×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué nacen tantos bebés prematuros?

¿Por qué nacen tantos bebés prematuros?

El parto prematuro se define como el parto ocurrido antes de las 37 semanas de gestación. Por tanto, un bebé que nace en la semana 32, en la semana 34 o en la semana 36 es un bebé prematuro o pretérmino.

Publicidad

Los bebés que nacen de esta manera tienen un alto riesgo de muerte en sus primeros años de vida. Sin embargo, algunas investigaciones como la elaborada en el Hospital Infantil de Cincinnati (Ohio) han demostrado que el control de peso, por ejemplo, es esencial para prevenir este tipo de partos tan complicados. Aunque también serán factores clave el índice de masa corporal y el tiempo transcurrido entre embarazos. Según los expertos, además, estos factores son prevenibles y se pueden tratar con terapias como el consejo clínico, la educación preconceptiva y la nutrición prenatal.

 

Para esta investigación, los expertos evaluaron los nacimientos entre 2006 y 2011 en Ohio (Estados Unidos), que fueron un total de 400.000 bebés. Los datos mostraron que las mujeres con más riesgo son aquellas con un IMC bajo, que no ganan peso suficiente durante la gestación y que el tiempo transcurrido entre embarazos ha sido bastante corto. Asimismo, afirmaron que "estas representan el 25% de los nacimientos prematuros de la muestra a estudio” y que “la ganancia de peso en mujeres obesas aumenta el riesgo de tener un bebé antes de tiempo”.

No te puedes perder ...

Bebés prematuros y lactancia materna

Bebés prematuros y lactancia materna

Muchos bebés nacidos antes de la semana 37 de gestación tienen que permanecer ingresados en las incubadoras debido a que no su desarrollo en el útero materno no se ha completado.  Corren un gran riesgo de contraer enfermedades y otros problemas médicos. Por este motivo, la lactancia materna es esencial para estos bebés prematuros, puesto que a través de ella consiguen los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo.

Y tambien:

 

Y concluyeron, además, que “el 90% de las mujeres de la investigación tenía al menos un factor potencial que la podía llevar a parir antes del final de la gestación. Y un poco más de la mitad comenzó la gestación con un peso normal, pero solo un 32% consiguió ganar el peso recomendado”. Por tanto, lo que está claro es que trabajar sobre estos tres factores de los que hablábamos anteriormente (peso de la madre, índice de masa corporal y tiempo transcurrido entre embarazos) puede influir de manera significativa en los nacimientos prematuros y en la mortalidad infantil.

 

Por su parte, España se sitúa entre los países con mayor tasa de nacimientos prematuros de Europa. De hecho, según un último informe del pasado 2015 de Euro-Peristat, uno de cada trece bebés nacía de manera prematura. Y en nuestro planeta, son 15 millones de bebés que nacen antes de tiempo. La prematuridad es la principal causa de defunción en los niños menores de cinco años.

 

Parto prematuro. Causas principales.

 

Es cierto que en muchos partos prematuros no se pueden determinar exactamente las causas, pero sí hay determinados factores que lo pueden provocar.

 

-Problemas de la madre: infecciones urinarias, enfermedades renales, cardiacas, tiroideas, diabetes, anemias graves.

 

-Estado de la madre: estrés, depresión, maltrato, carencias alimentarias, fumar, consumir alcohol o drogas.

 

-Alteraciones en el embarazo: eclampsia y preeclampsia. La eclampsia es la enfermedad que afecta a la mujer en el embarazo o el puerperio, que se caracteriza por convulsiones seguidas de un estado de coma. Esta suele ir precedida de otras afecciones como la hipertensión arterial, los edemas o la presencia de proteínas en la orina. Por su parte, la preeclampsia se define como la complicación médica del embarazo que se asocia a hipertensión inducida durante este y está asociada a elevados niveles de proteína en la orina (proteinuria).

 

-Alteraciones en el útero: desprendimiento de placenta o placenta previa.

 

-Alteraciones en el feto: malformaciones cardiacas o cromosómicas, infecciones intrauterinas, etc.

 

-Edad de la madre. Está demostrado que las mujeres menores de 17 años tienen más probabilidad de dar a luz a un bebé prematuro que, por ejemplo, las mayores de 35.  

