La depresión posparto no es solo cosa de mujeres

La depresión posparto no es solo cosa de mujeres
comparte

Mucho se habla de la depresión prenatal o posparto, pero este problema no es solo cosa de mujeres (aunque sea mucho más frecuente en ellas) sino que también los padres que están esperando un hijo o acaban de tenerlo pueden sufrir depresión.

Un nuevo estudio, uno de los más grandes realizados hasta ahora sobre depresión paterna prenatal y posnatal, realizado dentro del proyecto "Growing Up in New Zealand" y publicado en la revista JAMA Psychiatry, revela que la depresión también puede afectar a los hombres, un tema que, hasta ahora, se había tratado poco.


Estudios anteriores se habían centrado en las mujeres y habían descubierto que en torno a un 20% de mujeres experimenta depresión prenatal o posnatal. Esto se debe a los cambios hormonales que se sufren en ambas etapas, así como a factores externos como preocupaciones, falta de apoyo social, problemas de pareja o laborales, etc.


Pero este nuevo estudio, realizado con 3.500 hombres, descubrió que el 2,3% de hombres de Nueva Zelanda (la zona estudiada) padece depresión prenatal, cifras que se elevan al 4,3% si hablamos de depresión posnatal. Aunque las tasas son mucho más bajas que las de las mujeres, también hay que tener en cuenta este problema ya que puede afectar gravemente a la salud pública.


Y es que “la depresión paterna puede tensar las relaciones familiares de tal manera que se produzcan dificultades financieras para la familia o conducir a un desarrollo cognitivo deficiente para el niño, incluyendo problemas emocionales y de comportamiento”, explican la autora principal del estudio, Lisa Underwood, de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda.

Previniendo el dolor de espalda desde la infancia

Previniendo el dolor de espalda desde la infancia

Sencillas medidas como el fomento de la actividad física, la reducción del peso de las mochilas o la instalación del mobiliario adecuado en las aulas, podrían reducir el dolor de espalda; un problema que no es sólo cosa de adultos


"Dado que alrededor de 4 millones de bebés nacen en los Estados Unidos cada año, estos porcentajes aparentemente pequeños se traducen en un gran número de hombres y, en consecuencia, de niños afectados" -explicó. "Los períodos prenatal y posnatal son momentos críticos de la influencia de los padres en el bienestar a largo plazo del bebé, por eso es importante evitar influencias dañinas como esta en estos años”.


El nuevo estudio también encontró que la depresión en los papás se observó en toda la población, y no se asoció significativamente a la edad, el estatus socioeconómico general, el estado civil o si el embarazo era o no planeado.


Sin embargo, la depresión prenatal en los papás sí se asoció con una experiencia de estrés o de mala salud durante el embarazo. Asimismo, la depresión paterna posparto se asoció con estrés, mala salud, no estar en buena relación con la madre, estar en paro o tener antecedentes de depresión.


Los autores del estudio esperan que los médicos puedan aprender a identificar los factores que pueden conducir a la depresión, reconocer los síntomas de la depresión en sí, y recomendar opciones de tratamiento para los padres como lo están haciendo cada vez más para las madres.


"Los padres, al igual que las madres, tienen un impacto significativo en el desarrollo de los niños", dijo Underwood. "El bienestar mental de ambos padres afecta a su relación, su crianza y su participación con sus hijos. Por lo tanto, es vital que reconozcamos y tratemos los síntomas de la salud mental de los padres y madres temprano".


Síntomas y tratamiento de la depresión


Por eso, es importante reconocer los síntomas principales de la depresión, iguales en hombres y mujeres:


- Problemas de concentración.


- Ansiedad extrema.

- Irritabilidad.


- Insomnio.


- Fatiga y cansancio habitual.


- Cambios en los hábitos alimenticios.


- Pérdida de interés o falta de placer al realizar actividades de las que solía disfrutar (anhedonia).


- Cambios de humor exagerados.


- Tristeza.


- Pensamientos negativos, incluso ideas suicidas.


En cuanto al tratamiento, es necesario acudir a un psicólogo especializado para llevar a cabo terapia y, en algunos casos, recurrir a fármacos antidepresivos.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×