Lactancia mixta

Lactancia mixta
comparte

Cuando un niño se alimenta tanto de leche materna como de fórmula artificial decimos que la lactancia es mixta.

Aunque lo más recomendable para el bebé siempre es la leche materna, se dan situaciones en las que puede ser necesario optar por esta modalidad de lactancia que compagina la materna con la artificial.

 

¿Cuándo implantar la lactancia mixta?

 

-          Por deseo de la madre cuando ella decida.

 

-          Por imposibilidad de la madre de darle todas las tomas a su bebé.

 

-          Para suplementar la alimentación del bebé cuando este no coge peso. Esto suele ocurrir en casos muy extremos. (Prematuros, bebés con alguna patología, etc.)

 

¿Cómo hacerlo?

 

Existen dos formas de llevar a cabo la lactancia mixta:

 

-          Alternando tomas. Es decir, una de las tomas será exclusivamente con leche materna y la siguiente solo con biberón. Esta suele ser la forma que utilizan las madres que han de separarse de sus bebés por periodos de tiempo, en el caso por ejemplo de aquellas que se reincorporan al trabajo. Durante la jornada laboral, la persona encargada de cuidar al bebé le ofrecerá el biberón con leche de fórmula y cuando la madre regrese le pondrá al pecho.

Mitos y verdades del posparto

Mitos y verdades del posparto

Tras nueve meses de espera, tu niño ya está contigo… ¿Y ahora qué? La mayoría de mujeres se preparan arduamente para el embarazo y el parto, pero una vez pasa esta etapa, comienza otra también llena de dudas: el posparto.

 

-          Suplementando tomas. En este caso, las tomas son de leche materna y leche artificial simultáneamente. Primero se da al niño pecho y a continuación se complementa la toma con biberón. Esto se emplea con bebés que no consiguen sacar suficiente leche, o que no consiguen engordar por diferentes motivos (normalmente bajo un diagnóstico médico). No debemos confundirlo con aquellos casos en los que “parece que la leche está aguada o no se tiene leche”. Siempre se tiene leche suficiente para el bebé y siempre es de la mejor calidad para este. Los problemas de producción láctea suelen estar relacionados con una mala succión y no con problemas de la madre.

 

Riesgos de la lactancia artificial

 

A pesar de la gran ventaja de esta forma de alimentar al bebé (permite a la madre descansar o separarse del bebé y compartir la lactancia con la pareja), la lactancia mixta, obviando las diferencias de calidad de ambas leches, tiene también un gran inconveniente: Conduce a una lactancia artificial exclusiva y por lo tanto, en la mayoría de los casos, significa el principio del fin de la lactancia materna. Por un lado, la reducción de tetadas provoca una disminución de la producción de leche materna, y por otro, la tetina artificial puede llegar a confundir al bebé, que aprende a succionar de otra forma distinta a como lo hace con el pezón, con lo que tarde o temprano acabará rechazando el pecho. Y poco a poco la leche se irá retirando definitivamente.

 

Para conseguir una lactancia mixta satisfactoria, se aconseja esperar unas semanas antes de introducir el primer biberón, con el fin de que la leche suba y la succión se establezca plenamente. También puede ser útil dar el biberón siguiendo el método Kassing o con otros utensilios que no supongan emplear tetinas (jeringuilla, cucharilla, vasito, etc.).

 

Asimismo para evitar problemas en las mamas (ingurgitaciones, obstrucciones, mastitis…) la retirada de las tomas de pecho debe ser progresiva. Además de este modo, resultará más sencillo volver a la lactancia materna exclusiva si se deseara.
 

 

¿Puedo retomar la lactancia materna exclusiva?

 

Sí se puede. Solo hay que retirar los biberones y sustituir esas tomas de fórmula artificial por tomas al pecho. Así, al aumentarse la demanda se aumentará la producción de leche. ¿Cómo? Primero hay que tener en cuenta la cantidad de biberones que se está dando al bebé, si son muchos conviene sustituirlos gradualmente.

 

También hay que valorar la razón por la cual se está suplementando la alimentación del pequeño. Si existe un problema grave y el bebé no coge peso debemos seguir las indicaciones del pediatra. Si las razones son otras (no hay producción de leche suficiente, la madre está ausente en algunas tomas, está tomando medicación, etc.) no hay motivo para seguir con la lactancia artificial.

 

Si el problema es que no hay leche, basta con poner al bebé con más frecuencia a mamar. Lo único demostrado que aumenta la producción de leche materna es una succión eficaz y el vaciado de la glándula mamaria.

 

Si la situación es simplemente que la mamá debe volver al trabajo o que necesita ausentarse, esta puede extraerse la leche y conservarla congelándola para que en ese tiempo otra persona le de la leche al bebé.

 

Si la madre está bajo un tratamiento farmacológico y por miedo a que pase a la leche ha decidido suspender la lactancia materna y sustituir las tomas por biberón, debe saber que son pocas las sustancias que llegan a la leche y si lo hacen es en cantidades tan pequeñas que no resultan nocivas para el lactante. En cualquiera de los casos siempre será mejor esa leche que la artificial. Si tienes dudas, echa un vistazo aquí.

 

En la mayoría de las ocasiones la suplementación con biberones no es necesaria y la falta de leche sucede por cometer errores con la lactancia natural. La solución no pasa por introducir leche adaptada, sino por mejorar la forma en que mama el bebé.

 

Antes de implementar la lactancia artificial conviene saber que…

 

Es normal que las primeras tomas sean irregulares y muy frecuentes. Los bebés no atienden a horarios, por eso conviene amamantar a demanda. Habrá ocasiones en las que esté mucho tiempo y otras en las que con un par de mamadas se habrá saciado.

 

Los bebés tienen picos de crecimiento en los que repentinamente necesitan comer más. Basta con ponerles al pecho con la frecuencia y el tiempo que demanden. La succión indicará al cuerpo que debe fabricarse más leche, y así lo hará. Si se le ofrece un biberón, nunca fabricará más leche.

 

Que acepte un biberón después de una toma al pecho no significa que tenga más hambre o que necesite fórmula artificial.

 

Es un falso mito la idea de que la leche de fórmula le hará aguantar dormido más tiempo por la noche.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×