×
  • Buscar
Publicidad

Maternidad y libido

Maternidad y libido

Es normal tener altibajos en la libido, hay muchos factores que pueden influir en estas variaciones. El embarazo y la maternidad son uno de estos factores que pueden alterar el deseo sexual en las mujeres.

Publicidad

Índice

¿Qué es la líbido?


La libido femenina es una sensación que implica a las hormonas de la mujer y distintas reacciones químicas que se desarrollan en el sistema nervioso central. Es es lo que hace que tengas (o no) deseo sexual.

Las hormonas que influyen en la libido de la mujer son los estrógenos y la testosterona generada por los ovarios. La libido sexual no es la misma en todas las mujeres y es normal que varíe en las diferentes etapas de su vida. El primero de los factores que afectan a la libido es la edad. Según los expertos, las mujeres alcanzan su plenitud sexual a los 35 años. Cuando aparece la menopausia, la cantidad de estrógenos generados por la mujer disminuyen, y con ellos también disminuirá el deseo sexual.



¿Cuándo aumenta la libido 

No te puedes perder ...

Maternidad y crianza

Maternidad y crianza

En la actualidad, las madres se enfrentan a grandes dilemas. Por una parte, quieren ser las madres perfectas, pero sin que esto influya en su carrera profesional. Esta generación ya ha sido criada con la idea de que las mujeres pueden llegar en sus carreras profesionales a donde quieran, pero al llegar la maternidad llegan dificultades que no esperabas encontrar.

Y tambien:

La libido de la mujer aumenta a través de su estimulación sexual. La estimulación sexual puede desarrollarse a través de la vista, el tacto, el olfato o la estimulación directa de las distintas zonas erógenas del cuerpo.

Cuando aumenta la libido, la mujer percibe una serie de cambios en su cuerpo:

- Aumentan unos grados su temperatura corporal.

- Sube el flujo de sangre en la zona genial externa y vaginal.

- La lubricación de la vagina se vuelve más intensa, aunque hay mujeres que sufren sequedad vaginal.

- La respiración se vuelve más agitada.

- Sube el pulso.

- Los pezones aumentan su dureza.

El orgasmo es la culminación del aumento de la libido. Cuando una mujer llega al orgasmo son comunes las contracciones en el suelo pélvico, en el músculo uterino y en todos los músculos del periné.

No todas las mujeres llegan a esta culminación del mismo modo. Se deben diferenciar los orgasmos vaginales de los orgasmos clitorianos. También hay que destacar que un porcentaje de la población sufre anorgasmia (no son capaces de llegar al climax) y vaginismo, algo que puede afectar a su libido.

 

¿Por qué disminuye la libido?


La disminución de la libido femenina se exteriorizará a través de la disminución del deseo de mantener relaciones sexuales. Hay varias razones por las que esto puede ocurrir:

- Edad: la llegada de la menopausia supone una disminución en la producción de estrógenos y esto causa una disminución del deseo sexual.

Parto: después del parto, las mujeres suelen sufrir una disminución de la libido. Por el contrario, la libido suele aumentar durante el embarazo, por lo que muchas mujeres suelen tener más ganas de tener sexo durante el embarazo.
 

¿Qué pasa con la libido en el embarazo?


El embarazo es una etapa caracterizada por los cambios físicos, psicológicos y emocionales. Estos no solo te pueden afectar a ti, también pueden afectar a tu relación de pareja y a tu vida sexual.

Normalmente en el embarazo ocurren dos cosas, la madre puede tener miedo a que mantener relaciones sexuales afecte al desarrollo del bebé, mientras que el padre puede tener miedo a hacerle daño. Ambas aprensiones no tienen justificación, está demostrado que las relaciones sexuales en el embarazo no están relacionadas con un parto prematuro o la rotura temprana de las membranas (los grandes temores de las parejas).

En algunas mujeres en el primer trimestre puede reducirse el deseo sexual, sobre todo en las que tienen síntomas como pueden ser náuseas y vómitos. El hombre puede también modificar sus comportamientos sexuales. En algunos el deseo sexual aumenta y en otros disminuye. Algunos hombres pueden negarse a mantener relaciones sexuales por el miedo a dañar al bebé.

En cambio, hay algunas parejas que perciben este periodo como el mejor, ya que aumenta la cantidad de hormonas que circulan en el organismo de la mujer y el flujo sanguíneo. A esto se le junta que los órganos sexuales y los pechos están más sensibles.

En el segundo trimestre la pareja está más acostumbrada a la situación. Suele ser una etapa más equilibrada y, normalmente el interés sexual aumenta.

En esta etapa la mujer puede sentirse menos atractiva debido a diferentes trastornos del embarazo (como varices, haber engordado, etc.) y esto puede hacer que no quiera mantener relaciones sexuales.

En los tres últimos meses del embarazo normalmente se pueden mantener relaciones sexuales sin riesgo para madre y bebé. A pesar de esto, la situación comienza a hacerse más incómoda, se tendrán dificultades para dormir debido al aumento del tamaño del feto, lo que puede hacer que la frecuencia de las relaciones sexuales disminuya.

Las relaciones sexuales durante el embarazo permiten a la pareja continuar con una cercanía afectiva. Además, da seguridad a la madre ya que sentirá que, a pesar del embarazo, sigue siendo atractiva y puede seguir con su rol de pareja-amante.
 

¿Se pierden las ganas después del parto?


Muchas mujeres experimentan una pérdida de deseo sexual después de haber dado a luz. Un estudio estima que el 89% de las madres primerizas tenía problemas de salud sexual los 3 primeros meses después de dar a luz y que el 51% continuaba con estos problemas después de 12 meses.

Esto ocurre porque hay una disminución de las hormonas sexuales y una liberación de prolactina (hormona encargada de la producción de leche materna y antagonista de las hormonas sexuales). En esta etapa las madres suelen estar centradas en el bebé y en muchos casos se olvidan de su vida sexual.

Por otro lado, los cambios hormonales pueden influir en el estado emocional de la mujer y puede sentirse triste, con ansiedad, sin energía, etc. Esto puede ser síntoma de depresión posparto.

A todo esto hay que añadirle las posible secuelas del parto, que producen malestar físico en la mujer, algo que dificulta el coito. Los causantes de esto pueden ser la episiotomía, las hemorroides o los desgarros. No podemos olvidarnos de resaltar el miedo que se puede tener al dolor durante las relaciones sexuales o a un nuevo embarazo, así como el cansancio (las primeras semanas después del nacimiento del bebé suelen ser agotadoras).

En la mayoría de los casos el deseo sexual se va recuperando poco a poco. Se estima que a los tres meses del parto la capacidad orgásmica de la mujer es igual o ligeramente superior a la que existía antes. En las mujeres lactantes se puede tardar un poco más en recuperar la libido, se estima que hasta los 6 meses, cuando los niveles de prolactina no son tan altos como durante el puerperio y, por lo tanto, los estrógenos y la testosterona regresan a sus niveles normales.
 

¿Cómo puedo aumentar mi libido de manera natural?


Hay una serie de métodos que puedes seguir si quieres que tu libido aumente:

- Maneja la ansiedad: tener unos niveles altos de estrés hace que el deseo sexual disminuya. Las mujeres con un horario de trabajo intenso, responsabilidades de cuidado u otros factores estresantes, pueden hacer que te sientas fatigada y por lo tanto no te apetezca mantener relaciones sexuales. Existen varias cosas que puedes hacer para manejar la ansiedad y mejorar la salud mental, entre ellos:

