×
  • Buscar
Publicidad

Amamantar prematuros

Amamantar prematuros

Amamantar con leche materna a un recién nacido prematuro, aunque un poco más complejo que en los bebés nacidos a término, resulta la opción más beneficiosa y recomendable. Sabemos que toda mujer cuando da a luz tiene la capacidad de amantar a su bebé. La leche, o el calostro en las primeras horas, no tardará en aparecer tras el nacimiento, sin embargo un parto excepcional como una cesárea o un parto prétérmino pueden retrasar la llegada de la leche. Aunque en ningún caso será imposible dar el pecho al bebé.

Publicidad

Indice

 

¿Cómo conseguir una lactancia exitosa tras un parto prematuro?

Conviene saber que el pecho está preparado para producir leche ya en el embarazo. Aproximadamente alrededor de los cinco o seis meses, las glándulas mamarias comienzan la producción láctea. En las primeras horas después del parto los senos empezarán a producir calostro y varios días después, se fabricará la llamada leche madura que alimentará al bebé hasta que deje de mamar.

No te puedes perder ...

Bebés prematuros y gatos, ¿buena combinación?

Bebés prematuros y gatos, ¿buena combinación?

Los bebés prematuros requieren unos cuidados especiales, tanto en el hospital mientras permanecen allí, como en casa cuando les dan el alta. Sin embargo, no hay ningún problema en que haya mascotas en casa (ya sean perros o gatos), no son perjudiciales para los bebés prematuros aunque su salud sea un poco más delicada.

Y tambien:

Durante la gestación las mamas inician una transformación evidente: aumentan su tamaño, el pezón se oscurece y crece, los tubérculos de Montgomery (los granitos de la areola que expulsan una sustancia que limpia y lubrica el pezón) se agrandan y en el interior del organismo, las hormonas se ocupan de estimular el complejo sistema que hace posible la lactancia.

Por lo tanto, aunque el parto se adelante unas semanas, el pecho ya tiene la capacidad de secretar leche desde mucho tiempo atrás.

El problema principal en los casos de partos prematuros es la condición del recién nacido. Estos bebés, al ser más débiles y no haber alcanzado un desarrollo igual al de los bebés a término, no tienen la capacidad, la fuerza o la destreza para succionar eficazmente y extraer y asegurar la producción láctea.

Además, su estancia en incubadoras dificulta el contacto con el pecho de su madre.

 

¿Cómo conseguir la lactancia materna en estos casos?

Ahora bien, estas dificultades no tienen por qué ser óbice para proporcionar a tu bebé el mejor alimento que puede recibir: tu leche.

Tenemos la certeza de que la leche materna varía en cantidad y composición a lo largo del día y de la edad del niño, en función de sus necesidades. Pero además, según diferentes estudios científicos, también lo hace si la mujer da a luz antes de tiempo. La leche que segrega la madre de un recién nacido pretérmino es distinta de la de aquella que da a luz pasadas las 37 semanas. La leche prematura contiene más proteínas, grasas, inmunoglobulinas, calorías, vitaminas, calcio, cobre, zinc, etc. Así, un vez más la leche materna se adapta a las necesidades particulares y especiales de cada bebé. Por ello resulta tan importante el esfuerzo y el empeño en lograr el éxito en la lactancia con bebés prematuros.

 

Consejos para una lactancia exitosa

- Sácate leche inmediatamente después del parto, tan pronto como te sientas físicamente capaz. La extracción estimulará la producción láctea, especialmente de calostro, más importante que nunca en los bebés prematuros por su vulnerabilidad. 

- Es preferible que te extraigas frecuentemente (entre 8 y 10 veces al día) pero poca cantidad cada vez.

- Recuerda, a la hora de conservar la leche extraída, que los bebés prematuros comen muy poquito en cada toma, así que a la hora de almacenarla y congelarla, hazlo en pequeñas cantidades, para evitar desechar la que no tome.

- Lo ideal es que el bebé se alimente directamente del pecho lo antes posible. Aunque cada vez son más los hospitales que, por sus innumerables y demostrados beneficios, permiten sacar al bebé de la incubadora para favorecer el contacto piel con piel de madre e hijo, no todos tienen esta política. Infórmate sobre el Método Madre Canguro y pregunta en tu centro.

- Asimismo es aconsejable poner al bebé al pecho en cuanto lo permita su estado. Con el fin de favorecer la transición de la sonda al pecho, evita el uso de biberones y tetinas artificiales, que pueden confundir al pequeño y dificultar la correcta succión.

 

Postura idónea para dar de mamar

Al llegar a casa, los cuidados para con un bebé prematuro serán prácticamente los mismos que con otro bebé, si bien es cierto que precisarán de una vigilancia especial, sobre todo en lo que se refiere a su alimentación y desarrollo.

La situación particular de estos bebés puede obligarte, a la hora de dar el pecho, a adoptar posturas distintas a las que se emplean normalmente. Estos consejos pueden ayudarte:

Coloca al bebé en tu antebrazo con su cabecita apoyada en el pliegue del codo. Con la mano de ese mismo brazo sostenle el culito.

- Sujétale contra tu pecho evitando que tu cuerpo recaiga sobre él.

- Si la succión es débil o no consigue prenderse del pecho, tira de su barbilla hacia abajo para colocar el pezón correctamente en su boca.

- Seguramente tendrás que extraerte la leche para estimular la producción, ya que tu pequeño, al principio, puede no ser capaz de hacerlo eficazmente. Emplear la técnica Marmet te ayudará.

- Los bebés prematuros suelen cansarse más si se les cambia frecuentemente de pecho. Evita moverle demasiado.

- Si tienes cualquier problema o duda y quieres seguir dando el pecho a tu bebé puedes consultar a un asesor de lactancia. Infórmate, seguro que hay grupos en tu ciudad.

 

¿Por qué es importante amamantar a los bebés prematuros?

Nacer antes de que se haya terminado la gestación es algo serio. El niño ahora debe hacer en el exterior el desarrollo que debía haber hecho dentro del vientre. La lactancia es una actividad que le aporta numerosos anticuerpos a los neonatos y les supone un alimento muy completo. Los resultados positivos se multiplican en los casos de bebés prematuros que tienen la leche materna como alimento fundamental.

La leche materna protege a los bebés de multitud de enfermedades, en el caso de los neonatos está protección es aún mayor debido a que les protege de numerosas enfermedades intestinales. La lactancia materna también ayuda a prevenir las infecciones a las que estos niños son susceptibles por haber nacido antes de tiempo por lo que ayuda a acortar la estancia de internamiento en el hospital, tanto de la madre como del bebé.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.