¿Cómo saber si rompí la bolsa?

¿Cómo saber si rompí la bolsa?
comparte

Una de las señales que indica que el parto ha comenzado es la rotura de la bolsa amniótica, aquella que contiene el líquido amniótico en el que flota el bebé durante la gestación. Cuando se rompe, el parto se desencadena, generalmente solo, a las pocas horas, puesto que el bebé no puede vivir sin líquido amniótico. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en las películas, no siempre es fácil saber si se ha roto la bolsa o no, por lo que debes saber cómo detectarlo.

La bolsa de líquido amniótico se forma en la cuarta semana de embarazo y está formada por dos partes: una membrana externa, llamada corion, que contiene el amnios y forma parte de la placenta; y una parte interna, el amnios, que contienen el líquido amniótico en el que flota el feto y a este. La bolsa es una de las estructuras más importantes de la gestación, puesto que sirve para proteger al feto y contener el líquido amniótico, esencial para el desarrollo y nutrición del bebé.


Generalmente, la bolsa se rompe en las últimas semanas de embarazo, cuando el bebé ya está a término y listo para nacer. Al romperse, va expulsando hacia el exterior, a través de la vagina, todo el líquido amniótico que contiene en su exterior, que en estas últimas semanas puede llegar a ser hasta un litro.


Como decíamos, lo normal es que el parto y las contracciones de parto se desencadenen solas a las horas de romperse la bolsa, puesto que el bebé no puede vivir sin líquido amniótico. Sin embargo, no debes esperar a que las contracciones empiecen para ir al hospital, debes ir en cuanto notes que se ha roto la bolsa, puesto que, si pasan muchas horas, hay riesgo de infección, por lo que deben controlarte ya en el médico.

¿Cómo saber si no puedes tener hijos?

¿Cómo saber si no puedes tener hijos?

Dentro de los planes de la mayoría de las familias está el tener hijos, pero a veces esto llega a complicarse hasta el punto de preguntarse: ¿cómo saber si no puedes tener hijos?


Debes también anotar la hora en la que has notado que la bolsa se rompía para controlar las horas que pasan desde ese momento (a las 12 horas se administran antibióticos a la madre para evitar infecciones si el bebé no ha nacido) y fijarte en el color del líquido. Si es claro o transparente no debes preocuparte; prepara tus cosas tranquilamente, date una ducha y ve al hospital. Si es de color verdoso o marrón debes ir rápidamente al hospital ya que significa que tu bebé ha expulsado el meconio dentro del útero, lo que indica pérdida de bienestar fetal y puede ser muy peligroso, sobre todo si lo ingiere. Mientras que si es de color rosado puede haber una hemorragia, por lo que también debes acudir rápido al médico.


Cuando llegues al hospital te darán un tiempo para que comiences el parto por ti misma. Pero si el tiempo pasa y no comienzan las contracciones, pueden administrarte oxitocina artificial para acelerar el trabajo de parto y conseguir que las contracciones empiecen y comience el proceso de dilatación del cuello uterino.


También es muy frecuente que la bolsa se rompa cuando la dilatación y el parto han comenzado, por lo que puede que esto te ocurra cuando ya estás en el hospital “liada” con las contracciones, y puede que no te des cuenta.


¿Cómo saber si he roto la bolsa?


En las películas las mujeres, de repente, se ponen de pie y empiezan a chorrear agua, por lo que queda claro que han roto aguas y ha comenzado el parto. Pero la vida real no siempre es así. De hecho, lo habitual es que la fisura no sea muy grande, por lo que el líquido se escapa poco a poco y puede confundirse con pis, ya que las pérdidas de orina en las últimas semanas de embarazo también son habituales. Por eso, es posible que te notes húmeda y tus braguitas estén un poco mojadas, pero no sepas seguro si has roto la bolsa o no.


Para salir de dudas puedes seguir estos consejos:


1- Fíjate cómo es el líquido, ya que, como hemos dicho, el líquido amniótico suele ser transparente, y la orina de color amarillo.


2- Haz pis y vacía la vejiga por completo. Luego, agáchate y estornuda, tose o haz algún esfuerzo con el suelo pélvico. Si sale líquido, has roto la bolsa.


3- Colócate un paño negro en las braguitas y muévete por casa. Si al rato está mojado de un líquido transparente, has roto la bolsa.


Además, una vez que empieza a salir líquido, ya no para, aunque la salida puede ser más o menos rápida según lo grande que sea la fisura y su situación. Por eso, es posible que te salga algo de líquido y no salga nada más hasta 30 minutos después, pero, tarde o temprano, volverá a salir, por lo que no te quedarán más dudas.


¿Y si rompo la bolsa antes de tiempo?


Lo normal es que la bolsa de líquido amniótico se rompa cuando el bebé esté a término, por lo que puede nacer sin problemas. Sin embargo, ciertos problemas, especialmente una corioamnionitis o infección de la bolsa, puede hacer que se rompa prematuramente, lo que provocaría un parto prematuro. Este proceso no se puede detener, tan solo se puede retrasar lo suficiente para inyectar corticoides a la madre que ayuden a madurar los pulmones del bebé para que tenga más posibilidades de sobrevivir si nace antes de tiempo. Por supuesto, las complicaciones y problemas dependerán de la semana de gestación, no es lo mismo que ocurra en la semana 24 que en la 34.

 

 


Fuente:

https://www.matterna.es/el-parto/rotura-y-fisura-de-bolsa/

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×