¿Cómo conseguir que el bebé abra la boca?

¿Cómo conseguir que el bebé abra la boca?
comparte

Para que la lactancia materna sea exitosa y se produzca la cantidad de leche que el bebé necesita para alimentarse y crecer, es necesario que este abra bien la boca y se enganche correctamente al pecho. Si no, pueden producirse molestias en la madre y una producción insuficiente de leche que deje al pequeño con hambre.

El enganche correcto del bebé al pecho se produce cuando este abre bien la boca y abarca con ella todo el pezón y gran parte de la aréola. La boca debe permanecer bien abierta durante la toma para que la succión sea correcta y evitar problemas como grietas o mastitis en la madre. Además, las mejillas no deben estar hundidas y la nariz debe quedar pegada al pecho.


Sin embargo, en ocasiones no se consigue que el bebé abra bien la boca, lo que interfiere en la lactancia materna causando algunos de los problemas antes descritos (baja producción de leche, grietas en los pezones, dolor materno en el pecho, mastitis, obstrucción, ingurgitación…).


Si notas que tu bebé no abre bien la boca, lo primero que debes hacer es averiguar la causa. En algunos casos se debe a una mala postura, así que debes asegurarte de que la postura en la que coges al bebé y le colocas frente al pecho es la correcta. Existen muchas posturas (sentada con el bebé delante, reclinada, tumbada con el bebé de lado, postura de rugby, a cuatro patas, koala…) y todas son igual de buenas y eficientes siempre que la mamá esté cómoda y el bebé se enganche bien. Recuerda que el bebé debe ir al pecho, y no al revés.

No te puedes perder ...

Parto eutócico y distócico

Parto eutócico y distócico

El parto o nacimiento es la culminación del embarazo que se produce cuando el bebé sale del útero materno. Es uno de los momentos más especiales para los padres quienes deberán estar preparados para las diferentes opciones que se les pueden presentar.

 


Para favorecer que abra la boca, puedes colocarle un poco de leche sobre la boca y dejarlo que repte solo hacia el pecho. De esta forma, favorece el enganche natural. Si esto no funciona, puedes acercar su cara al pecho, con cuidado, y ayudarle sujetando el pecho para que el bebé se agarre mejor. Con una mano, agárrate el pecho y, con la otra, pon cuatro dedos debajo del pecho y el pulgar en la parte superior para que el pezón quede de cara al bebé. Esta postura, conocida como postura en C, ayuda a comprimir el pecho y lograr que el bebé se enganche correctamente. Esta postura no se debe mantener siempre, pero puede ser útil los primeros días hasta que el bebé aprenda a abrir la boca y engancharse correctamente solo.


Sin embargo, puede que el problema no sea la postura ni el enganche, sino que el bebé tenga algún problema como frenillo lingual corto. El frenillo lingual es uno de los tres frenillos que se encuentran en la boca. En concreto, este se extiende desde la punta de la lengua hasta la base de la boca, uniendo ambas partes. Cuando este frenillo es muy corto, dificulta o impide el movimiento de la lengua, lo que puede dificultar la lactancia. Este problema se conoce como anquiloglosia y se presenta en hasta un 10% de los bebés, con mayor incidencia en los varones. Aunque no siempre ocurre, a veces el hecho de tener la lengua más corta hace que no se pueda mover correctamente para succionar o que el bebé abra poco la boca, causando grietas, obstrucciones, infecciones, baja producción de elche, etc. Para solucionarlo, a veces es necesario realizar una operación, aunque actualmente rara vez se recurre a la cirugía y, lo que se hace, es buscar técnicas y posturas diferentes para conseguir que el bebé se enganche correctamente.


En resumen, es importante detectar la causa por la que el bebé no abre la boca para evitar que la lactancia materna se vea afectada. Puede que el bebé tenga sueño o no tenga hambre. En esos casos, no le obligues, ya que la lactancia debe ser a demanda y, si normalmente abre bien la boca y no hay problema para darle de mamar, pero en alguna toma no consigues que abra la boca ni hay forma de que se enganche al pecho, déjale, ya que lo más probable es que no tenga hambre. Ya abrirá la boca cuando quiera comer.


¿Y si no consigo que se suelte?


Puede que el problema no sea que el pequeño no abra la boca para engancharse al pecho, sino que no seas capaz de conseguir que la abra para soltarle y que te esté haciendo daño o que se haya quedado dormido y quieras soltar el enganche. Si se ha agrado con fuerza y no puedes liberar el pezón, debes hacerlo con cuidado para no hacerte daño. Introduce un dedo (el meñique es el más fácil, pero sirve cualquiera) en la esquina de la boca del bebé, colócalo entre las encías y gira suavemente para interrumpir la succión. Tira suavemente hacia el pecho y retira rápidamente para que no se agarre de nuevo. También puedes tirar suavemente hacia abajo para que el bebé abra la boca.

 

 


Te puede interesar:
El cálculo del percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es importante para así poder comprobar de manera rápida y precisa cómo se está desarrollando el bebé.


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Foto: Freepik.com

Fecha de actualización: 28-03-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>