            1. Mantén una buena rutina de sueño

            2. Ten tiempo libre para dedicar a algo que te gusta

            3. Haz ejercicio regularmente

            4. Trabaja para mejorar las relaciones

            5. Habla con un terapeuta
 

- Mejora la calidad de tu relación de pareja: muchas personas pueden experimentar un periodo en el que hay menos deseo sexual y frecuencia de reacciones sexuales. Esto puede ocurrir si llevas mucho tiempo con tu pareja, o si una persona percibe que las cosas no van bien en sus relaciones íntimas. Para mejorar esto puedes:

            1. Planifica las noches de cita

            2. Realizad actividades juntos fuera de la habitación

            3. Tened una comunicación abierta

            4. Pasad tiempo de calidad juntos


Enfócate en los preliminares: tener mejores experiencias sexuales puede incrementar el deseo de una persona de mantener relaciones sexuales, y por lo tanto elevar su libido. Esto es especialmente importante si acabas de tener un bebé, ya que las relaciones sexuales con penetración pueden darte miedo (debido a la episiotomía) o pueden ser molestas o dolorosas. Estos preliminares pueden mejorar las experiencias invirtiendo más tiempo en el contacto, los besos, los juguetes sexuales o el sexo oral.

- Duerme bien: si tienes un hijo pequeño esto puede parecerte tarea imposible. Intenta dormir bien ya que esto puede mejorar el estado de ánimo general y los niveles de energía de una persona.

Mantén una dieta nutritiva: una dieta nutritiva y equilibrada puede beneficiar el deseo sexual estimulando la circulación y la salud cardíaca. Además, se deben eliminar alimentos específicos que pueden disminuir la libido. El síndrome metabólico y las enfermedades cardiovasculares pueden afectar el funcionamiento sexual físico. Además, también puede afectar a la libido el síndrome de ovario poliquístico. Lo mejor es comer una dieta rica en vegetales, baja en azúcar y alta en proteínas magras, eso puede evitar los trastornos que afectan a la libido.

Prueba remedios naturales: hay pocas investigaciones que demuestren la efectividad de los remedios naturales herbales aumenten la libido en la mujer, pero se cree que los remedios herbales que pueden funcionar son: maca, tribulus, ginkgo y el gingseng. Antes de utilizar cualquier medicina herbal, es necesario que lo consultes con tu médico, sobre todo si le estás dando el pecho a tu bebé.

- Haz ejercicio con regularidad: hacer ejercicio regularmente puede ayudar a la libido de muchas maneras.

Mantén un peso saludable: algunos expertos relacionan el sobrepeso y la obesidad con el bajo deseo sexual, junto a otros factores relacionados con la reducción de la fertilidad.

- Deja de fumar:  si no lo has dejado cuando has tenido a tu bebé, puede que esto te anime a hacerlo. Los cigarrillos pueden tener un impacto negativo en el sistema cardiovascular, y esto es importante para el buen funcionamiento sexual.

Prueba la terapia sexual: el deseo sexual es algo complicado y tiene componentes psicológicos y físicos. La terapia es una estrategia muy efectiva a la hora de aumentar la libido. La asesoría individual puede ayudar a la percepción negativa sobre el sexo, la autoestima y las causas secundarias de la llibido baja (como la depresión o la ansiedad).


Fuentes:

DKV, https://quierocuidarme.dkvsalud.es/deseo-sexual-en-la-mujer-libido

Medical News Today, https://www.medicalnewstoday.com/articles/326620#metodos-naturales

Cuidarte Plus, https://cuidateplus.marca.com/sexualidad/femenina/2018/06/25/falta-deseo-sexual-como-aumentar-libido-femenina-162942.html

Clínica Alemana,https://www.clinicaalemana.cl/articulos/detalle/2019/embarazo-y-libido-mitos-y-verdades

Sanitas, https://muysaludable.sanitas.es/salud/sexualidad/se-pierden-las-ganas-sexo-despues-madre/

Asociación de Mujeres para la Salud, https://www.mujeresparalasalud.org/sexualidad-y-maternidad-ser-mujer-sexual-y-ser-madre/

Fecha de actualización: 18-05-2020

Redacción: Sara Tizón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.