazo

Taquicardia en el embarazo

Las palpitaciones y la taquicardia durante la gestación son habituales debido no solo al estado de nervios e inquietud que acompaña a gran parte de este proceso, sino también al incremento del volumen de sangre. No obstante, si se producen muy a menudo o son muy fuertes conviene consultar al médico.

Publicidad

Indice

 

¿Por qué se producen las taquicardias en el embarazo?


Durante el embarazo el corazón trabaja a un ritmo frenético para bombear un 50% más de sangre que en condiciones normales, lo que puede hacer que la mamá sienta palpitaciones, especialmente en el primer trimestre.

Además, al aumentar el volumen de sangre aumenta también la frecuencia cardiaca, lo que hace que se produzcan más latidos por minuto (entre 10 y 20 latidos más por minuto).

A todo esto se une el hecho de que hay momentos en el embarazo (especialmente cuando hay que hacerse ciertas pruebas o se notan ciertos síntomas) en los que los nervios, la ansiedad y el estrés pueden hacer que aumenten nuestras pulsaciones.

Asimismo, a medida que el útero va creciendo algunos órganos, como los pulmones y el corazón, disponen de menos espacio, haciendo que, por ejemplo, el corazón se desplace un poco hacia la izquierda pudiendo sufrir una leve alteración de su funcionamiento.

Por lo general, cuando el corazón late más de 100 BPM se considera como la taquicardia en el embarazo.

Sin embargo, si las taquicardias o las arritmias son muy frecuentes o demasiado fuertes conviene consultarlo al médico ya que pueden ser un síntoma de otras enfermedades:

- Asma

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Hemorragia

- Rotura uterina

- Enfermedades del corazón

- Anemia

- Problemas de tiroides

 

¿Qué hacer en estos casos?


Si las taquicardias no son debidas a ninguna enfermedad, se aconseja que sigas estos consejos para evitar que tu corazón se acelere más de la cuenta:

- No cojas más peso del recomendado

- Haz ejercicio moderado a diario

- Aprende técnicas de relajación

- Duerme bien y nunca boca arriba ya que esta postura puede causar el síndrome de hipotensión supina, una condición que causa una disminución del retorno venoso de la vena vaca al corazón, provocando  una disminución de la presión arterial, aumentando la frecuencia cardíaca y generando malestar, taquicardia, mareos y/o palpitaciones

- Lleva una vida lo más tranquila posible

- Bebe muchos líquidos, sobre todo agua

- Evita las aglomeraciones

- Si notas mucho estrés y ansiedad, practica yoga, ejercicios de respiración y relajación, etc.

- Cuando notes más taquicardias, relájate y respira hondo

- Descansa y lleva una alimentación saludable

- Consulta con tu médico si es necesario tomar alguna medicación que controle las pulsaciones, aunque no es lo habitual a no ser que la mujer presente otras patologías como hipertiroidismo, enfermedad que también causa taquicardias
 

¿Cuándo acudir a urgencias?


Las taquicardias, como decimos, son normales en el embarazo, pero por lo mismo pueden enmascarar otras afecciones más graves. Por eso, debes acudir a urgencias si las taquicardias van acompañadas de otros síntomas como dificultad para respirar (con o sin esfuerzo), pulso irregular, toser sangre y dolor en el pecho.


Fuente:

“Arritmias y embarazo”, Teresa Alberca Vela, Joaquín Palma Amaro, Francisco García-Cosío Mir. Vol. 50. Núm. 11. páginas 749-759 (Noviembre 1997). Revista Española de Cardiología. https://www.revespcardiol.org/es-arritmias-embarazo-articulo-X0300893297005418

Fecha de actualización: 30-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.