¿Cansada tras dar a luz? Remedios anti-fatiga para mamás

¿Cansada tras dar a luz? Remedios anti-fatiga para mamás
comparte

Las primeras semanas después de dar a luz es normal que te encuentres totalmente exhausta. Las molestias del parto, los cambios hormonales y el poco sueño de estos primeros días harán que te sientas como un zombie deambulando por tu casa, sin poder ni disfrutar de tu pequeño. Con estos sencillos consejos podrás recuperarte un poquito antes.

Cansada, agotada, exhausta… si preguntas a cualquier mamá cómo se siente en las primeras semanas tras el parto, seguro que alguno de estos sinónimos sale a relucir en la conversación. Y es que el posparto puede ser un poco duro ya que, a las molestias físicas causadas por el parto, se le unen los cambios hormonales que alteran nuestro humor, las escasas horas de sueño que nos deja el pequeño, el establecimiento de la lactancia materna, etc.


Por eso, no es mala idea que en estas semanas sigas estos remedios naturales que te proponemos para que tu cuerpo se encuentre más descansado y con más vitalidad:


- Céntrate en lo importante y no pierdas tiempo con cosas no esenciales. Es importante priorizar al máximo en estos días.


- Delega en tu pareja y familiares todas aquellas tareas que puedan llevar ellos a cabo, como las tareas de la casa, la compra, etc. para que tengas más tiempo para el bebé y para ti.


- Aprovecha para descansar o dormir una siesta siempre que lo haga tu bebé. Adapta tu sueño al tuyo.

No te puedes perder ...

Juan José Vidal Peláez, ginecólogo y médico obstetra

Juan José Vidal Peláez, ginecólogo y médico obstetra

El Dr. Vidal Peláez es desde 1991 jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Ruber Internacional (Madrid). Miembro Fundador de la Sección de Ecografía de la Asociación Ginecológica Española, así como de la Sociedad Española de Contracepción, nos responde a una serie de preguntas relacionadas con el embarazo y el parto, cómo han evolucionado en los últimos años, las mejores posturas para dar a luz, por qué ha aumentado el número de cesáreas y de niños prematuros…


- Intenta estar tranquila y relajada y no angustiarte ya que el estrés aumenta el cansancio.


- Evita el té, el café y las bebidas estimulantes que te impidan dormir cuando lo necesites y te alteren más.


- Saca un rato para que te den un buen masaje. Te dejará como nueva, sobre todo los masajes tailandeses que drenan los tejidos, alivian las tensiones musculares, ayudan a dormir…


- El ejercicio regular también ayuda a liberar estrés y tensiones, aunque en estas primeras semanas probablemente lo único que puedas hacer sea salir a pasear con tu bebé.


- Dedícate al menos 30 minutos al día solo para ti, sin bebé. Aprovecha para darte un buen baño, leer un rato, hacer un crucigrama o salir de compras. Lo importante es que no te centres solo en el bebé.


- Una dieta sana y equilibrada es fundamental pero, además, debe ser rica en vitaminas C, E, hierro, magnesio, etc.


La vitamina C es antioxidante y ayuda a la absorción del hierro. Se encuentra en los cítricos, los kiwis, la lechuga o el pimiento.


La vitamina E refuerza el sistema inmunitario. La puedes encontrar en las espinacas o los frutos secos.


Es normal sufrir anemia en esta etapa, por lo que debes incluir hierro (quizá incluso en forma de suplementos vitamínicos) en tu dieta. El hierro se encuentra en las legumbres, las frutas deshidratadas, el huevo, etc.


El magnesio ayuda a combatir el estrés y refuerza el sistema inmunitario. Para ayudar al cuerpo a asimilarlo debes consumir cereales integrales, frutos secos, soja, pescado, vegetales de hoja verde, etc.


- Acude a la fitoterapia. Existen muchas plantas que ayudan a combatir el cansancio, el nerviosismo, la fatiga… como la valeriana, el lúpulo, la melisa o la flor de azahar. Puedes hacerte una infusión con ellas.


- También es muy recomendable la aromaterapia, diferentes olores que permiten a tu cuerpo relajarse y descansar. Está demostrado que la estimulación olfativa ayuda a mejorar el estado de ánimo y nos ayuda a luchar contra el cansancio. Simplemente ponerte unas gotas de tu perfume favorito te pueden hacer sentir un poco mejor.


- Cuida tu aspecto físico. Si estás cansada y te miras al espejo y te ves con ojeras, el pelo hecho un desastre, la ropa manchada… no te sentirás nada bien. Intenta arreglarte, al menos una vez al día, y salir a pasear. Cuida tu piel, tu pelo, tu ropa, lo más posible. Hay peinados muy sencillos que te permitirán estar preciosa en un momento, como una cola de caballo alta, un moño bajo o una trenza.


- Levanta las piernas unos 15 minutos todos los días. Esta postura, además de aliviar la tensión muscular, calma tu sistema nervioso.


- El yoga es una buena técnica para relajarse, además de ayudarte a restablecer tu figura. Deberás esperar a que acabe el posparto para volver a practicarlo.


- El té verde tiene propiedades relajantes y antioxidantes, perfectas para recuperarte del parto.


- Si estás totalmente exhausta, haz una cura de sueño un día a la semana. Delega el cuidado del niño esa noche a tu pareja, sácate la leche necesaria para una toma, tómate una infusión de valeriana y métete a dormir. Solo con esa toma que le dé otra persona podrás dormir entre 5 y 6 horas seguidas (dependiendo de cada cuánto coma tu bebé).


- La jalea real ayuda a recuperar las fuerzas y sentirse menos cansado.


- Un buen reconstituyente natural para momentos puntuales que no puedas más y tengas que hacer algo es empapar una toalla con agua caliente, echarle un par de gotas de esencia de romero o menta y ponértela en la nuca. El calor en esa zona, unido al olor fresco te ayudarán a continuar tu tarea.

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>