×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

Existen diversos tipos de contracciones que se dan a lo largo del embarazo: las contracciones focales, las de Braxton Hicks, las patológicas y las de parto. Sentir las dos primeras a los 7 meses de embarazo es normal, las últimas indican un parto prematuro, por lo que no son buena señal. Pero no te alarmes antes de tiempo y aprende a distinguirlas.

Publicidad

Índice

 

Causas de las contracciones

Existen posibles causas de estas contracciones. Algunos médicos creen que su función es tonificar el músculo uterino y promover el flujo sanguíneo a la placenta. No tienen nada que ver con la dilatación del cerviz, pero podría tener un impacto sobre el ablandamiento del mismo.

Estas contracciones se intensifican más a medida que se acerca el momento del parto. Las contracciones se refieren como falso trabajo de parto a menudo. Cuando esto pasa, puede ayudar en el proceso de dilatación y borramiento.

Estas contracciones se pueden desencadenar porque el bebé o la madre son muy activos, alguien toca la barriga de la madre, la vejiga está llena, después del sexo o estás deshidratada.

Tipos de contracciones

Existen diversos tipos de contracciones que se van sucediendo a lo largo de la gestación para preparar al útero para el momento del parto:

1- Contracciones focales, también llamadas de Álvarez y Caldeyro: son las más leves, de intensidad tan baja que no suelen notar. Comienzan hacia el final del primer trimestre de embarazo y duran hasta la semana 30 aproximadamente. Son muy frecuentes, pueden tenerse hasta 6 al día y se localizan solo en una parte del útero. Normalmente son consecutivas al movimiento del bebé.

2- Contracciones de Braxton Hicks: comienzan en torno a la semana 20 del embarazo, aunque generalmente no se notan hasta la semana 26, más o menos. Incluso hay mujeres que apenas las notan hasta las últimas semanas de embarazo. Son algo más intensas que las anteriores, pero nunca dolorosas. No invaden todo el útero, solo algunas zonas, y se pueden tener hasta 10 diarias. Más de 3 en una hora no es normal.

Tienen un gradiente descendente (van del fondo del útero hacia la vagina), y solo se siente que el abdomen se endurece y da una sensación de tensión abdominal cuando aparecen. Duran entre 30 y 60 segundos y se van haciendo más frecuentes hacia el final de la gestación, pero se diferencian de las contracciones de parto en que no son regulares ni aumentan de intensidad, frecuencia o duración. Puedes notar 3 en una hora y no notarlas de nuevo hasta varias horas después.

3- Contracciones patológicas: Son parecidas a las de la primera fase de parto. Son más molestas, dolorosas, intensas y regulares que las anteriores. Si suceden antes de la semana 37 y no se inhiben, provocan un parto prematuro ya que modifican el cuello del útero. Son poco frecuentes, se dan en un 6-8% de los casos, y necesitan tratamiento farmacológico cuanto antes, reposo e ingreso hospitalario para evitar que continúen y se conviertan en contracciones de parto.

4- Contracciones de parto: Son las que comienzan cuando empieza el parto. Son muy regulares y dolorosas, suceden cada dos o tres minutos y llegan a tener una duración de aproximadamente 90 a 120 segundos cada una. Además, se vuelven cada vez más intensas, frecuentes y dolorosas. Comienzan en la espalda y luego en el bajo abdomen y el dolor no cesa al cambiar de postura.

Por lo tanto, de acuerdo a esta división, tener contracciones focales o de Braxton Hicks el séptimo mes de embarazo no solo no es preocupante, sino que es normal y bueno ya que ayudan a preparar el parto para el útero.

Pero tener contracciones patológicas sí es peligroso porque si no se tratan a tiempo, acaban convirtiéndose en contracciones de parto, modifican el cuello del útero y causan un parto prematuro. Para parar estas contracciones es necesario acudir al médico cuanto antes para recetar tocolíticos para detener las contracciones, administrar corticoides para madurar los pulmones por si al final se produce el parto, recomendar reposo absoluto y, en ocasiones, colocar un pesario si el cuello del útero se ha reducido mucho por las contracciones.

Según la causa de las contracciones patológicas será posible frenarlas o no. En ocasiones se logra alargar el embarazo otras 5 o 6 semanas, dando tiempo a que el bebé madure. Pero a veces no se puede frenar (sobre todo en casos de infección uterina) y el parto se produce igualmente unas 48 horas después, aunque en mejores condiciones si ha dado tiempo a madurar los pulmones del bebé.

¿Puedo reducir el número de contracciones?

Hay una serie de factores que pueden aumentar las contracciones de Braxton Hicks y las patológicas, por lo que es importante tenerlos en cuenta:

- Ejercicio físico o actividad muy intensa: el ejercicio es bueno, pero andar muy rápido, correr, levantarse de forma brusca, cargar peso o subir cuestas puede hacer que aparezcan las contracciones. Para, descansa y tómate las cosas con calma, sobre todo si tienes riesgo de tener un parto prematuro.

- Problemas emocionales o estrés: un disgusto, un problema, el estrés o una discusión fuerte puede desencadenar contracciones que, normalmente, paran al relajarse y tranquilizarse.

- Las infecciones vaginales y urinarias también pueden provocar contracciones que acaben en parto, por eso es importante seguir los controles médicos para tratarlas en cuanto aparezcan.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Recuerda que si notas contracciones intensas, fuertes, dolorosas y regulares, debes acudir al médico de inmediato si estás de menos de 37 semanas por si acaso es un parto prematuro. Pero si son leves y ceden al cambiar de postura o tumbarte, no te preocupes que solo es tu útero entrenando.

También debes acudir a tu médico para una exploración si tienes más de 24 contracciones al día, duran más de 40 o 50 segundos y no desaparecen a pesar del descanso.

Es importante que acudas al médico que sigue tu embarazo si estas contracciones aparecen de forma repetida ante el mínimo esfuerzo.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado un test de embarazo virtual con preguntas. Se trata de un cuestionario que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.

Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

West, Zita (2007), El cuidado del bebé antes del nacimiento. Ed. Pearson Alhambra.

 

American Pregnancy Association, https://americanpregnancy.org/es/labor-and-birth/braxton-hicks/

Fecha de actualización: 17-03-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad