Aborto terapéutico

Aborto terapéutico
comparte

¿Por qué se debe llevar a cabo? Sufrir un aborto espontáneo es muy duro, pero aún lo es más tener que aceptar una interrupción inducida del embarazo porque es la única solución para salvar la vida de la madre o a causa de las malformaciones cromosómicas del feto, que hacen que sea inviable

Legislación española

El año pasado fue aprobada la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, según la cual, hay aborto libre hasta la semana 14 de embarazo y un periodo previo de reflexión obligatorio de tres días. A partir de ahí y hasta la semana 22, se podrá recurrir a esta intervención cuando la vida de la madre corra grave riesgo. Tras ese plazo se permitirán solo los abortos por malformaciones graves del feto, supuesto que será examinado por un comité médico.
 

 

Principales causas

El aborto terapéutico es aquel justificado por razones médicas por cualquiera de los supuestos siguientes:

- para salvar la vida de la madre, cuando la continuación del embarazo o el parto significan un riesgo grave para su vida;

 

- para evitar el nacimiento de un niño con una enfermedad congénita o genética grave que es fatal o que le condena a padecimientos o discapacidades muy graves.

 

Los principales motivos que llevan a los médicos a tener que tomar esta decisión son:

Complicaciones del embarazo: embarazo molar

Complicaciones del embarazo: embarazo molar

Tras la alegría inicial de saber que estás embarazada, en muy raras ocasiones hay que enfrentarse al hecho de que el óvulo no se ha fecundado correctamente, con lo que en vez de desarrollarse un embrión sano, nos encontramos con una mole de quistes que debe ser extraída mediante un aborto terapéutico

- Feto muerto: En ocasiones, cuando se hace la primera ecografía se descubre que el feto está muerto, pero el cuerpo no lo ha expulsado por sí mismo por lo que hay que provocar un aborto.
 

​- Embarazo ectópico: Se produce cuando el embrión se implanta fuera del útero, normalmente en las trompas de Falopio, lo que pone en grave riesgo la vida de la madre, ya que al no estar preparada esa parte del cuerpo para albergar el crecimiento del bebé, podría causarle desgarros y hemorragias internas muy graves.
 
 
- Embarazo molar: Un embarazo molar se produce cuando la placenta crece de forma anormal durante los primeros meses y se convierte en una masa de quistes (llamada mole hidatidiforme) que se parece a un racimo de uvas blancas. El embrión no se llega a formar o se desarrolla mal y no puede sobrevivir, por lo que hay que interrumpir el embarazo.
 
 

- Desprendimiento total de la placenta: Cuando la placenta se separa prematuramente de la pared uterina, se produce una hemorragia que puede poner en peligro a la madre y al feto. La mayoría de las veces esta situación puede controlarse con reposo absoluto si la mujer se encuentra al principio del embarazo o adelantando el parto si el feto ya es viable. Pero en raras ocasiones no hay más remedio que interrumpir la gestación ya que la hemorragia es tan abundante que deja de llegar oxígeno al feto, por lo que no se puede hacer nada para salvarle y la vida de la mujer corre peligro.
 

 

- Malformaciones cromosómicas: A veces, las ecografías muestran que el feto no se ha formado correctamente por lo que es inviable, ya que presenta tantas malformaciones que no podrá sobrevivir ni seguir desarrollándose y es necesario interrumpir la gestación.
 

 

- Anencefalia: Es un defecto del tubo neural, uno de los más frecuentes, que ocurre normalmente entre el 23º y el 26º día del embarazo, dando como resultado una malformación cerebral congénita caracterizada por la ausencia parcial o total del cerebro, cráneo y cuero cabelludo.
 

 

¿Cómo se lleva a cabo?

Según las semanas de gestación y la causa, el método elegido por el médico será uno u otro. Básicamente son:

 

- Pastilla RU – 486: Es efectiva solamente entre la primera y tercera semana desde la ausencia del periodo menstrual ya que impide el desarrollo del embrión al privarlo de la progesterona, una hormona imprescindible para su crecimiento.

 

- Succión: Se lleva a cabo entre la sexta y la duodécima semana.

