Hitos en el desarrollo del feto

Hitos en el desarrollo del feto
comparte

Desde que el óvulo se junta con el espermatozoide, dando lugar al cigoto que viaja hacia el útero para implantarse, el desarrollo del feto es casi un milagro durante el que esa pequeña célula pasa a convertirse en un ser humano con millones de células, órganos y funciones a pleno rendimiento. Aunque cada día en el útero es importante, existen algunos hitos que marcan especialmente el desarrollo del feto.

La formación de los principales órganos del feto se produce en las primeras semanas de vida, por lo que en la semana 12 la mayoría están ya formados. Desde ese momento, cada órgano va madurando para prepararse para el funcionamiento fuera del útero. Además, el feto va creciendo en tamaño para, llegado el momento del parto, pesar en torno a 3,5 kilos y pesar unos 50 cm. Durante estas 40 semanas que dura el embarazo, se producen algunos momentos clave:


Semana 3: implantación. En esta semana, el blastocisto llega al útero y anida en el mismo. Hasta que no se produce la implantación, no se considera que ha empezado el embarazo.


Semana 5: comienza el periodo embrionario. En esta semana el corazón comienza a latir, aunque es complicado escucharlo en una ecografía hasta la semana 7.


Semana 6: comienza a formarse la placenta, un órgano fundamental en la gestación, puesto que es la encargada de proteger al bebé, transmitir los nutrientes, producir ciertas hormonas y transmitir anticuerpos maternos. Además, empiezan a formarse el hígado o los pulmones.

Diabetes y embarazo, riesgos y tratamiento

Diabetes y embarazo, riesgos y tratamiento

La diabetes es una de las enfermedades crónicas con mayor prevalencia en España, lo que significa que muchas mujeres en edad fértil padecen este trastorno metabólico. Esta circunstancia puede plantear muchas dudas a algunas de ellas: ¿Es posible quedarse embarazada sin problemas? ¿Se puede seguir con el tratamiento de insulina durante la gestación? ¿La diabetes puede influir en el desarrollo del feto?


Semana 8: las piernas y los brazos comienza a formarse. El cerebro está completamente creado y las neuronas empiezan a dividirse formando el sistema nervioso. El feto comienza a moverse, aunque no podrás notarlo hasta la semana 18 más o menos.


Semana 10: se termina el periodo embrionario y comienza el periodo fetal. Se forman las manos, los pies y los huesos de la columna vertebral. Empieza a bostezar.


Semana 14: el bebé comienza a mostrar sus primeras expresiones faciales, aunque son expresiones reflejas de preparación, no reflejan un estado de ánimo real. También empieza a chuparse el dedo.


Semana 15: el feto comienza a secretar orina en la bolsa amniótica, que expulsará junto con los demás desechos a través del cordón.


Semana 18: el feto ya puede escuchar oídos del exterior, así que ha llegado el momento de hablarle y cantarle todos los días para estimular sus sentidos y potenciar las conexiones neuronales del feto.


Semana 20: ya le funcionan las cuerdas vocales y podría llorar. También empieza a producir el meconio.


Semanas 21 a 24: su sistema límbico y sus sentidos están en pleno desarrollo y se crean muchísimas neuronas nuevas, formando unas primeras conexiones (aunque de forma rudimentaria). Los estudios afirman que los bebés entran en la fase REM y pueden tener sueños, sueños que estarían relacionados con las sensaciones que experimenta dentro del útero.

Semana 25: sus ojos, pestañas, cejas y párpados ya están cerrados y realiza movimientos oculares rápidos.


Semana 28: en esta semana muchos bebés se colocan ya boca abajo en preparación al parto, aunque todavía pueden moverse con soltura hasta la semana 34. Además, abre y cierra los ojos, que estaban sellados desde las primeras semanas de gestación.


Semana 30-32: el bebé reacciona ante la luz proyectada en tu vientre dilatando sus pupilas.


Semana 32: sus huesos ya están desarrollados.


Semana 35: se alcanza la maduración pulmonar y el desarrollo final de las conexiones cerebrales, por lo que el feto está casi listo para nacer, solo necesita coger más peso.


Semanas 37: se considera que el bebé ya está a término, por lo que puede nacer sin ningún problema y ya no sería considerado prematuro. No obstante, lo normal es que esto ocurre más cerca de la semana 40, por lo que el pequeño aprovecha para seguir cogiendo peso.


La mayor parte de la vermix (la grasa que lo cubre) ha desaparecido, aunque pueden quedar algunos restos en sus pliegues. Los huesos del cráneo siguen abiertos para permitir la salid del feto por el canal de parto. Estos huesos (fontanelas) se fusionarán una vez nacido.


Como ves, semana a semana el feto se desarrolla y avanza para, cuando nazca, ser una personita completa a la que solo le falta crecer y aprender. Por eso, es importante que te cuides durante todo el embarazo desde el momento que sepas que estás encinta y que estimules lo más posible a tu pequeño para favorecer su aprendizaje posterior y su desarrollo. Está demostrado que la estimulación prenatal potencia las habilidades del bebé y puede favorecerle en ámbitos como el lenguaje.


También es importante que acudas a todas las revisiones ginecológicas para poder detectar cuanto antes cualquier pro0belma en el embarazo y evitar las complicaciones más graves. Y, por supuesto, que disfrutes de tu embarazo que es un momento muy especial.

 

 


Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

 

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar