¿La depresión prenatal afecta al feto?

¿La depresión prenatal afecta al feto?
comparte

Durante el embarazo se supone que todas las mujeres deben estar felices y contentas por el bebé que esperan, pero a veces aparece la depresión durante el embarazo, una enfermedad real que sí puede afectar al feto si no se trata correctamente.

Cosas que quizá no sepas sobre la Depresión Prenatal


1- Es una enfermedad real con la que muchas mujeres tienen que lidiar


No es simplemente tristeza o malestar. La depresión prenatal es un tipo de depresión que aparece durante el embarazo y es un problema clínico que se puede tratar. Afecta aproximadamente al 15% de embarazadas.


Antes se pensaba que las hormonas del embarazo protegían de padecer una depresión y que esta solo podía desarrollarse tras dar a luz, pero hoy se ha comprobado que el rápido incremento de los niveles de las hormonas al comienzo del embarazo puede variar la química del cerebro y producir una depresión.


2- Sus síntomas pueden confundirse con algunos propios del embarazo


Fatiga, cansancio, pérdida de apetito, problemas para dormir… son síntomas propios del embarazo pero también de la depresión, por eso a veces puede resultar complicado su diagnóstico, sobre todo en el primer trimestre.


Para poder diferenciarlos, hay que fijarse si la mujer está feliz o no por el embarazo, si muestra alegría o interés por algo o si se siente desconectada del feto y no desea seguir embarazada, síntomas propios solo de la depresión prenatal.

No te puedes perder ...

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

¿Problemas de tiroides? Los cambios hormonales y ciertas enfermedades pueden dar lugar a desórdenes de la glándula tiroidea en el embarazo, que provocan graves complicaciones tanto para la madre como para el feto si no se lleva un control adecuado


Otros síntomas propios de la depresión son tener pensamientos suicidas o de muerte recurrentes, ansiedad o sentimientos de culpabilidad.


3- Nadie es inmune, pero hay ciertos factores que predisponen a padecerla


La depresión prenatal puede aparecer en cualquier mujer. No obstante, hay ciertos factores de riesgo:


- Episodios previos de depresión, ansiedad u otros desórdenes. Las mujeres que han tenido problemas mentales anteriormente tienen una mayor propensión a volver a sufrirlos.


- Antecedentes familiares. También el hecho de tener familiares cercanos que hayan sufrido depresión u otros desórdenes mentales favorecen la depresión prenatal.


- Haber tenido un aborto espontáneo previo o una muerte fetal intrauterina. Haber perdido en un embarazo anterior un bebé puede aumentar las preocupaciones y la ansiedad. Es posible que la mente no se  haya recuperado todavía de la pérdida sufrida.


- Problemas de tiroides como hipotiroidismo. Ciertos estudios establecen una relación entre los problemas hormonales relacionados con la tiroides, como el hipotiroidismo, con la depresión en el embarazo.


- Problemas económicos, de apoyo familiar o con la pareja. Cualquier tipo de problema importante en tu vida, ya sea económico, laboral familiar o con tu pareja, puede aumentar las posibilidades de sufrir una depresión. Intenta solucionar tus problemas antes de quedarte embarazada.


- Embarazo múltiple. La revolución hormonal y las preocupaciones son mayores, por lo que las posibilidades aumentan.


- Embarazo complicado. Un embarazo de alto riesgo o con muchos problemas puede tener un alto impacto emocional. Si tienes que hacer reposo absoluto o someterte a pruebas especiales para detectar posible anomalías en tu bebé, es normal que todo eso afecte a tu salud mental ya que es un proceso muy duro.


- Eventos estresantes. Mudanzas, cambios en el trabajo, muerte de un familiar… todo eso puede hacer que te sientas mal emocionalmente, afectando a tu salud.


- Tratamientos de fertilidad. Si has estado años de pruebas y tratamientos de fertilidad, con varios intentos fallidlos, hasta conseguir quedarte embarazada, es normal que tengas miedo a perder al bebé, lo que puede hacer más fácil caer en una depresión.


4- Si no se trata, puede causar complicaciones en el embarazo y el parto


La depresión prenatal se asocia con un mayor riesgo de sufrir parto pretérmino, bebé de bajo peso al nacer, diabetes gestacional, preeclampsia… Todo ello motivado porque, una depresión no tratada, hace que la mujer no se cuide correctamente, lo que puede derivar en complicaciones.


5- La depresión no tratada también aumenta el riesgo de depresión posparto


Las mujeres deprimidas en el segundo trimestre de embarazo tiene 3 veces más posibilidades de padecer depresión posparto; y las que siguen deprimidas al final del embarazo, 6 veces más.


Por eso, tratar la depresión prenatal es fundamental para evitar todas estas complicaciones.


6- Los antidepresivos son seguros, aunque no están exentos de ciertos riesgos


Durante el embarazo hay ciertos medicamentos peligrosos. Los antidepresivos se asocian con un mayor riesgo de cardiopatías congénitas, hipertensión pulmonar crónica o autismo, pero no hay suficientes estudios al respecto para confirmar que realmente tengan estos efectos secundarios, por otro lado, sus beneficios son mayores a sus posibles riesgos, por eso se recomienda tomarlos si es necesario.


Una mujer con una depresión leve puede intentar superarla con grupos de apoyo y psicoterapia; pero si la depresión es severa, será necesario tomar antidepresivos ya que será mejor para el bebé que los posibles riesgos que no están comprobados ya que no se sabe si estos medicamentos atraviesan o no la placenta.


Si ya estabas tomando antidepresivos antes de quedarte embarazada, es probable que la depresión vuelva.


Por eso, se recomienda tomar depresivos siempre que sea necesario pero será el médico el que decida cuál es mejor durante el embarazo ya que existen diversos tipos de entidepresivos y algunos son menos peligrosos que otros. Así, algunos estudian afirman que indica que los defectos de nacimiento ocurren aproximadamente de 2 a 3 veces más frecuentemente en las mujeres que toman ciertos medicamentos que contienen fluoxetine y paroxetine. Mientras que otros, como el sertraline, no causó defectos de nacimiento en el estudio realizado.


También hay estudios que afirman que ciertos antidepresivos pueden causar problemas en el bebé para comer o hiperactividad e irritabilidad. Sin embargo no hay estudios suficientes que confirmen si estos medicamentos realmente causan estos efectos.


7- La terapia también ayuda


Además de tomar antidepresivos si el psiquiatra lo ve necesario, es bueno también acudir a terapia para ayudar a la mujer a superar su estado depresivo.


8- Dormir, ejercicio…


Hay muchas otras actividades que pueden ayudarte a combatir la depresión, como dormir y descansar bien, hacer ejercicio regular y moderado, practicar yoga… Todas estas actividades ayudarán a relajar tu mente.


El ejercicio aumenta los niveles de serotonina y disminuye los de cortisol.


La falta de sueño afecta a la capacidad mental de afrontar desafíos y el estrés.


La cafeína, el azúcar, los carbohidratos procesados o los aditivos artificiales pueden afectar a la salud mental y física. Lleva una dieta sana y rica en ácidos grasos omega 3 que, según recientes estudios, pueden disminuir los síntomas de depresión.


Ciertas vitaminas y plantas medicinales afectan a nuestros estado de humor, pero algunos no se pueden tomar en el embarazo por lo que no tomes nada sin consultar a tu médico.


9- Si tienes antecedentes de depresión, cuida tu mente antes de quedarte embarazada


Como decíamos, es más probable que sufras depresión prenatal si tienes antecedentes de depresión u otros desórdenes mentales parecidos, por lo que si estás buscando un embarazo es buena idea que pidas ayuda a un experto para que te ayude a preparar tu mente.


10- Si tienes tendencia a sufrir estos problemas quizá no lo puedas evitar, pero sí minimizar sus síntomas


¿Cómo? Siguiendo estos consejos:


- Tómate las cosas con calma. No intentes seguir con tu ritmo de vida anterior al embarazo. Es probable que estés cansada y con molestias, por lo que no pasa nada si no haces todos los días las tareas de la casa o si bajas un poco el ritmo. Dedica tiempo a cuidarte y a conectar con el bebé. Túmbate tranquilamente en tu cama, apoya las manos en tu tripa y no pienses en nada más que en la felicidad de tener a tu bebé dentro de ti. Da un paseo, lee un libro, ponte música… cualquier cosa que te haga feliz.


- Habla con tu pareja y tus allegados de todo aquello que te preocupe. No dudes en preguntar a tu médico. No te guardes las preocupaciones para ti, es mejor compartirlas y buscar la información necesaria para sentirse mejor.


- Controla las situaciones estresantes todo lo posible. Evita hacer cambios importantes estos meses.


- Lleva una vida tranquila, relajada y sigue una dieta sana.


- Acude a todos los controles médicos y, ante cualquier síntoma de depresión, coméntalo con tu médico.


- Pasa todo el tiempo posible con tu pareja antes de que nazca el bebé. Afianzad vuestra relación y disfrutad de estos meses tan bonitos. Podéis incluso iros unos días de vacaciones.


11- No lo confundas con ansiedad


La ansiedad durante el embarazo también es común y tiene algunos síntomas parecidos ya que ambas pueden causar desajustes a nivel cognitivo o psicofisiológico. Pero hay ciertas diferencias. Los síntomas más frecuentes son diarrea, dolor abdominal, mareos, cefaleas, tensión muscular, respiración agitada, frecuencia cardiaca rápida e irregular, temblores, sudoración, irritabilidad e insomnio. Mientras que los estados depresivos causan sentimientos de culpa, falta de autoestima, falta de apetito o muchas ganas de comer, cansancio, problemas para dormir, ideas suicidas, etc.


La ansiedad también es frecuente durante el embarazo ya que es un momento de gran tensión y preocupación, sobre todo si el embarazo es complicado, pero no requiere del uso de antidepresivos para tratarla. 


Te puede interesar:
La aventura del embarazo, para algunas mujeres, empieza cuando se preguntan "¿cómo saber si estoy embarazada en este momento?" porque en muchas ocasiones, y es totalmente normal, el único síntoma que anuncia el embarazo es la falta de la menstruación. En estos casos, lo mejor es realizar un test de embarazo.


Fuentes:

La depresión en el embarazo https://americanpregnancy.org/es/pregnancy-health/depression-during-pregnancy/

La influencia del estrés o la ansiedad de la gestante en el peso fetal o neonatal: https://www.federacion-matronas.org/wp-content/uploads/2018/01/revbibliografica-estres-gestante-y-peso-fetal.pdf

Fecha de actualización: 01-03-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>