Relactación: ¿Puedo volver a amamantar a mi bebé?

Relactación: ¿Puedo volver a amamantar a mi bebé?
comparte

Sí, es posible volver alimentar a tu bebé con leche materna, aunque el niño lleve sin mamar algún tiempo, e incluso si se ha tomado medicación para cortar la subida de la leche.

En ocasiones algunas madres que han suspendido la lactancia o han introducido lactancia artificial en la alimentación del bebé, desean recuperar la lactancia materna exclusiva y se plantean si esto es posible. Bien, aunque no es rápido, y a veces tampoco sencillo, no es imposible.

 

Para conseguir la lactancia exclusiva es necesario que el niño mame de nuevo, con eso se conseguirá producir más leche. Recuerda cómo funciona la subida de la leche: a más succión más producción.

 

También es recomendable, si se ha decidido relactar, contactar con un asesor o asesora de lactancia, que sirva de apoyo y ayuda en los momentos de dudas.

 

Asimismo conviene saber que existen algunos factores que intervienen en el éxito de la relactación o relactancia:

 

-          La edad del niño. Cuanto más pequeño es, más fácil resulta.

 

-          El tiempo que lleva sin mamar. Cuanto menos tiempo haya pasado más sencillo será volver a producir leche.

Violeta Denou

Violeta Denou

Hace ya 30 años que un simpático niño pelirrojo, con jersey a rayas y pantalón de peto se subía a un tren para descubrir el mundo. Iniciaba así la maravillosa aventura de enseñar a leer a los más pequeños. Una aventura que dura ya tres décadas y que ha permitido que varias generaciones hayan crecido junto al archiconocido Teo.

 

 

-          El biberón. En ocasiones el bebé, si está acostumbrado a succionar de la tetina de un biberón, no sabe agarrarse correctamente del pezón, lo que dificulta el proceso de relactación.

 

-          La constancia. La paciencia y la perseverancia son fundamentales para lograr volver a lactar. Por eso se aconseja la ayuda de asesores y expertos en lactancia.
 

 

Cómo hacerlo

 

-          Dejando que el bebé mame con mucha frecuencia, al menos 10 o 12 veces al día. Ofrecerle el pecho siempre que veamos interés por parte del niño y aprovechar a darle de mamar cuando esté somnoliento ya que suele estar más dispuesto a hacerlo.

 

-          Utilizando un extractor de leche cuando el niño no quiera o consiga mamar para estimular la subida. No intentarlo más de 5 o 10 minutos seguidos.

 

-          Favoreciendo el contacto piel con piel

 

-          Retirándole las tetinas (chupetes, biberón…). Si utilizaba biberón para tomar fórmula artificial, puedes sustituirlo por vaso o cuchara jeringuilla, etc.

 

-          Durante todo el proceso debe controlarse el peso del niño y los pañales, para comprobar que come y crece adecuadamente.

 

-          A medida que la producción de leche aumenta se irá reduciendo el suplemento artificial gradualmente. En mujeres que habían suprimido por completo la lactancia la leche abundante podrá tardar en volver más de 2 semanas.
 

 

Relactador

 

A veces puede ser útil el empleo de un suplementador o relactador. Un dispositivo que favorece la producción de leche cuando no hay suficiente, mientras suplementa con leche materna (previamente extraída) o formula al bebé que mama.

 

En el mercado existen marcas que lo comercializan, pero también se puede hacer uno de forma casera. El relactador o sistema de nutrición suplementaria está compuesto por un recipiente donde se almacena la leche y una sonda que comunica este recipiente con la boca del bebé. Para mayor comodidad y eficacia la sonda debe adherirse a lo largo del seno y el orificio colocarse junto al pezón, de manera que el bebé pueda mamar del pecho y siga recibiendo alimento, a la vez que, gracias a la succión, se estimula la subida de leche.
 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×