×
  • Buscar
Publicidad

Fecha probable del parto

Fecha probable del parto

Cuando una mujer descubre que está embarazada la pregunta "¿cuándo daré a luz?" es probablemente una de las primeras que se haga.

Publicidad

Índice

 

¿Cómo puedo calcula mi fecha probable de parto?

Lo habitual es coger un calendario y contar 9 meses desde la fecha de concepción; sin embargo, es difícil conocer cuál es este día exacto desde el cual hacer el cálculo. ¿Por qué? Porque la fecha de concepción coincide con la ovulación, y pocas mujeres conocen cuando es el día en que ovulan. A pesar de saber con exactitud cuándo se produjo el coito, hay que tener en cuenta que la vida de un óvulo es de tan solo un día (24h) pero el espermatozoide puede sobrevivir más tiempo dentro del cuerpo de la mujer (de 3 a 5 días), lo que significa que la concepción ha podido producirse los días posteriores a la relación sexual.

Ahora bien, como casi todas las mujeres conocen el día de su última menstruación, se utiliza este dato, más objetivo, como punto de partida para contar la edad gestacional.

Ante la imposibilidad de conocer con precisión el día de la concepción y la duración fija del embarazo, los ginecólogos suelen echar mano de un calendario en forma de rueda, si no lo hacen con una aplicación informática, que suma 280 días al primer día de la última regla de la gestante (FUR).

Estos cálculos suelen basarse en la regla de Naegele. Este obstetra fijó la duración media del embarazo en 38 semanas (266 días) desde la fecha de fertilización; así que teniendo en cuenta que la ovulación se produce aproximadamente 15 días después de la menstruación, la fecha prevista para el parto, se marca en 40-41 semanas (280-287 días) después de la FUR. Por esta razón se suele decir, tras dos semanas de la concepción, que la gestante está de 4 semanas de embarazo o amenorrea (ausencia de reglas).

Pero aunque, según Naegele, son necesarias 38 semanas para gestar a un bebé, este dato es meramente estadístico, y en un embarazo suelen entrar en juego otros factores. Lo más frecuente es que el bebé nazca cerca de la fecha prevista, pero solo un 6% lo hace justo el día fijado de parto, otros muchos se adelantan y otros se retrasan. La experiencia dice que:

- Entre el 50 y el 60% de los bebés nacen en los días próximos a la fecha prevista.

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Entre el 20 y el 25% de las mujeres dan a luz 15 días antes.

- Entre el 20 y el 25% lo hacen 8 días después de dicha fecha.

A nivel orientativo, puedes utilizar la calculadora de fecha de parto que ha desarrollado TodoPapás pulsando aqui.

¿Se puede saber la fecha probable de parto en una ecografía?

Durante el examen de ecografía el obstetra puede indicar la fecha prevista de parto corregida, que se refiere a la edad gestacional exacta (normalmente es 1 o 2 semanas después del día que se calculó por la fecha de la última menstruación), porque puede ocurrir que la mujer realmente estaba menstruando esos días y no estaba embarazada.

El médico puede saber la edad gestacional del bebé al observar ciertos parámetros de su crecimiento, ya que existe una tabla que sirve para indicar cuáles son las características y cuál es el tamaño que el bebé debe presentar en cada semana de gestación.

Esta es la fecha más exacta para calcular el día del nacimiento del bebé, pero cuando optas por un parto normal, la fecha puede seguir variando un poco ya que, como hemos dicho, es el propio bebé el que decide el momento de su nacimiento. Esta es la razón por la que estas fechas sólo sirven como un parámetro, porque el bebé puede nacer en cualquier momento a partir de las 37 semanas (antes es considerado prematuro) y hasta las 41 semanas del embarazo sin que haya ningún problema.

Sin embargo, los médicos pueden solicitar por seguridad 1 consulta semanal a partir de las 36 semanas y pedirte que anotes cuántas veces al día notas a tu bebé. Esto es para detectar si hay algo extraño y que acudas de inmediato al hospital.

¿Qué ocurre si me he pasado la fecha probable de parto?

Muchas mujeres que se pasan de las 40 semanas de embarazo no tienen en realidad un embarazo prolongado. Más bien, su fecha probable de parto simplemente no se ha calculado correctamente.

Si has llegado a las 42 semanas de embarazo y no has dado a luz, hay mayores riesgos para tu salud y la de tu bebé. La placenta cuando se pasa la fecha prevista de parto puede llegar a no trabajar como debería hacerlo. Esto puede hacer que disminuya la cantidad de oxígeno y de nutrientes que el bebé recibe de ti. El resultado de esto puede ser que:

- El bebé no crezca tan bien como antes.

- Se pueden dar signos de sufrimiento fetal. Esto significa que la frecuencia cardíaca del bebé no reacciona normalmente.

- Puedes tener dificultades durante el parto.

- Hay mayor probabilidad de muerte fetal, aunque esta es infrecuente. La probabilidad de muerte fetal comienza a aumentar al máximo después de las 42 semanas de gestación.

- Si el bebé crece demasiado, puede ser más difícil que consigas tener un parto por vía vaginal. Lo más probable es que necesites dar a luz por cesárea.

Antes de que tu embarazo llegue a las 41 semanas, tu proveedor médico no hará nada a menos que haya problemas.

Si llegas a las 41 semanas de embarazo, tu proveedor te hará una serie de exámenes para evaluar al bebé (cardiotocografía en reposo y una ecografía o ultrasonido).

Si tu bebé está bien, tu médico puede decidir esperar hasta que entres en trabajo de parto por tu cuenta, pero si el bebé está teniendo problemas tendréis que decidir entre los dos si es necesario inducir el parto.

Si tienes más de 40 años, puede que tu médico te recomiende inducir el parto a las 39 semanas.


Te puede interesar:

El calendario de parto te permite prever cuándo se sale de cuentas aproximadamente y así prepararte adecuadamente para el nacimiento de tu bebé.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.