Molestias y dolor durante el sexo en el embarazo

Molestias y dolor durante el sexo en el embarazo
comparte

El sexo durante la gestación no es peligroso para el feto, aunque a veces puede causar molestias y dolor a la mamá debido a los cambios anatómicos y hormonales que se producen en estos meses. Según la causa, será mejor abandonarlo hasta después de la cuarentena o no.

El sexo solo debe evitarse en estos meses en los embarazos de riesgo o en los que se da alguno de estos problemas:


- Antecedentes de aborto espontáneo sin causa.

- Riesgo de parto prematuro.

- Hemorragias vaginales.

- Placenta previa o inserción baja de la placenta.

- Incompetencia cervical.

- Rotura de aguas prematura.

- Herpes vaginal u otras infecciones.

- En el tercer trimestre de embarazo cuando se trata de una gestación múltiple.


Pero si todo va bien y no hay ningún problema, el sexo no solo no es perjudicial, sino que es muy beneficioso ya que libera endorfinas que proporcionan bienestar tanto a la mamá como al bebé, relaja y ayuda a preparar a la mamá para el parto.


No obstante, sí que es cierto que el sexo durante el embarazo puede cambiar ya que los papás pueden tener miedo de hacer daño al bebé y sentirse cohibidos, la madre puede tener pocas ganas si está molesta y con náuseas, e incluso puede notar dolor durante las relaciones sexuales.


¿Por qué el sexo a veces duele en el embarazo?


La dispareunia o dolor durante el acto sexual suele estar debida a falta de lubricación o motivos psicológicos. Si te pasaba antes del embarazo, es normal que te siga pasando. Pero si nunca te había pasado, puedes consultar a tu obstetra a qué se debe.


Si la causa es la falta de lubricación por los cambios hormonales (aunque es raro ya que normalmente hay más flujo en estos meses), podéis usar un lubricante de base agua y ocupar más tiempo en los juegos preliminares para alcanzar una lubricación óptima y que así no duela la penetración.


Si la causa es el miedo a hacer daño al bebé, que hace que te sientas menos receptiva, olvídate de las preocupaciones. El feto está totalmente protegido por la placenta y el útero, no hay manera de que le hagáis daño mientras practicáis el sexo.


Otros motivos que pueden provocar dolor durante las relaciones sexuales son:


- Vaginismo. Es una contracción involuntaria de los músculos que existen en la entrada de la vagina. La causa del mismo suele ser psicológica y lo habitual es que se padezca desde la primera relación sexual a causa de una mala experiencia.


- Infecciones vaginales o urinarias. Las infecciones de ovarios, útero y orina causan dolor en el fondo de la vagina, que puede verse aumentado durante la penetración.


- Problemas intestinales. El estreñimiento, muy común en estos meses, o las hemorroides internas pueden causar dolor durante el coito.


- Endometriosis. Si padeces endometriosis estarás acostumbrada a estas molestias ya que esta enfermedad suele causar dolor al fondo de la vagina, en la zona pélvica o hacia el recto.


- Congestión pélvica. La retención de sangre en las venas de la pelvis provoca dolor en esa zona durante las relaciones sexuales. Esta congestión a veces aparece en el embarazo debido a los cambios en la sangre.


Si no consigues solucionarlo, podéis seguir manteniendo relaciones sexuales pero sin penetración, hay otras muchas cosas que se pueden hacer.


De todas formas, las relaciones sexuales suelen ser más satisfactorias en el segundo trimestre de embarazo ya que es cuando la mamá mejor se encuentra. Las molestias de las primeras semanas dificultan el sexo, y en las últimas semanas suele estar demasiado pesada e incómoda como para tener ganas de sexo. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×