 

- Dilatación y curetaje (D&C): Se utiliza a finales del primer trimestre o principios del segundo, cuando el feto es más grande.

 

- Aborto por las prostaglandinas: Es un potente fármaco que se administra para provocar violentas contracciones en el útero con objeto de expulsar al feto prematuramente.
 

 

Consecuencias físicas y psicológicas

Normalmente el aborto no tiene que dejar secuelas físicas en la madre, que podrá volver a intentar un embarazo una vez se haya recuperado tanto física como psicológicamente. Sin embargo, en ocasiones la interrupción puede causar en las semanas siguientes:

 

- Sangrados vaginales

 

- Fiebre

 

- Dolor pélvico

 

- Trastornos gastrointestinales

 

- Desarreglos menstruales

 

Mucho peor será la recuperación emocional. Tras la alegría de la concepción, llega el shock provocado por la noticia del médico diciendo que es totalmente necesario interrumpir ese embarazo tan deseado. Y después, hay que superar la pérdida del bebé que esperabas.

 

Sentimientos como culpa, angustia, ansiedad, depresión, insomnio, pesadillas, recuerdos dolorosos… Costará bastante tiempo pasar página y sentirse de nuevo con ganas de volver a intentar tener un hijo, sobre todo ante el temor de que vuelva a ocurrir lo mismo. Sin embargo, hay que mirar hacia el futuro con optimismo y pensar que la mayoría de la gente que pasa por una situación así, logra después tener hijos sanos.
 

 


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Redacción: Irene García

3 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "YO ESTABA EMBARAZADA DE 15 SEMANAS DE GESTACION Y ME ENFRENTE DE MANERA SORPRESIVA A QUE MI EMBARAZO DEBIA SER INTERRUMPIDO DEBIDO A UNA MALFORMACION DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL CONOCIDO COMO ARNOLD CHIARI LA VERDAD HAY MUY POCA EXPLICACION EN INTERNET DE ESTE PADECIMIENTO Y LO POCO QUE TE ENCUENTRAS NO SON TERMINOS CLAROS TENGO EN FE EN DIOS QUE SE HIZO LO CORRECTO PARA NO TRAER A SUFRIR A MI BEBE PUES NO ME DIERON MUCHAS ESPERANZAS DE VIDA SI SE LLEGABA A TERMINO. EL DOLOR SIEMPRE LO VAS A CARGAR PORQUE NO DEJAS DE PREGUNTARTE PORQUE PASAN CIERTAS COSAS".

    Responder
    • Anónimo

      " estaba embarazada de 6 semanas mi embarazo era uno molar entonces por logica debian hacerme un legrado apesar de ke era  mi segundo embarazo me siento muii mal ,, pero ps mi princesita de tan solo 10 meses hace ke la vida de nuevo me sonria,, gracias por su informacion es muii necesaria,, !!

      ".

      Responder
      • Anónimo

        " yo estaba embarazada de 20 semanas cuando me dijo el ginecologo que el feto venía con espina bifida, y que estaba en más de un 50% de discapacidad. fue muy duro tener que tomar la decisión de abortar, pero ahora que ya han pasado unos meses, (en enero tuve que abortar) me doy cuenta que lo tuve que hacer por el bien del bebé, no iba a tener vida, de echo, el gine me dijo que iba a morir dentro de mi, o en el parto. mi miedo ahora es que me vuelva a pasar. llevo desde que me pasó y me revisó el gine tomando acido folico, mas cantidad y cuidandome mas, tomando verduras, mas variedad de comida, pero tengo miedo de que me vuelva a suceder. ya estoy preparado para intentarlo de nuevo, pero de vez en cuando me da el bajón y no entiendo porque me tuvo qe pasar. no lo entiendo ni creo que lo llegaré a entender jamás. quisiera saber si a alguien le ha pasado lo mismo que a mi y saber como han salido adelante y si han estado tambien con miedo a que les vuelva a pasar. no se, son muchas dudas, preguntas y sobre todo rabia de no poder hacer nada 

        ".

        Responder
        ×


        ×
        ×
        ×
        Cerrar