Color del líquido amniótico

Color del líquido amniótico
comparte

El líquido amniótico protege al niño de las lesiones externas y le ayuda a alimentarse y desarrollarse, por lo que cualquier cambio en el color o la composición del mismo pueden suponer un problema para el bebé.

El líquido amniótico se forma en la cuarta semana de embarazo. Al principio se forma solo con el filtrado del plasma sanguíneo, pero después la orina del bebé también contribuye a su formación.


Sus principales funciones son proteger al feto de golpes y lesiones externas, así como de la presión de tus órganos. También mantiene la temperatura corporal del bebé, le ayuda al desarrollo de sus pulmones e incluso lo alimenta.


Debido a su importancia, en las revisiones obstétricas se comprueba la cantidad y la composición del mismo. A partir de la semana 38 es normal que empiece a disminuir la cantidad de líquido amniótico ya que se prepara para el parto. Asimismo, cuando se rompe la bolsa de aguas es el líquido amniótico lo que sale.


En ese momento, cuando se rompa la bolsa de aguas, debes fijarte en el color del líquido. En condiciones normales es amarillento o transparente.


Si es de color verdoso debes ir corriendo al hospital ya que eso implica que tu bebé ha expulsado fuera su primera deposición, el meconio, señal de sufrimiento fetal. Además, si el bebé ingiere el meconio le puede producir problemas serios.

No te puedes perder ...

Color del líquido amniótico

Color del líquido amniótico

El líquido amniótico protege al niño de las lesiones externas y le ayuda a alimentarse y desarrollarse, por lo que cualquier cambio en el color o la composición del mismo pueden suponer un problema para el bebé.


Si es de color rosado sugiere que ha habido una hemorragia reciente, mientras que un color rojo más oscuro indica una hemorragia antigua. Sea como sea, debes ir al médico para que valore si existe o no algún problema.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>