×
  • Buscar
Publicidad

La depresión durante el embarazo puede desarrollar una conducta violenta en los hijos adolescentes

La depresión durante el embarazo puede desarrollar una conducta violenta en los hijos adolescentes

La depresión en el embarazo se asocia con conductas violentas en los hijos adolescentes, según un estudio de las Universidades de Cardiff y Bristol y el 'King's College' de Londres en Reino Unido. El trabajo ha descubierto que los niños de áreas urbanas cuyas madres sufrían de depresión durante el embarazo eran más propensos que otros a mostrar conductas antisociales, incluyendo el comportamiento violento, en años posteriores de la vida.

Publicidad

Índice

 

Depresión y conducta violenta en los niños

Los resultados del estudio, que se publican en la revista 'Child Development', muestran también que las mujeres que son agresivas y problemáticas en su adolescencia son más propensas a deprimirse durante el embarazo, por lo que los antecedentes de las madres predicen la conducta antisocial de sus hijos.

Los autores descubrieron tras entrevistar a varias madres que las que se deprimían en el embarazo eran cuatro veces más propensas a tener a niños que eran violentos a los 16. Esto era así tanto en chicas como en chicos. La depresión de la madre a su vez se predecía por su propia conducta agresiva durante la adolescencia.

El vínculo entre la depresión en el embarazo y la violencia de los niños no podía explicarse por otros factores en los ambientes familiares como clase social, etnia o estructura familiar; la edad, educación, estado civil o índice intelectual de la madre; o la depresión en otro momento de la vida de los niños.

A pesar de los resultados aún no está claro cómo la depresión en el embarazo podría iniciar a los bebés en su camino hacia una mayor conducta antisocial. 
 

Otros riesgos de la depresión en el embarazo

Las embarazadas que se encuentran en estas circunstancias suelen descuidar sus revisiones médicas, se alimentan de manera inadecuada e incluso fuman o beben poniendo en grave peligro la salud del niño.

Todo esto conlleva una serie de riesgos para la gestación y el bebé:

- crecimiento retardado o peso bajo

- riesgo de parto prematuro

- preeclampsia

- aumento excesivo de peso

Además, aumentan los riesgos de problemas de desarrollo en el niño, como retraso en el desarrollo motor y del lenguaje, problemas de sueño, problemas de alimentación…

¿Cómo diagnosticar la depresión en el embarazo?

Es difícil diagnosticar este trastorno de salud mental porque muchos de los síntomas son comunes a cualquier embarazo normal. Algunos de los que nos pueden dar una pista sobre la existencia de este problema son:

- Insomnio o exceso de sueño. Existen dificultades para quedarse dormida o, por el contrario, deseos irrefrenables de dormir constantemente.

- Falta de interés hacia cualquier cosa.

- Culpabilidad por el cambio de vida que suscita la llegada de un bebé al mundo.

- Pérdida de energía, debilidad, apatía…

- Problemas para llevar a cabo actividades que necesiten cierto nivel de concentración.

- Cambios en el apetito.

- Pensamientos recurrentes acerca de la muerte o el suicidio.

¿Se puede tratar la depresión en el embarazo?

Si la depresión es grave y el psiquiatra lo considera necesario, se pueden administrar antidepresivos en la gestación, aunque hay que elegir con cuidado los medicamentos adecuados y la dosis más baja posible para evitar bajo peso del bebé o presión arterial alta.

Los antidepresivos se asocian con un mayor riesgo de cardiopatías congénitas, hipertensión pulmonar crónica o autismo, pero no hay suficientes estudios al respecto para confirmar que realmente tengan estos efectos secundarios, por otro lado, sus beneficios son mayores a sus posibles riesgos, por eso se recomienda tomarlos si es necesario. Algunos estudian afirman que los defectos de nacimiento ocurren aproximadamente de 2 a 3 veces más frecuentemente en las mujeres que toman ciertos medicamentos que contienen fluoxetine y paroxetine. Mientras que otros, como el sertraline, no causó defectos de nacimiento en el estudio realizado.

También es adecuada la terapia psicológica para combatir los síntomas de la depresión y seguir una serie de consejos como descansar y dormir, llevar una dieta sana, hacer ejercicio de manera regular…  La cafeína, el azúcar, los carbohidratos procesados o los aditivos artificiales pueden afectar a la salud mental y física. Lleva una dieta sana y rica en ácidos grasos omega 3 que, según recientes estudios, pueden disminuir los síntomas de depresión.


Fuente: 

Child Development

Maternal Depression and Childhood Aggression: Literature Review https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3565561/

Fecha de actualización: 28-07-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.