×
  • Buscar
Publicidad

Embarazo con dolor en la pelvis

Embarazo con dolor en la pelvis

Durante el embarazo, generalmente en las semanas finales, una puede sentir molestias o dolor en la pelvis, en la zona de la ingle o el pubis.

Publicidad

Índice

Esta dolencia, también llamada disfunción de la sínfisis púbica o pubalgia, suele desaparecer días después del parto, pero en los últimos meses puede dificultar la marcha de la futura mamá e incluso impedir una vida normal.

 

¿Por qué se produce?

Las que lo han padecido lo describen como un dolor en la zona pélvica que puede concentrarse en una nalga o bajar por la pierna, por lo que a veces se confunde con una ciática. Si bien, se agudiza con ciertas actividades cotidianas como andar o subir escaleras.

Este dolor se produce por la propia la estructura de la pelvis. La cadera está formada por el sacro y los huesos iliacos. Estos están unidos en la parte delantera por la articulación púbica de la sínfisis y en la trasera por las articulaciones sacroilíacas. Las articulaciones están estabilizadas por ligamentos que tienen poca movilidad en situaciones normales, si bien, durante el embarazo, adquieren flexibilidad, se ablandan y se estiran con más facilidad (para prepararse para el parto)  y por lo tanto el movimiento de las caderas será mayor. Lo que provoca cierta inestabilidad al andar. En ocasiones una cadera puede llegar a tener más movimiento que otra, produciendo desequilibrio y estrés y como resultado de esto, inflamación y dolor.

También se produce debido a factores hormonales. Durante el embarazo se liberan sustancias como la relaxina, que relaja los ligamentos y articulaciones con el fin de facilitar el futuro parto.

Este dolor suele ser más común en el tercer trimestre, aunque en algunos casos puede aparecer desde el primer trimestre. Además, el dolor originado por la disfunción de sínfisis púbica puede prolongarse varios meses después del parto (en algunos casos hasta un año). Este dolor puede ser simplemente molesto o ser inhabilitante.


¿Qué hacer?

No te puedes perder ...

Útero en retroversión y embarazo

Útero en retroversión y embarazo

El útero en retroversión o invertido, conocido también como retroversión uterina, implica que el útero está colocado hacia atrás, hacia la espalda, en lugar de hacia el frente como ocurre en la mayoría de las mujeres. Esta alteración normalmente no impide que la mujer quede embarazada, aunque sí aumenta las posibilidades de desarrollar endometriosis, enfermedad que afecta a la fertilidad de la mujer.

Y tambien:

La mejor manera de no padecer esta molestia es prevenir. Durante la gestación procura mantener las piernas juntas cuando te levantes de la cama, al entrar o salir del coche, etc. Duerme de lado con una almohada entre las piernas, lleva zapatos cómodos, yevita el sobre esfuerzo físico.

Si ya sientes dolores, puedes realizar algunos ejercicios específicos que te aliviarán la zona. Alterna baños de agua fría y caliente. Y si el dolor fuera muy agudo, consulta a tu ginecólogo quien podría recomendarte fisioterapia o un cinturón de soporte pélvico.

Intenta descansar la mayor cantidad de tiempo posible, pidiendo ayuda o delegando tareas a otras personas. Además, evita realizar esfuerzos y actividades que notes que aumentan tu dolor. También es importante que evites cargar, levantar o empujar cosas muy pesadas. Cuida tu postura cuando estés sentada, no cruces las piernas y mantén la espalda lo más recta posible, recuerda utilizar el respaldo de la silla, está ahí para algo.

Además de la disfunción de la sínfisis púbica también sobre las últimas semanas puedes tener una sensación de hipersensibilidad, molestia o pesadez en la zona de la pelvis. La causa más frecuente es la presión que ejerce el bebé al prepararse para salir. Al encajarse en las caderas en los días previos al parto, empuja los órganos y los huesos de la zona, ejerciendo presión sobre la vejiga, el recto, etc. Y provocando dolor o sensación de pesadez.

Se debe estar alerta porque esta sensación antes de la semana 37, puede ser síntoma de parto pretérmino.

En estos casos conviene descansar con los pies elevados y practicar los ejercicios de Kegel.


¿Qué otras posibles causas puede tener el dolor pélvico?

Aunque el dolor pélvico es una dolencia común del embarazo, en ocasiones es un síntoma de alguna complicación o problema que puede presentar durante la gestación. Entre las posibles causas de dolor pélvico en el embarazo se encuentran:

- Embarazo ectópico: si el dolor pélvico o abdominal se produce de manera intensa durante las primeras semanas de embarazo, podría ser un signo de un embarazo ectópico o extrauterino, que es cuando el embarazo se desarrolla fuera del útero (normalmente en las trompas de Falopio).

Aunque es algo raro (sucede solo en el 2% de los embarazos), es importante acudir al médico para una revisión, esto puede supone un grave riesgo de salud para la madre.

- Infección urinaria: las infecciones en vías urinarias es la infección más frecuente durante el embarazo, ya que entre el 4 y el 10% de las mujeres gestantes la padecen. Existen varios tipos de infecciones urinarias, pero la más común es la llamada cistitis o infección de la vejiga.

La infección de orina tiene otros síntomas como dolor, molestia y ardor al orinar, así como orina turbia o con mal olor y necesidad muy frecuente o incontrolable por orinar, incluso cuando hay poca orina en la vejiga. Ante el primer síntoma de una posible infección de orina, debes llamar o acudir a tu médico para que te hagan los análisis necesarios y receten el tratamiento adecuado. Ten en cuenta de que este tipo de infección aumenta la posibilidad de tener un parto prematuro.

- Miomas: los miomas uterinos, fibromas o fibroides, son masas no cancerosas que se presentan en el útero y pueden causar dolor y sangrado, así como complicaciones en el embarazo.

Normalmente estos se detectan antes del embarazo y, en la mayoría de los casos, no afectan a la gestación. Se debe consultar con tu médico ya que estros fibromas pueden aumentar de tamaño durante la gestación debido al mayor flujo sanguíneo, pudiendo llegar a provocar dolores o presión.

- Ciática: la ciática es un dolor en la espalda baja que en la mayoría de los casos aparece durante el segundo trimestre del embarazo y persiste durante el tercero. Alrededor del 30% de las mujeres embarazadas padece ciática. Esta se produce al inflamarse el nervio ciático, que comienza en la pelvis y continúa bajando por la parte trasera de los muslos y se ramifica detrás de las rodillas, llegando hasta los pies.


Fuentes:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

West, Zita (2007), El cuidado del bebé antes del nacimiento. Ed. Pearson Alhambra.

 

Fecha de actualización: 09-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.