Dolor del ligamento redondo del útero

Dolor del ligamento redondo del útero
comparte

Debido a los cambios del organismo durante la gestación y al crecimiento del útero, es muy habitual que desde la semana 16 se sufra de vez en cuando un fuerte dolor en la parte baja del abdomen y la ingle debido a la contracción o estiramiento del ligamento redondo del útero

El ligamento redondo del útero es un músculo que sale de las trompas rodeando al útero y que lo conecta con la ingle a través del canal inguinal llegando a los labios mayores. Ahí, las fibras del ligamento se mezclan con el tejido del pubis. Estos ligamentos se contraen y relajan como cualquier músculo cuanto se te levantas, te ríes o estornudas.

 

Su función es mantener el útero en suspensión dentro del abdomen y conservarlo en su posición normal, ligeramente inclinado hacia delante.

 

Durante el embarazo, el ligamento redondo se estira y adelgaza para sostener el crecimiento del útero. Esta elasticidad se debe al aumento durante estos meses la progesterona y la relaxina, que relajan las articulaciones y ligamentos para favorecer el parto.

 

Sin embargo, esto puede causar que ciertos movimientos o posturas provoquen una contracción rápida del ligamento, causando un dolor agudo y fuerte en la pelvis, que puede extenderse por la ingle.

 

El dolor suele aparecer al andar, levantarse después de un buen rato sentada, toser, reír, estornudar, hacer ejercicios, etc. Puede sentirse en ambos lados o solo en uno. Generalmente el dolor dura solo unos segundos y desparece solo.

 

Es bastante habitual, aparece hasta en un 70% de las embarazadas, aunque no todas lo notan con la misma frecuencia ni gravedad. Surge a partir de la semana 16.

 

¿Qué hacer?

 

El dolor el ligamento redondo no requiere ningún tipo de tratamiento ya que es una molestia normal en la gestación. No obstante, sí que hay ciertas medidas que puedes adoptar para prevenirlo:

 

- Realiza ejercicio suave y  moderado regular para tonificar tus músculos: nadar, andar…

 

- Evita las posturas incorrectas tanto de pie, como sentada, al agacharte o al realizar tareas de la casa. Evita, por ejemplo, las piernas cruzadas cuando estés sentada

 

- No uses zapatos con mucho tacón para evitar que se curve tu espalda en exceso

 

- Si el dolor aparece tras un día muy ajetreado, intenta llevar una vida más tranquila

 

- Al levantarte o cambiar de posición, hazlo despacio para que los ligamentos se estiren poco a poco

 

- Si te molesta al estornudar, toser o reír, dobla ligeramente tu cuerpo hacia delante al hacerlo

 

- Ciertos ejercicios de estiramiento te pueden ayudar con los dolores constantes, consulta a tu médico

 

- Puedes darte un baño de agua tibia para calmar el dolor tras un día intenso

 

- Si te molesta también al dormir, acuéstate de lado con una almohada entre las piernas

 

- Evita cargar peso

 

- Usa una faja de soporte para embarazadas

 

Foto: Freedigitalphotos.net


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×