×
  • Buscar
Publicidad

Pérdida de líquido amniótico

Pérdida de líquido amniótico

El líquido amniótico es vital para garantizar el desarrollo y crecimiento del bebé dentro del útero, por lo que las pérdidas de este líquido son muy graves y se debe acudir inmediatamente al médico. ¿Sabes distinguir el líquido amniótico de la orina o del flujo vaginal?

Publicidad

Indice

 

¿Qué es y para qué sirve el líquido amniótico?

El líquido amniótico es un fluido acuoso y ligeramente amarillento que contiene nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo del feto, como lípidos, proteínas, carbohidratos, urea y electrolitos, los cuales traga y luego elimina a través de la orina, que vuelve al líquido amniótico.

El líquido amniótico se forma en la cuarta semana de embarazo a partir del saco amniótico. Al principio se forma solo con el filtrado del plasma sanguíneo, pero después la orina del feto también contribuye a su formación.

Su principal misión, por lo tanto, es nutrir al bebé, así como protegerle de las lesiones externas y de la pérdida de calor. También ayuda al desarrollo de los pulmones del feto e incluso lo alimenta. Otras de las funciones del líquido amniótico son:

- Ayudar al desarrollo del sistema digestivo del bebé al enseñarle a tragar el líquido.

No te puedes perder ...

Pérdida de líquido amniótico

Pérdida de líquido amniótico

El líquido amniótico es vital para garantizar el desarrollo y crecimiento del bebé dentro del útero, por lo que las pérdidas de este líquido son muy graves y se debe acudir inmediatamente al médico. ¿Sabes distinguir el líquido amniótico de la orina o del flujo vaginal?

Y tambien:

- Ayudar a los músculos y a los huesos del bebé a desarrollarse.

- Evitar que el cordón umbilical se comprima .      

Debido a su importancia, en las revisiones obstétricas se comprueba la cantidad y la composición del mismo. A partir de la semana 38 es normal que empiece a disminuir la cantidad de líquido amniótico ya que se prepara para el parto.

Cuando la embarazada se pone de parto se rompe la bolsa y se expulsa a través de la vagina el líquido amniótico. En ese momento no hay ningún problema porque este se pierda. Sin embargo, en cualquier otro momento, puede ser muy grave para el bebé, por lo que si se sospecha que se está perdiendo líquido amniótico hay que acudir inmediatamente al hospital ya que podría implicar riesgo de aborto o parto prematuro.

En ocasiones disminuye la cantidad de líquido amniótico pero este no sale a través de la vagina. Es lo que se conoce como oligoamnios u oligohidroamnios. Si se pierde totatalmente el líquido se produce un anamnios.

 

¿Cómo saber si es líquido amniótico?


El líquido amniótico se puede confundir con flujo vaginal u orina. Se distingue de ambos porque es incoloro o blanquecino,menos espeso que el flujo y a veces contiene partículas blancas o restos de sangre flotando.

Cuando la bolsa se rompe en el parto sale una gran cantidad de líquido de manera rápida, por lo que es más fácil de diferenciar. Pero si hay una pequeña fisura en la bolsa, se puede confundir con más facilidad. Fíjate bien en las características antes descritas y, si sigues teniendo dudas, puedes hacer lo siguiente:

- Haz pis para vaciar la vejiga completamente y descartar pérdidas de orina.

- Colócate en la braguita un paño oscuro a modo de compresa. Da un pequeño paseo y tose repetidas veces.

- Después de esto, mira el paño, si la bolsa se ha roto verás una mancha de líquido, indicación de que debes acudir al médico.
 

¿De qué color debe ser el líquido amniótico?


Cuando se rompe la bolsa de aguas, es importante fijarse en el color del líquido. En condiciones normales es amarillento o transparente.

Si es de color verdoso debes ir corriendo al hospital ya que eso implica que tu bebé ha expulsado el meconio dentro del útero, señal de sufrimiento fetal y una condición muy seria.

Si es de color rosado indica una hemorragia reciente que puede deberse a las contracciones previas que han modificado el cuello uterino. Esto debe ser valorado por una matrona o profesional de la medicina, con el fin de conocer el origen exacto de este líquido amniótico con color rosado.

Si va acompañada de una hemorragia más intensa, en cantidad similar a una menstruación, se debe buscar asistencia sanitaria urgente para valorar y asegurar el estado de la madre y del bebé.

 

Causas relacionadas con la pérdida de líquido

- Después de una amniocentesis puede abrirse una fisura, que generalmente se cicatriza sola con reposo y cuidado.

- Infección congénita.

- Desprendimiento prematuro de la placenta u otros problemas relacionados con esta.

- Anomalías fetales.

- Mujeres con antecedentes de rotura prematura de la bolsa.

- Los medicamentos para la hipertensión arterial y otros pueden afectar los riñones del bebé, disminuyendo la cantidad de orina y a su vez de líquido amniótico.

- Síndrome de transfusión feto-fetal: en el caso de gemelos idénticos, uno puede recibir más sangre y nutrientes que el otro, haciendo que uno tenga menos líquido amniótico que el otro.

 

¿Qué hacer si existe una pérdida de líquido amniótico?

Si notas que estás perdiendo líquido amniótico debes acudir inmediatamente a Urgencias. Allí te harán diversas pruebas para averiguar la causa de esta pérdida, así como para evaluar el bienestar fetal por medio de monitorizaciones.

Generalmente se recomienda reposo y la ingesta de antibióticos para evitar infecciones. Normalmente, si el feto es viable, se provocará el parto. Si es muy pronto para que nazca, se intentará alargar el embarazo todo lo posible dejando a la mujer ingresada en el hospital para controlar en todo momento al feto.


Fuentes:

CAMPANA, Sabrina G.; CHAVEZ, Juliana Helena; HAAS, Patrícia. Diagnóstico laboratorial do líquido amniótico. Jornal Brasileiro de Patologia e Medicina Laboratorial. Vol 39. 3 ed; 215-218, 2003

Burton GJ, Sibley CP, Jauniaux ERM. Placental anatomy and physiology. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 1.

Fecha de actualización: 03-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.