×
  • Buscar
Publicidad

Efectos en el bebé de la preeclampsia

Efectos en el bebé de la preeclampsia

La preeclampsia es una enfermedad que pueden desarrollar las embarazadas que se caracteriza por la aparición de hipertensión arterial y proteinuria (proteínas en la orina). Puede llegar a ser muy grave tanto para el bebé como para la mamá si no se detecta y se trata a tiempo.

Publicidad

Índice

 

Síntomas de la preeclampsia

La preeclampsia en medicina es una enfermedad exclusiva de las gestantes, es decir, va asociada al embarazo. Los expertos estiman que entre un 5 y un 12% de embarazadas puede desarrollar esta enfermedad, aunque los datos en España son inferiores a los de otros países del ámbito anglosajón. Aquí, las tasas se encuentran entre el 1y el 2%. El problema es que puede resultar muy grave si no se detecta, por lo que conviene estar atento a las señales que indican que se puede estar desarrollando una preeclampsia:

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Tensión arterial elevada: presión arterial por encima de 140 mmHg en la preeclampsia leve y por encima de 160 en la grave.

- Proteinuria: presencia de proteínas en la orina, lo cual puede detectarse gracias a los análisis de orina rutinarios. La cantidad de proteínas en la orina sería de 300 mg o más en 24 horas (en el caso de preeclampsia leve) y 5 g o más en orina de 24 horas (si se trata de preeclampsia grave).

- Edema o hinchazón brusca y repentina, especialmente en la cara y las manos.

- Aumento de peso repentino y en poco tiempo.

- Dolor abdominal en el flanco derecho.

- Cefaleas intensas.

- Náuseas y vómitos.

- Mareos y zumbidos en los oídos.

- Cambios en la visión (visión borrosa, ceguera repentina). Los cambios en la visión son uno de los signos más llamativos de la preeclampsia.

- Dolor en la parte superior del abdomen, por lo general, debajo de las costillas y en el lado derecho que puede ir acompañado de náuseas o vómitos.

Las causas de la aparición de esta enfermedad se desconocen, aunque se cree que es una combinación de factores genéticos, alimenticios, vasculares (vasos sanguíneos) y autoinmunes.
 

Diagnóstico y tratamiento de la preeclampsia

Si sospechas que puedes padecer preeclampsia, deberás acudir a urgencias para que te hagan una serie de pruebas y análisis. Si se confirma el diagnóstico, la preeclampsia es leve y se detecta antes de la semana 36, recomendarán reposo absoluto, dieta baja en sal y medicamentos antihipertensivos, en algunos casos.

La preeclampsia no se puede curar, solo desaparece tras el parto, por lo que si el bebé está maduro o la preeclampsia es grave y afecta a la vida de la mamá y el bebé, se tendrá que inducir el parto.

Durante la inducción del trabajo de parto y el parto propiamente dicho, se suministran medicamentos para prevenir las convulsiones y mantener la presión sanguínea bien controlada. La decisión de optar por parto vaginal o cesárea se basa en la tolerancia que pueda tener el feto y la madre al trabajo de parto.
 

Efectos en el bebé de la preeclampsia

Y es que la preeclampsia puede llegar a ser muy grave ya que altera el flujo sanguíneo, que es el encargado de llevar al bebé los nutrientes y oxígeno que necesita, pudiendo llegar a causar estos efectos en el bebé si no se detecta a tiempo:

- Crecimiento intrauterino retardado (CIR). Esta alteración provoca que el feto no crezca ni engorde de manera adecuada, pudiendo ocasionarle la muerte si no se detecta.

- Parto prematuro, ya sea espontáneo o inducido si se ve que la mamá o el bebé están en riesgo. La prematuridad, dependiendo de la edad gestacional, lleva asociada muchos problemas de desarrollo en el niño, como alteraciones metabólicas, cardiacas, respiratorias, digestivas, auditivas, etc.

- Oligoamnios: disminución de la cantidad de líquido amniótico, lo que también puede alterar el crecimiento del bebé así como su bienestar ya que aumenta las posibilidades de tener complicaciones con el cordón umbilical.

- Mortalidad perinatal, lo cual ocurre entre un 3,5 y un 35% de veces. Cuanto mayor sea la preeclampsia y más tiempo dure, mayores posibilidades de muerte perinatal.

- Síndrome de Hellp, complicación muy grave de una preeclampsia con hemólisis, alteración de enzimas hepática y trombocitopenia. La degradación de los glóbulos rojos puede causar anemia y pueden suscitarse problemas de coagulación.

- La preeclampsia también aumenta el riego de desprendimiento prematuro de placenta, accidentes cerebrovasculares en la madre, hemorragias, problemas renales, e incluso la muerte.

- Por último, la preeclampsia puede dañar los riñones, el hígado, los pulmones, el corazón o los ojos, y puede causar un accidente cerebrovascular u otra lesión cerebral.
 

Factores de riesgo de la preeclampsia

Como no hay tratamiento, es recomendable que estés atenta a las señales, sobre todo si presentas los siguientes factores de riesgo:

- Primer embarazo

- Embarazo múltiple

- Preeclampsia en embarazos previos

- Embarazos muy seguidos

- Infecciones recurrentes de las vías urinarias

- Antecedentes de enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión arterial

- Obesidad

- Mujer de más de 35 años

- Síndrome de ovarios poliquísticos

Y recuerda que si se detecta y trata a tiempo, tu bebé podrá nacer sin problemas.


Fuente:

American College of Obstetricians and Gynecologists; Task Force on Hypertension in Pregnancy. Hypertension in pregnancy. Report of the American College of Obstetricians and Gynecologists' Task Force on Hypertension in Pregnancy. Obstet Gynecol. 2013;122(5):1122-31. PMID: 24150027 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24150027.

Fecha de actualización: 20-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.