 

-Embarazo múltiple.

 

Parto prematuro. Síntomas principales.

 

Muchos de los síntomas de un parto prematuro también son síntomas propios y naturales de un embarazo normal, es decir, a término (entre la semana 37 y la 42). Sin embargo, lo ideal es que ante cualquier duda o sospecha de parto prematuro debamos acudir inmediatamente al hospital para evitar complicaciones mayores.  

 

-Contracciones.

 

-Presión sobre el pubis, como si el bebé estuviera empujando hacia abajo.

 

-Dolor en la zona lumbar.

 

-Cólicos, como si se tuviera la menstruación.

 

-Dolor en el abdomen con o sin diarrea.

 

-Aumento de las secreciones vaginales.

 

-Sangrado vaginal.

 

-Rotura de bolsa.

 

Una vez nacen, los bebés prematuros deben ser llevados a la Unidad Neonatológica de Cuidados Intensivos o Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN). Allí son puestos en incubadoras con una temperatura y humedad ambiental controladas, ya que en el nacimiento están expuestos a factores ambientales externos y procesos fisiológicos propios que ponen en riesgo la estabilidad térmica del neonato.

 

El manejo debe ser mínimo con el fin de evitar perdida de energía y limitar su exposición a gérmenes. En algunos casos se usa una atmósfera enriquecida de oxígeno, aunque se trata de evitar ya que puede causar efectos secundarios dañinos como la retinopatía por concentraciones altas de oxígeno. Los bebés prematuros pueden ser dados de alta del hospital cuando ya no necesitan los cuidados intensivos constantes que el hospital provee.

 

Pero ¿hasta cuándo están en la UCIN?

 

Como norma general en estos servicios tienen establecido que los bebés permanezcan en ellos hasta cumplir 35 semanas de edad postconcepcional, siempre y cuando el peso y la madurez del pequeño sean suficientes. Y en grandes prematuros, la permanencia media es de tres meses.

 

Durante este periodo los expertos defienden la necesidad de capacitar a los padres y madres desde el principio para que puedan participar en el cuidado directo del bebé prematuro, favoreciendo el contacto con ellos mediante el "Método Madre Canguro (MMC)" y cuando no se pueda, que al menos puedan tocarlos. Este método es una técnica de atención del neonato en situación de bajo peso al nacer y/o que se fundamenta en el contacto piel con piel entre la madre y el bebé.

 

Los expertos aseguran que la trascendencia que tiene el apego del niño a sus padres, es decir, el vínculo afectivo que se entabla en los primeros días de vida es enorme. Y que, además, un correcto establecimiento de este apego es fundamental para el buen desarrollo del bebé tanto a nivel neurológico como social y emocional. Entre los beneficios, por tanto, de este método o técnica de apego podemos destacar los siguientes:

 

-Beneficios neurológicos: el bebé que está en contacto con su madre regula mejor el estrés y se adapta mejor al medio y a los estímulos externos. De hecho, se ha comprobado que este método ayuda a los bebés prematuros a tolerar mejor el dolor en posibles intervenciones médicas. Además, contribuye a poner en marcha sus mecanismos neurobiológicos y a mejorar sus respuestas adaptativas.

 

-Beneficios emocionales: el bebé encuentra en su madre su hábitat natural, pues es ahí donde encuentra refugio y comida. El contacto piel con piel es vital para el pequeño porque le proporciona seguridad, tranquilidad y favorece el vínculo emocional con su madre, o con su padre, repercutiendo así en su desarrollo.

 

Finalmente, es importante saber que el médico puede provocar el parto o realizar una cesárea debido, por ejemplo, a complicaciones en el embarazo o a problemas de salud de la madre o el feto. Pero antes de provocar un parto prematuro o realizar una cesárea antes del fin del embarazo, los médicos deben estar seguros de que el bebé va a tener buenas posibilidades de sobrevivir.

 

En algunos casos, por ejemplo, se utilizan medicamentos que aceleran la maduración de los pulmones del bebé, de forma que tenga menos complicaciones al nacer de esta manera.

 


Te puede interesar:

Algunos padres se preguntan "¿cuál es la cantidad de biberón que hay que dar a un bebé?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda tal y como si se tratara de la lactancia materna.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad