×
  • Buscar
Publicidad

Los síntomas horas antes del parto

Los síntomas horas antes del parto

No cabe duda de que una de las cosas que más preocupan a las mujeres embarazadas a medida que se va acercando el final del último trimestre de embarazo es el momento del parto. ¿Cuándo tendré que acudir al hospital? ¿Cuáles son los síntomas horas antes del parto?

Publicidad

Dependiendo del tipo de parto serán necesarias unas precauciones u otras. Si el parto es normal, es decir, que es un embarazo que se produce a término (entre la semana 37 y la 42) cuyo proceso es fisiológico, este tendrá un inicio espontáneo (sin oxitocina) que se va a desarrollar sin ningún tipo de complicación y este, además, no implica ningún tipo de intervención.

 

Lo primero que hay que saber antes de comenzar a hablar del parto es que las semanas de gestación se dividen en tres fases:

parto pretérmino: menos de treinta y siete semanas.

- parto a término: entre la semana treinta y siete y la cuarenta y dos.

- parto postérmino: más de cuarenta y dos semanas.

 

En nuestro país es bastante complicado y raro que, al seguir todas las citas y las consultas con los ginecólogos, se produzca un parto postérmino, que además lleva consigo una serie de riesgos. Recordemos que la placenta tiene una vida, y conforme van pasando las semanas esta placenta se vuelve vieja y no nutre de manera correcta a nuestro bebé, por lo que, si se alarga demasiado, las cosas podrían complicarse en el parto.

No te puedes perder ...

¿Qué pasa si mi bebé no gatea?

¿Qué pasa si mi bebé no gatea?

Antes de que lleguen los primeros pasos de tu hijo pasa un hecho también muy importante para su desarrollo motriz. Hablamos del gateo, la primer forma de desplazamiento de tu hijo, aunque algunos no lo hacen y se saltan directamente a caminar.

Y tambien:

 

¿Qué es lo que espera una mamá de un parto?

 

Muchas mamás primerizas no son conscientes hasta que no llega el momento del parto de las posibles interminables horas en el hospital que les esperan, y que hay que tener bastante paciencia, pero es algo que van a tener que aceptar sí o sí, aunque siempre teniendo en cuenta que el bebé llegará sano y que la mamá estará en todo momento protegida y apoyada por los profesionales de la salud. No obstante, siempre hay que tener en cuenta que también existe la posibilidad de que haya riesgos para los cuales también una mamá ha de estar preparada.

 

¿Cuándo comienza el inicio del parto?

 

Por norma general el inicio del parto suele comenzar entre la semana 30 y la 36. Al principio, la futura mamá va a comenzar a tener una serie de contracciones que no serán dolorosas, sino que serán más bien contracciones en las que la tripa comienza a ponerse algo dura, aunque luego vaya a ir poco a poco relajándose. Estas contracciones son conocidas como las contracciones de Braxton Hicks, que se trata en realidad de un periodo de preparación al parto, pero que no significa que de un día para otro la futura mamá vaya a ponerse de parto, sino que simplemente su cuerpo ha de ir adaptándose poco a poco. Este es, sin duda, uno de los momentos en los que la mujer seguramente va a querer acudir al hospital, e irá bastante nerviosa e incluso algo asustada.

 

Sin embargo, en la gran mayoría de las ocasiones no va a hacer falta ir porque se trata de unas contracciones que van a ceder tarde o temprano con el reposo. Lo mejor en esos casos será, por tanto, quedarse en casa y dejar que el cuerpo se vaya preparando poquito a poco. Esto podría durar entre días o semanas por lo que, aunque es bastante habitual ir a urgencias por temor a que algo vaya mal, no es necesario. Además, en ese caso lo único que harán los médicos será un control en el que posiblemente vean que no hayas dilatado nada, que las contracciones sean todavía muy irregulares, y sí, te mandarán de nuevo para casa.

 

Pero ¿qué pasa a partir de la semana 35 o 36? ¿Qué síntomas vas a tener?

 

Aunque varía mucho de una mujer a otra, a partir de la semana 36 la mayoría de las mujeres notará un descenso de la altura uterina, que será, además, cuando más molesta estará. Asimismo, si el bebé viene bien (es decir, si la cabecita está encefálica) se va a ir encajando poco a poco. Esto va a provocar algo de alivio en la respiración de la madre, aunque notará cada vez con más frecuencia pesadez en la zona de la pelvis y las piernas.

 

También puede que vayas con más frecuencia a orinar, y que comiences a notar las contracciones de Braxton Hicks que irán en aumento y ya serán, además, bastante incómodas. Cuando esto suceda, os daréis cuenta de que se trata de contracciones de parto, y que las de Braxton Hicks han desaparecido. Finalmente, tendrá lugar la expulsión del tapón mucoso, que es como una especie de moco que se forma al inicio del embarazo dentro del cuello uterino de la madre y que sirve para proteger a vuestro bebé frente a las infecciones.

 

Algunas mamás sí van a notar que han expulsado este tapón mucoso, pero otras, sin embargo, no se darán ni cuenta. Algunas incluso al ir a orinar lo van a saber tras limpiarse. Suele ser bastante común también acudir a urgencias tras la expulsión del tapón mucoso. Si esto pasa, lo más normal es que los profesionales médicos te pregunten si has tenido contracciones, si ha habido alguna pérdida de sangre, si el bebé se mueve bien, o si ha habido algún tipo de complicación. Y si todo va bien volverán a mandarte para casa.

 

Puede pasar bastante tiempo desde la expulsión del tapón mucoso hasta el momento del parto. Es por eso por lo que en la gran mayoría de los casos vuelven a mandarte a casa. Pero entonces ¿cuáles son los síntomas horas antes del parto? Pues bien, en primer lugar, lo que hay que tener en cuenta es que uno de los motivos para acudir al hospital porque una va a ponerse de parto no es precisamente la expulsión del tapón mucoso como se cree de manera errónea, sino otros factores como las contracciones, que han de ser regulares, es decir, contracciones que van a ir cada vez a más, que no van a parar ni aunque te hidrates ni aunque te tumbes del lado izquierdo. Serán, por tanto, dos o tres contracciones cada diez minutos. Para las primerizas lo ideal es esperar en casa el máximo tiempo posible, como entre tres o cuatro horas, al contrario de lo que sucede con las mujeres que ya han tenido previamente otro bebé porque es más posible que se pongan de parto un poco más rápido que las primerizas.

 

¿Cuándo se considera que una mujer está de parto?

 

Cuando estés dilatadas a partir de los tres o los cuatro centímetros, tu cuerpo ya está en marcha, ya estás de parto, tus contracciones son cada vez más intensas, y el cuello del útero estará prácticamente dilatado. No obstante, habrá que tener en cuenta también que hay distintas fases del parto y es importante conocerlas todas:

 

- la fase de la dilatación: la fase que irá hasta los diez centímetros de dilatación, y que se divide en otras dos fases más: la fase latente (de 1 a 4 centímetros) y la fase activa (entre 4 y 10 centímetros).

 

- la fase del expulsivo: cuando el bebé ya nace. Habrá una fase pasiva, en la que no habrá que empujar y en la que el bebé irá bajando poco a poco para ir encajándose. Y una fase activa que se va a producir si el bebé comienza a sufrir, que será cuando comiencen esos pujos. Esta fase activa es de duración variable, algo que dependerá, por supuesto, de muchos otros factores y que solamente se verá en el momento del parto. Será en esta fase en la que podrías tener algún tipo de desgarro o de episiotomía.

 

- la fase del alumbramiento: esta fase también es muy importante, y muchas veces cuando la mamá ya está con el bebé piel con piel olvida que todavía tienen que parir la placenta.

 

No tiene nada que ver el bebé con la placenta, pero es verdad también que es otro de los procesos que han de incluirse dentro del parto y hay que tenerlo siempre en cuenta para evitar posibles sangrados. Pero tranquila, porque simplemente tendrás que expulsarla sin más. Tras el alumbramiento de la placenta el útero se va a contraer y se va a comenzar a poner más durito para evitar sangrados.

 

Eso sí, ten en cuenta también que depende de los hospitales, depende de cuántos bebés anteriormente hayas tenido, o depende del sangrado, los profesionales de la salud optarán por administrar un poco de oxitocina en el caso de que el útero no se haya todavía contraído y, recomendarte poner al bebé al pecho porque recuerda que la succión al pecho hace que generes oxitocina haciendo así también que el útero se contraiga y que puedan evitarse las hemorragias.

 

Ahora sí que ya no deberías tener dudas, ten paciencia y acude al hospital cuando realmente tengas que hacerlo.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora con posibles síntomas del embarazo. Se trata de un test que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.

Fuentes:

Las fases del parto: dilatación, expulsivo y alumbramiento https://inatal.org/el-parto/37-parto-normal-paso-a-paso/128-las-fases-del-parto.html

Cómo es el parto https://www.natalben.com/como-es-el-parto

Trabajo de parto y parto, cuidado de posparto https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/labor-and-delivery/in-depth/stages-of-labor/art-20046545

Fecha de actualización: 17-04-2019

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad