¿En qué semana un bebé ya no es prematuro?

¿En qué semana un bebé ya no es prematuro?
comparte

Aunque un embarazo dura oficialmente 40 semanas o 280 días, se considera que un bebé está a término, y por lo tanto ya no es prematuro, a partir de la semana 37. Es decir, si tu bebé nace 3 semanas antes de la fecha de parto ya no será considerado prematuro.

El embarazo dura unos 9 meses, que se traduce en 280 días contados desde la fecha de la última regla o FUR o 40 semanas desde ese mismo momento. Es decir, cuando te quedas embarazada y vas al ginecólogo a la primera revisión, de los primero que hará que médico será preguntarte cuándo fue la fecha de tu última regla para calcular la Fecha Probable de Parto (FPP), una fecha estimada de cuándo se producirá el nacimiento. Sin embargo, estas fechas son estimadas ya que no es posible saber con exactitud el minuto en el que se produjo la concepción y posterior implantación del cigoto en el útero, por eso se toma como referencia la fecha de la última regla ya que esta sí se conoce con exactitud.


Por otra parte, las gestaciones duran unas 40 semanas, pero no tiene por qué ser exactamente ese número. De hecho, pocos son los bebés que nacen justo en su fecha de parto estimada, la mayoría nace en las dos semanas previas o la semana posterior, es decir, en una ventana que va desde la semana 38 hasta la 41. Y esto se considera totalmente normal y no implica ningún problema para el bebé ya que desde la semana 37 se considera que un bebé está totalmente formado y listo para nacer. Es decir, es un bebé “a término”, frente a los bebés que nacen antes de la semana 37 que son considerados prematuros. No obstante, no todos los bebés prematuros son iguales ni tienen las mismas características, depende mucho de la edad gestacional con la que nazcan:

¿En qué piensa un bebé?

¿En qué piensa un bebé?

Hasta que los niños son capaces de hablar correctamente y expresar de esa forma sus pensamientos, sentimientos y emociones, todos los padres se preguntan en qué pensarán sus bebés cuando están absortos, cuando miran fijamente algo, cuando sonríen sin motivo aparente…


- prematuros extremos (menos de 28 semanas)

- muy prematuros (28 a 32 semanas)

- prematuros moderados a tardíos (32 a 37 semanas)


De hecho, los bebés nacidos en la semana 36 a veces no se consideran tampoco prematuros, sobre todo si nacen cerca de cumplir las 37 semanas de gestación ya que puede que la concepción se hubiera producido antes y que realmente el bebé sí tengas las 37 semanas de gestación cumplidas. Pero, como veíamos, cualquier bebé nacido antes de esa semana es prematuro, aunque los médicos valoran mucho la clasificación y la edad gestacional a la hora de establecer los cuidados para el bebé.


Consecuencias de nacer antes de tiempo


Cada año nacen en el mundo unos 15 millones de bebés prematuros, es decir, más de uno en 10 nacimientos. En torno a un millón de ellos mueren por complicaciones en el parto, pero esta cifra varía enormemente de unos países a otros ya que estos bebés necesitan unos cuidados especiales para poder salir adelante ya que muchos de ellos no pueden respirar, regular su temperatura, comer o tienen otro tipo de problemas o enfermedades derivadas de su nacimiento prematuro. En países como España son muchos los que salen adelante sin apenas secuelas, especialmente los nacidos con más de 28 semanas de gestación.


El peso al nacer y el hecho de haber podido parar el parto lo suficiente como para introducir surfactante al bebé antes de nacer y que así sus pulmones puedan funcionar mejor es clave para la supervivencia de estos pequeños bebés.


Muchos de ellos desarrollan pequeños problemas que se resuelven a medida que crecen y maduran, pero otros tendrán que vivir con alguna discapacidad de por vida, especialmente problemas relacionados con el aprendizaje, la visión y el oído.


No obstante, como decíamos, todo esto depende de la edad gestacional, el peso al nacer, el estado de salud del bebé, los cuidados que se le otorguen desde el primer momento de vida… Es importante, si te pones de parto antes de tiempo, que acudas a un hospital donde cuenten con una buena unidad de prematuros para que tu bebé tenga los mejores cuidados posibles y se eviten estas secuelas de por vida.


¿Cómo cuidar a un bebé prematuro?


Los primeros cuidados dependen del estado del bebé. Si no puede respirar por sí solo necesitará oxígeno y estar conectado constantemente a una máquina que controle sus funciones vitales. Este tipo de bebés prematuros suelen permanecer en una incubadora hasta que pueden respirar por sí solos.


Además, desde hace años se ha demostrado que el mejor cuidado para un prematuro es el contacto piel con piel con sus papás. Ellos le ayudan a regular su temperatura y sus funciones vitales, haciendo que salgan adelante, por lo que lo habitual es dejar que los papás tengan a sus niños en brazos todo el tiempo posible desde que esto se pueda hacer.


Asimismo, la mejor alimentación es la leche materna, por eso se intenta que la mamá dé su leche a su bebé, directamente si puede succionar o con biberón o cuchara especial si no puede hacer este movimiento. Y, si por el motivo que sea la mamá no tiene leche, se recomienda acudir a los bancos de donación de leche ya que la leche materna fortalece su sistema inmunológico evitando infecciones, uno de los grandes problemas de los prematuros, y fortaleciendo su crecimiento. 


Si tu bebé nace antes de tiempo deberás prepararte adecuadamente para ayudarle todo lo posible y que así sobreviva sin complicaciones ni secuelas. Confía en tu equipo médico y verás cómo todo va bien.


Fuente:

Organización Mundial de la Salud: http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/preterm-birth

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×