Embarazo: Qué comer para evitar molestias

Embarazo: Qué comer para evitar molestias
comparte

Mantener una dieta equilibrada, además de servir para conservar un peso saludable a lo largo del embarazo, ayuda a reducir el malestar de los trastornos típicos de la etapa gestacional.

No te puedes perder ...

Consejos para recuperar la figura después del parto

Consejos para recuperar la figura después del parto

El embarazo es una experiencia maravillosa en la vida de una mujer, pero es un periodo en el que su cuerpo experimenta grandes cambios y un enorme desgaste, especialmente, después del nacimiento del bebé. Por este motivo, una de las mayores preocupaciones para las mamás es recuperar su figura cuanto antes, ya que lo más habitual tras el parto es quedarse con algunos kilos de más, notar el vientre más flácido e hinchado, la cadera más ancha, etc.

Los mareos matutinos se reducen con la ingesta moderada de líquidos, sobre todo de zumo de frutas fresco. Desayunar a base de fruta también reduce la sensación de los mareos durante el día. Además de zumos y compotas toma helados de frutas, frutas y verduras crudas en pequeñas cantidades pero en repetidas ocasiones. Si comes galletas saladas durante la mañana (mejor antes de levantarte de la cama) reducirás el nivel de acidez estomacal.

Igualmente se debe evitar oler y ver alimentos que desagraden o produzcan asco y tratar de no tener el estómago vacío durante muchas horas, por lo tanto es conveniente fraccionar los menús y hacer muchas comidas a lo largo del día pero ligeras.


Cuando se presenta estreñimiento, habitual en el embarazo por el efecto de las hormonas que hacen lento el tránsito intestinal, se sugiere utilizar alimentos ricos en fibra, como el salvado o grano de trigo, verduras, frutas frescas, legumbres, nueces y semillas. La falta de líquidos entorpece el efecto de estas fibras  sugeridas, por lo que se aconseja además beber mucha agua o zumo con pulpa de fruta.

Realizar ejercicio estimula la motilidad del intestino y la linaza en infusión mejora el tránsito intestinal. Con estas medidas se reducirán también las flatulencias del embarazo.


La acidez estomacal es otra molestia frecuente durante el embarazo, especialmente a medida que los meses avanzan. El ardor y los reflujos gástricos son debidos, entre otros, al incremento de peso, a la relajación de los músculos del aparato digestivo y a la acción de las hormonas que provocan digestiones más lentas. Además la ingesta mayor de grasa y carbohidratos, las prisas al comer o cenar y acostarse de inmediato pueden favorecer la aparición de acidez de estómago. En estos casos, debe evitarse tumbarse tras las comidas, las comidas picantes o grasas, los cítricos, los cereales integrales, etc. Se sugiere también practicar yoga para embarazadas y ejercicios de relajación. Es importante recordar que la ropa ajustada, por efecto mecánico, incrementa la acidez.


El cansancio tarde o temprano se hará presente como parte fisiológica de la gestación. Éste se puede ser especialmente importante tras la ingesta de azúcares. Una dieta rica en proteínas reduce este efecto.
 

Si sufres calambres, es fundamental aumentar los alimentos ricos en minerales como calcio, magnesio, potasio… Y no olvidar hacer ejercicio regularmente y masajear las zonas más susceptibles de padecerlos con frecuencia.


Te puede interesar:
Hay algunas parejas que exploran la idea de combinar nombres de niñas. Esta práctica tiene como ventaja que hace que el nombre resulte original pero, por contra, puede que el resultado no sea muy afortunado y no guste a todo el mundo.


Fecha de actualización: 13-03-2013

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>