×
  • Buscar
Publicidad

¿En qué semana se encaja el bebé?

¿En qué semana se encaja el bebé?

Se dice que el bebé se encaja cuando su cabeza se desplaza hacia la zona pélvica, preparándose para nacer. Este movimiento, también llamado aligeramiento, sucede en cualquier momento entre las últimas semanas de embarazo y el momento del parto.

Publicidad

Indice


¿Cuándo se tiene que encajar el bebé?

El encaramiento del bebé es un paso fundamental para que el parto se desarrolle de manera adecuada.

En las semanas finales de la gestación, la matrona hace un seguimiento de la posición del bebé palpando la tripa de la madre para determinar si la cabeza ya se ha colocado en el canal de nacimiento. El grado de colocación de bebé se mide en quintas partes. Cuando solo dos quintas partes de la cabeza del bebé están por encima del hueso pélvico, se dice que el bebé ya está en posición.

Los médicos consideran que el bebé se ha encajado cuando la parte más ancha de su cabeza ya ha pasado por el estrecho superior de la pelvis. Generalmente el bebé desciende entre la semana 32 y la 36, pero también puede ocurrir un día antes del parto o en el transcurso de éste. El encajamiento del bebé depende de varios factores, entre otros de la forma de la pelvis de la madre o del tamaño del bebé, también de la movilidad de la mujer, si hace ejercicio habitualmente o permanece mucho tiempo sentada, si es primípara, etc.

En mujeres que ya han tenido otros embarazos, las paredes del útero suelen estar más distendidas, y el bebé tiene más espacio para moverse.  El aligeramiento en segundos o terceros partos normalmente sucede durante el parto.

No te puedes perder ...

¿En qué semana se encaja el bebé?

¿En qué semana se encaja el bebé?

Se dice que el bebé se encaja cuando su cabeza se desplaza hacia la zona pélvica, preparándose para nacer. Este movimiento, también llamado aligeramiento, sucede en cualquier momento entre las últimas semanas de embarazo y el momento del parto.

Y tambien:

 

Síntomas de que el bebé se ha encajado

A medida que se acerca la fecha probable del parto la madre suele sentirse diferente. También su abdomen tiene una apariencia distinta: el bebé ha descendido hacia el canal del parto. En este momento una se siente más ligera, más cómoda, le resulta más sencillo respirar porque el útero no empuja el diafragma y los pulmones tienen más espacio para expandirse, también nota cómo desaparece la presión en las costillas. 

Sin embargo, como el bebé se ha desplazado hacia abajo, la presión ahora se sentirá en la vejiga y debido a esto se puede tener más ganas de orinar. También se resentirá más la pelvis y el perineo, especialmente al permanecer de pie.

La tripa cambia de posición y forma, está más baja y ligeramente inclinada hacia delante, incluso puede parecer más pequeña.


Presentaciones del bebé

La presentación del bebé es la manera en la que el bebé se encaja y, por lo tanto, cómo vendrá al mundo.

Puede ser la misma embarazada la que note la posición del bebé cuando este se encaje. Si el bebé viene de cabeza puedes notar las patadas (los movimientos del bebé) en la parte de arriba del útero. Si el bebé está de nalgas, puedes notarlo bajo las costillas.

Esencialmente las posturas en las que puede venir a un bebé al mundo son las siguientes:

- Occipito anterior: es la que tienen la mayoría de los bebés, encajados con la cabeza hacia abajo y la columna vertebral hacia la pared abdominal de la madre, ligeramente inclinada.

- Occipito posterior: consiste en que el niño tiene la columna vertebral al lado de la columna de la madre y las extremidades hacia su pared abdominal. Por lo tanto, no está en una postura adecuada para adaptarse a la curva del canal de parto, con lo que el nacimiento puede prolongarse.

- Podálica o de nalgas: es cuando el bebé tiene sus nalgas sobre el cerviz y las piernas flexionadas. En muchos hospitales esta posición se considera un motivo suficiente para practicar una cesárea a la hora del parto, especialmente si la madre es primeriza.


¿Por qué mi bebé no se ha encajado en el canal de parto?

Que el bebé se encaje pronto no significa que el parto se vaya adelantar. Sin embargo, sí que hay factores que influyen para retrasar ese momento. Hay bebés que no consiguen encajarse por alguna de estas razones:

- Que la embarazada pase la mayor parte del día sentada o en posición horizontal. En esta postura, lo normal es que el bebé se encuentre apoyando la espalda contra la pelvis, lo que dificulta que consiga buscar la postura adecuada para encajar en el canal de parto. De ahí sale la recomendación de caminar mucho en el último mes de embarazo.

- Cuando la embarazada ha tenido más hijos antes. Esto ocurre porque los músculos del abdomen son más flácidos, lo que permite que el bebé mueva más y tarde en encajarse en el canal de parto.

- El bebé es muy grande. En estos casos el bebé suele encajarse en el momento del parto, con la ayuda de las contracciones.

- Si la pelvis de la embarazada es demasiado estrecha. Esto puede hacer que el paso del bebé hacia el canal de parto sea más difícil.


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Fecha de actualización: 10-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.