Dieta para la preeclampsia

Dieta para la preeclampsia
comparte

La preeclampsia es uno de los trastornos de la gestación que afecta al 15% de las embarazadas, caracterizado por un aumento de la presión sanguínea que, si no es controlada debidamente, supone un grave riesgo para el bebé que puede ir desde el parto prematuro a la muerte fetal.

No te puedes perder ...

La seguridad en los parques infantiles

La seguridad en los parques infantiles

Los parques infantiles son uno de los lugares donde más tiempo pasan los niños jugando. Por eso, la seguridad de sus aparatos de juego es esencial para evitar accidentes. A pesar de la importancia del correcto mantenimiento de los parques, cualquier ciudadano puede comprobar que el estado de conservación de muchos parques infantiles deja bastante que desear. Comprueba que el lugar donde juega tu hijo cumple todos los requisitos para asegurar su integridad física

Como con cualquier embarazo, una buena alimentación prenatal llena de vitaminas, antioxidantes, minerales y los grupos básicos de alimentos es importante. Igualmente, es esencial disminuir los alimentos procesados, los azúcares refinados y suspender la cafeína, el alcohol y cualquier medicamento no recetado por un médico.

 

Pero además, si te detectan preeclampsia deberás tener un control extra sobre tu alimentación, en especial, beber mucha agua y reducir al mínimo la cantidad de sal de las comidas, ya que la sal aumenta la tensión. No obstante, no la elimines por completo de tu alimentación, ya que la embarazada necesita sal para mantener el fluido de los líquidos de su cuerpo.

 

Según un estudio reciente publicado por la revista American Journal of Hypertension, la fibra también ayuda a controlar la tensión. Aumentar la cantidad de fibra en la alimentación durante los primeros meses de embarazo reduce el riesgo de desarrollar preeclampsia en los siguientes meses.

 

Otro estudio del Centro Médico Sueco de Seattle, en Estados Unidos, revela que incrementar la ingesta de fibra unos 5 gramos por día –el equivalente, por ejemplo a dos rodajas de pan integral– antes y durante los primeros meses de la gestación podría disminuir cerca del 14 por ciento la posibilidad de padecer esta enfermedad.

 

Entre los alimentos ricos en fibra podemos encontrar principalmente a los cereales, las legumbres y frutas y verduras como espinacas, acelga, zanahoria, kiwi, pera, manzana y albaricoque.

 

También los ácidos grasos omega-3, especialmente DHA y EPA, ayudan a llevar una dieta sana y a controlar la tensión arterial.


Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Lifestyle and Hypertension https://academic.oup.com/ajh/article/12/9/934/351716/

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>