• Buscar
Publicidad

Cómo es el líquido amniótico

Cómo es el líquido amniótico

El líquido amniótico es el medio donde está sumergido el feto dentro del vientre materno. Cumple un papel fundamental en el proceso de la gestación protegiendo y nutriendo al bebé.

Publicidad

Indice

 

Composición del líquido amniótico


El líquido amniótico es un fluido acuoso que contiene nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo del feto, como lípidos, proteínas, carbohidratos, urea y electrolitos, los cuales traga y luego elimina a través de la orina, que vuelve al líquido amniótico.

El líquido amniótico se forma en la cuarta semana de embarazo a partir del saco amniótico. Al principio se forma solo con el filtrado del plasma sanguíneo de la madre, pero después la orina del feto también contribuye a su formación.

Está compuesto por un 97% de agua, por lo que su aspecto es claro, transparente, blanquecino y apenas sin olor. Pero al estar en contacto con el feto, también contiene células de la piel, pelos, trozos de materia sebáceas, y otros desechos de éste.

Contiene todas las sustancias que se encuentran en la sangre y está en continua renovación. Aumenta su volumen a medida que transcurren las semanas, hasta aproximadamente la 36 o 37, cuando la cantidad de líquido comienza a disminuir poco a poco. El líquido amniótico es un fluido “vivo”, es decir, no es un líquido estancado sino que está segregándose constantemente, y al mismo tiempo reabsorbiéndose. Al final de la gestación puede llegar a renovarse cada tres horas. El embrión desde los primeros días de gestación secreta líquido, que lentamente va llenando la cavidad amniótica. También es el propio feto quien lo absorbe a través de la piel y de los movimientos respiratorios. Luego llega a los riñones y al intestino donde se filtra y pasa a la circulación fetal, para, más tarde, ser expulsado por medio de la orina fetal o del cordón umbilical por donde llega a la placenta.

Igualmente se cree que el propio organismo de la madre produce líquido amniótico y lo segrega a través de las membranas.

 

Articulo relacionado: Peso feto 34 semanas

Volumen aproximado del líquido amniótico a lo largo de las semanas de gestación

- Semana 7 -> alrededor de unos 20 m3

- Semana 14 -> 100 m3

- Semana 20 -> 200-400 m3

- Semana 25 -> 600 m3

- Semana 35 -> 1 litro

- Semana 40 -> 800 m3
 

Funciones del líquido amniótico

A pesar de que aún no se conocen todas las funciones que desempeña el líquido amniótico dentro de todo el proceso que es un embarazo y un parto, se sabe que es primordial para el crecimiento del feto dentro de su madre y se sospecha que puede actuar protegiéndolo de infecciones e interviniendo en las contracciones cuando tiene lugar el parto. Además cumple otros papeles importantes:

- Protege al feto de traumatismos del exterior, actuando a modo de amortiguación

- Permite al bebé moverse con facilidad en el interior del útero, favoreciendo el desarrollo de músculos y articulaciones

- Le ayuda a regular la temperatura corporal

- Aporta al feto sales y minerales

- Durante el parto favorece la dilatación del cuello

- Ayuda a la colocación del feto en el canal del parto

- Cuando se rompen las membranas y se expulsa, contribuye a lubricar el canal del parto

 

Anomalías en el líquido amniótico


Tener demasiado o insuficiente líquido amniótico puede ser perjudicial para el buen desarrollo del embarazo, poniendo en riesgo la salud del feto.

- Hidramnios: si el líquido amniótico no se renueva, es decir, no se absorbe, puede llegar a acumularse una cantidad excesiva produciendo lo que se conoce como hidramnios o polihidramnios. Esta afección de medicina, si es leve, no tiene por qué causar problemas, pero si es grave (el doble de lo correspondiente a la edad gestacional), podría estar indicando alguna complicación en el desarrollo del bebé (anomalías en el cerebro o en la columna vertebral, problemas genéticos, obstrucción del aparato respiratorio, etc.). También es frecuente en mujeres que padecen diabetes gestacional o en embarazos gemelares.

- Oligoamnios: en este caso el líquido es escaso respecto a lo que sería normal según la semana de gestación. Aunque las causas que provocan esta disminución no son del todo conocidas, esta complicación suele estar asociada a alguna malformación o anomalía fetal, especialmente en el aparato urinario.
 

¿Y si el líquido amniótico es de otro color?


Cuando se rompe la bolsa de aguas, es importante fijarse en el color del líquido. Como hemos dicho, en condiciones normales es amarillento o transparente. Si es tu caso, debes ir al hospital, pero sin prisa, puedes darte una ducha y preparar las cosas, anotando la hora en que rompiste aguas.

Pero si es de color verdoso, debes ir corriendo al hospital ya que eso implica que tu bebé ha expulsado el meconio dentro del útero, señal de sufrimiento fetal y una condición muy seria.

Si es de color rosado indica una hemorragia reciente que puede deberse a las contracciones previas que han modificado el cuello uterino. Si no sangras mucho, debes ir al hospital, pero no te preocupes ya que lo normal es que no sea nada grave. Pero si la hemorragia es intensa yy de color roja brillante, acude a urgencias rápidamente.


Fuentes:

CAMPANA, Sabrina G.; CHAVEZ, Juliana Helena; HAAS, Patrícia. Diagnóstico laboratorial do líquido amniótico. Jornal Brasileiro de Patologia e Medicina Laboratorial. Vol 39. 3 ed; 215-218, 2003

Burton GJ, Sibley CP, Jauniaux ERM. Placental anatomy and physiology. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 1.

Fecha de actualización: 11-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×