×
  • Buscar
Publicidad

Parto en el séptimo mes de embarazo

Parto en el séptimo mes de embarazo

Dar a luz a un bebé prematuro no es fácil. A lo largo del séptimo mes de embarazo es cuando los huesos del feto comienzan a endurecerse, su piel se estira cada vez más y va adquiriendo un tono más bien opaco. Y aunque su sistema nervioso está suficientemente desarrollado como para permitirle realizar movimientos complejos todavía no está preparado para nacer por lo que se considera un parto prematuro.

Publicidad

Es el séptimo mes de embarazo (el que va desde la semana 29 hasta la semana 32) y en el que, además, el bebé ya está muy desarrollado y comienza a posicionarse para el parto, pero si naciera habría algunas consecuencias graves al tratarse de un parto pretérmino, a diferencia de, por ejemplo, el embarazo a término que tendrá lugar después de las cuarenta semanas contadas a partir del primer día del último periodo menstrual hasta la fecha estimada de parto.


¿Cuándo consideramos que es un parto prematuro?


Realmente un parto prematuro se produce cuando el bebé nace antes de la semana 37 de gestación. Como decíamos, no es el momento de nacer y dependiendo del grado de prematuridad, nacer antes de tiempo puede tener algunas consecuencias negativas para el feto. Por estos motivos, es fundamental saber reconocer siempre las señales de alarma de un parto prematuro.


Aproximadamente un diez por ciento de las mujeres experimentan signos de parto prematuro en algún momento de su embarazo. En algunos casos, por ejemplo, esos síntomas de parto se pueden detener y el nacimiento producirse a término finalmente. Sin embargo, en otras ocasiones no es posible pararlo y se producirá efectivamente un parto prematuro. Algunas de las señales más comunes que indican que se va a producir un parto prematuro son:

No te puedes perder ...

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

El primer mes de embarazo va desde la segunda semana de gestación hasta la sexta, más o menos. En estas semanas es probable que notes una serie de síntomas y molestias diferentes, que nunca habías experimentado antes, y que harán que te decidas a realizarte una prueba de embarazo para confirmar o no si estás embarazada.

Y tambien:


- Aumento de la frecuencia de las contracciones: contracciones regulares cada quince minutos o menos, con una duración de veinte segundos hasta dos minutos cada una entre la semana 21 y 37 de gestación.


- Sangrado vaginal: metrorragia (o hemorragia vaginal procedente del útero no asociada al ciclo menstrual) en el segundo o tercer trimestre podría ser también precedente de un parto prematuro.


- Expulsión del tapón mucoso: a pesar de que no es signo de parto inminente, la expulsión del tapón mucoso sí es síntoma de que el cuello uterino comienza a dilatarse. El aspecto de dicho tapón es como el de un flujo mucoso, viscoso y espeso.


- Acortamiento y borramiento del cuello uterino: solamente puede comprobarlo el ginecólogo, pero en ocasiones el cuello uterino se dilata de forma prematura sin que haya dolor, y ser otro indicio de parto prematuro.


- Aumento y cambio de fluido vaginal: expulsión de flujo vaginal que puede variar en su color y consistencia. Este puede ser transparente de apariencia mucosa (tapón mucoso), y en algunas ocasiones tener una apariencia más bien rosada o en un tono marrón.


- Rotura de bolsa amniótica: la rotura de membranas es signo inequívoco de que el parto se producirá en las próximas horas. Este puede no ser inminente por lo que no suele esperarse más de veinticuatro horas por temor a que se produzca una infección.


- Calambres o cólicos abdominales durante más de una hora (con o sin diarrea).


- Presión interna en la pelvis, caderas y cara interna de los muslos. En ocasiones se puede tener la sensación de que el bebé pueda salir.


Factores de riesgo de los partos prematuros


Es importante saber, además, que en los partos prematuros hay ciertas situaciones que aumentan el riesgo de que el embarazo no llegue a término como, por ejemplo:


- Preeclampsia. Trastorno de la gestación que se desarrolla en la segunda mitad del embarazo y se caracteriza por un aumento de la presión sanguínea.


- Enfermedades de la madre. Enfermedades renales, diabetes, enfermedades cardiacas o infecciones.


- Embarazo múltiple. La mayoría de los embarazos gemelares acaban siendo partos prematuros.


- Complicaciones de la placenta, como la placenta previa o el desprendimiento de la placenta.


- Problemas en el útero, como defectos estructurales.


- Amenaza de parto prematuro o parto prematuro anterior.


- Edad de la madre. Mayor probabilidad si tiene menos de dieciocho años y más de cuarenta.


- Técnicas de reproducción asistida. Relacionadas a mayor riesgo de parto múltiple.


- Factores genéticos. Las mujeres que tienen una madre o una hermana que haya tenido un parto prematuro también podrían tener mayor probabilidad de tener un parto prematuro. Algunos estudios afirman que la probabilidad podría llegar a ser incluso del 60%.


¿Quiénes tienen mayor probabilidad de sobrevivir?


Algunos estudios afirman que los bebés nacidos a los siete meses de embarazo tienen mayores probabilidades de sobrevivir que los nacidos a los ocho meses, pero en realidad se ha demostrado que cuanto más tiempo permanezca el bebé en el útero más se desarrollará y, por supuesto, mayores defensas obtendrá. ¿Por qué? Pues bien, sencillamente porque lo ideal para ellos siempre será el útero materno antes de nacer “a término”, ya que se trata de un medio cálido que permitirá al bebé desarrollarse y también mantenerse protegido de cualquier agresión durante los meses de embarazo.


Además, hay que tener en cuenta también que el bebé experimenta su mayor crecimiento en las últimas ocho semanas de embarazo ya que en las primeras 32 semanas de gestación el feto solamente adquiere un tercio del total de su peso. Por ello, cuando el parto se presenta antes de las 32 semanas será indispensable mantener al bebé durante el tiempo que los médicos determinen en la incubadora y en terapia intensiva donde se le proporcionarán los tratamientos y los cuidados especiales necesarios para que maduren sus órganos, pero, sobre todo, los pulmones, que son los órganos más afectados en un parto prematuro. Para que estos funcionen correctamente será necesario surfactante, que se le administrará de manera artificial.


Los padres y las madres de estos bebés sietemesinos también han de tener en cuenta que estos mostrarán graves problemas para adaptarse al medio extrauterino debido a su inmadurez y su bajo peso. En cuanto al aspecto físico, los sietemesinos se caracterizan por tener una cabeza grande, la piel muy fina y brillante que hará transparentar sus venas y arterias. Su masa muscular es pobre, y las manos y las plantas de los pies se encuentran enrojecidos y con pocos surcos.


Es inevitable, por tanto, tener cierto temor a que el parto se adelante cuando la mujer se encuentra en los últimos meses de gestación. De hecho, tener un parto prematuro es un reto que nadie quiere tener que afrontar, pero es una situación que tarde o temprano se debe aceptar, llevar de la mejor forma posible y cuidar del bebé como en cualquier otra situación.


Con fuerza, con valentía y mucho amor para que ambos digáis dentro de mucho tiempo que, a pesar de ser duro, todo salió bien.


Te puede interesar:

La fecha estimada de parto se calcula sumando 280 días (40 semanas) al primer día de la última regla de la mujer embarazada.

Fuentes:

“Hitos del desarrollo del bebé prematuro” https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/baby/preemie/Paginas/Preemie-Milestones.aspx

“Niños prematuros. Problemas más frecuentes” https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/ninos-prematuros-problemas-mas-frecuentes

Fecha de actualización: 05-11-2019

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.