×
  • Buscar
Publicidad

La depresión durante el embarazo

La depresión durante el embarazo

La tristeza durante la gestación es más común de lo que se podría suponer. Según diversos estudios, hasta 1 de cada 5 embarazadas puede sufrir depresiones o varios de sus síntomas. Tratarla adecuadamente y desde el primer momento es fundamental para evitar sus efectos negativos sobre la salud del bebé y de la madre

Publicidad

¿Estoy deprimida?


Muchas veces es difícil diagnosticar una depresión durante el embarazo, ya que algunos de sus síntomas son normales en cualquier gestación normal, como los cambios en el apetito, la dificultad para dormir, alteraciones de humor, cansancio, etc. Además, otras condiciones médicas comunes en estos meses -como la anemia o el hipotiroidismo- también causan que la mujer pierda energía.


 

Algunos de los signos más comunes de la depresión son:


- Problemas de concentración.

- Ansiedad extrema.

- Irritabilidad.

- Insomnio, problemas para dormir o lo contrario, dormir demasiado.

- Fatiga.

- Cambios en los hábitos alimenticios.

- Pérdida de interés o falta de placer al realizar actividades de las que solía disfrutar (anhedonia).

- Cambios de humor exagerados.

- Tristeza.

- Pensamientos negativos, llegando a la tanatomanía (ideas suicidas)

- Clinofilia (tendencia a permanecer tumbado)

 

 

También conviene distinguir entre una distimia (depresión leve), que provoca en las personas que lo sufren síntomas a largo plazo: pueden llevar a cabo sus actividades del día a día, pero no siempre funcionan bien o no se sienten bien; y una depresión grave, que interfiere con la habilidad de la persona para trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

 

Principales causas

Aunque para la mayoría de las mujeres el embarazo es una etapa maravillosa, para otras puede significar un periodo de angustia y depresión difícil de sobrellevar. Según las últimas investigaciones, el 10% de las mujeres embarazadas sufre depresión, especialmente entre las semanas 6ª y 10ª del embarazo y durante el tercer trimestre, cuando el cuerpo se prepara para el parto y el nacimiento del bebé.

 

Además, se estima que el 50% de las mujeres que sufre depresión durante el embarazo desarrollará depresión posparto, pero este número se reduce a menos del 2% si se efectúa un tratamiento psicoterapéutico adecuado.

 

Los factores principales para que aparezca este trastorno son: antecedentes familiares de depresión, embarazo no deseado, problemas de pareja o financieros, hechos ajenos desgraciados (muerte de un familiar), problemas de salud durante la gestación, angustia por la pérdida de un embarazo anterior, los cambios hormonales, estrés producido por un tratamiento de fertilidad…

 

 

¿Embarazo y antidepresivos?

 

La depresión puede ser tratada de varias maneras, pero si hablamos de una paciente embarazada, habrá que tener mucho cuidado con el tratamiento elegido para evitar que se dañe al feto. Lo mejor, si no se trata de una depresión grave, es la terapia, individual, en pareja o en grupo.

 

Pero si esto no funciona, hay que estudiar atentamente si es realmente necesaria la medicación y cuál es la mejor, ya que los medicamentos que son seguros para la mujer a veces pueden ser peligrosos para el feto. Algunos se han usado durante muchos años sin señales obvias de riesgos serios para el bebé. Sin embargo, otros han estado relacionados con problemas cardiacos, bajo peso al nacer y alta presión de la sangre en las arterias que suministran sangre a los pulmones (hipertensión pulmonar).

 

 

Consecuencias negativas

 

Es sumamente importante recibir ayuda y seguir un tratamiento adecuado para curar la depresión durante el embarazo. Si no, podría empeorar e incluso dar lugar a una depresión posparto.

 

Además, la depresión lleva riesgos graves para la mujer embarazada y su bebé, en especial si no es tratada: cuidado prenatal inadecuado, preeclampsia, insuficiente aumento de peso,  hábitos alimenticios inadecuados, etc.

 

También los bebés nacidos de madres con depresión pueden ver afectada su salud o su desarrollo. Diversos estudios señalan que estos bebés pueden sentirse más irritables, ser menos activos y atentos que otros. O nacer prematuramente y tener bajo peso.

 

Y al crecer, según un estudio de las Universidades de Cardiff y Bristol y el King's College de Londres en Reino Unido, la depresión en el embarazo se asocia con conductas violentas en los hijos adolescentes. El trabajo ha descubierto que los niños de áreas urbanas cuyas madres sufrieron depresión durante el embarazo eran más propensos que otros a mostrar conductas antisociales, incluyendo el comportamiento violento, en años posteriores de la vida.

 

Los resultados del estudio, que se publicaron en la revista Child Development, muestran también que las mujeres que son agresivas y problemáticas en su adolescencia son más propensas a deprimirse durante el embarazo, por lo que los antecedentes de las madres predicen la conducta antisocial de sus hijos.

 

Los autores descubrieron, tras entrevistar a muchas madres, que las que se deprimían en el embarazo eran cuatro veces más propensas a tener niños que eran violentos a los 16. Esto era así tanto en chicas como en chicos.

 

El vínculo entre la depresión en el embarazo y la violencia de los niños no podía explicarse por otros factores en los ambientes familiares como clase social, etnia o estructura familiar; la edad, educación, estado civil o índice intelectual de la madre; o la depresión en otro momento de la vida de los niños. A pesar de los resultados aún no está claro cómo la depresión en el embarazo podría iniciar a los bebés en su camino hacia una mayor conducta antisocial ni significa que esta situación se vaya a dar siempre.

 

 

¿Se puede evitar?

 

Una de las claves para prevenir este tipo de trastornos es hablar con la pareja y los médicos acerca de las preocupaciones, dudas y temores relacionados con el embarazo desde el mismo momento que surjan.

 

También es importante obtener todo el apoyo emocional necesario de los amigos, familiares, etc. saliendo con ellos a realizar diversas actividades: pasear, excursiones, viajes, ir al cine… cualquier actividad que te permita mantenerte entretenida y activa, para no pasar las horas libres en casa sola dándole vueltas a la cabeza.

 

Y, aunque parezca imposible, hay que estar lo más relajada y tranquila posible. Las preocupaciones hacen que aparezca la ansiedad, y con ella vienen dolores imaginarios, cambios de humor, la tristeza… Por eso, también conviene cuidar al máximo la salud durante estos nueves meses con una dieta sana, ejercicio adecuado, descanso y la práctica de actividades desestresantes como el yoga.

 

Por supuesto, nada de cambios bruscos como mudarse de casa o de trabajo (a no ser que no haya más remedio).

 

Escribir un diario sobre el embarazo también puede ser sumamente beneficioso, ya que permite expresar los sentimientos y emociones.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora del color de ojos del bebé que arroja como resultado la probabilidad de tener uno u otro color en función del color de ojos de los padres.


Fuentes:

La depresión durante el embarazo https://americanpregnancy.org/es/pregnancy-health/depression-during-pregnancy/

Fecha de actualización: 26-07-2010

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad