×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal tener dolor de vientre durante el embarazo?

¿Es normal tener dolor de vientre durante el embarazo?

La mayoría de molestias leves durante la gestación son normales y nada preocupantes, pero siempre que el dolor sea muy fuerte o vaya acompañado de otros síntomas, se debe acudir al médico

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Índice

¿Qué tipos de dolor de vientre existen?

Existen varios tipos de dolor de vientre, que indican molestias distintas:

- Dolor pélvico: este dolor se sitúa en la zona de los ovarios y se confunde con el dolor propio de la menstruación. No significa que la embarazada esté ovulando, sino que los ligamentos uterinos se estiran y se preparan para el momento del parto. Siempre que no sea muy intenso, no hay que preocuparse. Pero si es un dolor muy fuerte y va acompañado de hemorragias, hay que acudir al médico ya que podría ser un síntoma de aborto o de parto prematuro.

- Dolor de estómago: esta molestia se sitúa más encima, a la altura de la boca del estómago, y es un síntoma de ardor o acidez, muy común en las embarazadas. Si tienes ardor, evita las comidas grasas y picantes, bebe mucha agua, no hagas comidas copiosas…

- Dolor de tripa: el llamado popularmente “dolor de tripa” se sitúa en la parte baja del estómago, y puede deberse a muchas causas: gastroenteritis, indigestión, etc. Si no se pasa con dieta blanda y con reposo, consulta a tu médico.

¿A qué se puede deber el dolor de vientre en el embarazo?

En el primer trimestre el embarazo (de la semana 1 a la 12) hay varias causas que pueden causar dolor abdominal:

- Infección urinaria: esto es un problema muy común en la gestación que, normalmente, surge al inicio del embarazo. Puede causar síntomas como dolor en el fondo del abdomen, ardor al orinar, dificultad para orinar, ganas urgentes de ir al baño aunque tengas poca orina acumulada, fiebre y mareos. En estos casos se debe acudir al médico para realizar un examen de orina y confirmar la infección para iniciar el tratamiento con antibióticos, reposo e ingestión de líquidos.

- Embarazo ectópico: el embarazo ectópico es aquel donde el desarrollo del feto ocurre fuera del útero, normalmente en las trompas y, por esto, puede surgir hasta las 10 semanas de gestación. Este tipo de embarazo normalmente está acompañado de síntomas como dolor de barriga que se empeora con el movimiento, sangrado vaginal, dolor durante las relaciones sexuales, mareos, náuseas o vómitos. En el caso de sospecha de un embarazo ectópico debes acudir de inmediato al servicio de urgencias para confirmarlo e iniciar el tratamiento adecuado (normalmente una cirugía para retirar el embrión).

- Aborto espontáneo: el aborto es una situación de emergencia que normalmente ocurre antes de las 20 semanas. Se suele notar debido al dolor abdominal en el bajo vientre, sangrado vaginal o pérdida de líquidos por la vagina, salida de coágulos o tejidos y dolor de cabeza.

En estos casos se debe acudir inmediatamente al hospital para realizar una ecografía y verificar los latidos cardíacos del bebé y confirmar el diagnóstico. Si el bebé se encuentra sin vida se procederá a realizar un legrado o una cirugía para retirarlo. Cuando el bebé se encuentra con vida, se pueden realizar tratamientos para intentar salvarlo.

El dolor en el segundo trimestre de embarazo (de la semana 13 a la 24) normalmente está causado por problemas como:

- Preeclampsia: esto es el aumento de la presión arterial de forma súbita y es difícil de tratar. Puede ser un riesgo tanto para el bebé como para la madre. Entre los principales síntomas te puedes encontrar dolor en la parte superior derecha del abdomen, náuseas, dolor de cabeza, visión borrosa e hinchazón (principalmente en manos, piernas y rostro). En estos casos se recomienda acudir al obstetra lo más rápido posible para evaluar la presión arterial e iniciar el tratamiento (y en caso necesario hospitalización).

Desprendimiento de la placenta: el desprendimiento de la placenta es un problema muy grave en el embarazo. Puede presentarse después de la semana 20 del embarazo y provocar un parto prematuro o un aborto (dependiendo de las semanas de gestación). Esta situación produce síntomas como dolor abdominal intenso, sangrado vaginal, contracciones y dolor profundo en la espalda.

Se debe acudir inmediatamente al hospital para evaluar los latidos cardíacos del bebé y realizar el tratamiento, que puede ser hecho con medicamentos para impedir la contracción uterina y reposo. En los casos más graves puede que sea necesario adelantar el parto antes de la fecha prevista.

- Contracciones de entrenamiento: también llamadas contracciones de Braxton Hicks. Normalmente surgen después de la semana 20 y duran menos de 60 segundos, aunque suelen provocar dolor abdominal. En este momento la barriga se vuelve momentáneamente dura. Este dolor puede ocurrir varias veces al día.

Es importante mantener la calma en estos momentos, reposar y cambiar de posición. Lo mejor es que te acuestes de lado y coloques una almohada por debajo de la barriga o entre las piernas para sentirte más cómoda.

En el tercer trimestre del embarazo (de la semana 25 a la 41 de gestación) las principales causas de dolor abdominal son:

- Estreñimiento y gases: más común al final de embarazo debido al efecto de las hormonas y de la presión que ejerce el útero sobre el intestino, lo que hace que el funcionamiento del mismo se ralentice. Tanto el estreñimiento como los gases generan síntomas como malestar abdominal o dolor abdominal del lado izquierdo, cólicos y la barriga puede estar más endurecida en esa zona.

Ingerir alimentos ricos en fibra, beber alrededor de 2 litros de agua por día y practicar actividad física leve como caminatas de 30 minutos puede ayudar a combatir el estreñimiento y los gases.

- Dolor en el ligamento redondo: esto surge del estiramiento excesivo del ligamento que une el útero a la región pélvica. Provoca un dolor en la parte baja del vientre que se extiende hacia la ingle. Para intentar frenarlo, siéntate, relájate y cambia de posición para aliviar la presión en el ligamento redondo.

- Trabajo de parto:  el trabajo de parto es la causa principal de dolor abdominal al final del embarazo y se caracteriza por dolor abdominal, cólicos, aumento de la secreción vaginal, flujo gelatinoso, sangrado vaginal y contracciones uterinas con intervalos regulares.


Te puede interesar:

Las náuseas y dolor de cabeza como síntomas del embarazo son en realidad una falsa señal. En los casos de duda, siempre es recomendable realizar un test de embarazo o esperar a comprobar si la regla se ha retirado o no.

Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 17-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.