¿Si tengo poco pecho, tendré menos leche?

¿Si tengo poco pecho, tendré menos leche?
comparte

Tener más o menos pecho no indica para nada que puedas o no tener más leche; la cantidad de leche depende sobre todo de la eficacia de la succión.

El tamaño de los pechos está determinado en su mayoría por la cantidad de tejido graso que poseen, no por la cantidad de glándulas productoras de leche. Una glándula mamaria no es más productiva que otra por tener mayor tejido adiposo rodeándola. Esto quiere decir que un pecho pequeño puede tener una glándula mamaria muy desarrollada y ser capaz de producir leche mucho tiempo, también un pecho grande puede tener una glándula mamaria poco desarrollada y no ser capaz de producir mucha leche.

Siempre que no exista un problema médico que justifique que no puedas amamantar a tu hijo podrás hacerlo. Así que no te acomplejes creyendo que si tienes los pechos pequeños no puedes amamantar a tu bebé, todas las mujeres que se lo proponen pueden alimentar a sus hijos sin que el tamaño de sus pechos influyan en la cantidad de producción.

Además, salvo en contadas ocasiones (hipogalactia, una enfermedad muy poco frecuente que provoca la ausencia de leche y no tiene que ver con el tamaño del pecho), siempre hay leche suficiente. Ten en cuenta que cuando la leche se termina, se regenera rápidamente. Los temores sobre no producir leche suficiente suelen ser debido a que después de mamar muchos niños pueden hacer un quejido, pero no suele tener nada que ver con la cantidad de leche. Este quejido suele deberse a un gas o alguna molestia que tenga.

Ya durante el embarazo habrás notado que el pecho ha aumentado de tamaño de manera preparatoria para la posterior lactancia, incluso en los últimos meses de embarazo puede hacer la aparición el calostro.

Una vez que el bebé nace, el cambio hormonal producido ante la salida del bebé y la placenta hace que aparezca en juego la prolactina, que ayudará a que los alveolos mamarios se llenen de leche para que el bebé, mediante la succión, lo pueda extraer.

Este es el proceso fundamental que se produce en todas las mujeres durante el embarazo y el posparto para producir leche. El tamaño habitual de los pechos, o el aumento de los mismos en la gestación, no marcan la producción de leche, sino que esta viene determinada por la succión del bebé. Cuanto más lo pongas al pecho, más leche producirá. Cuanto más se vacíe un pecho, más leche producirá. Poner al bebé un suplemento de biberón no es una ayuda si quieres seguir con la lactancia, más bien pronostica un fracaso en la misma. Si el bebé deja de succionar lo que succiona en el biberón tu pecho producirá menos leche, es un círculo vicioso. También es importante decir que, si se saca más leche de un pecho que de otro, entonces ese pecho producirá más leche que el otro.

Eso sí, es esencial que la postura sea correcta para que se produzca leche sin causar daños a la mamá. El bebé tiene que abrir bien la noca y abarcar el pezón y parte de la aréola, con las mejillas bien infladas. 

No te puedes perder ...

¿Cómo saber si mi bebé agarra bien el pezón?

¿Cómo saber si mi bebé agarra bien el pezón?

Muchas madres primerizas asumen que los lactantes nacen sabiendo instintivamente cómo aferrarse al pecho y que si presentan su pecho de la manera correcta el bebé sabrá qué hacer. Ciertamente algunos bebés son capaces de aferrarse por sí solos, con una buena técnica.

¿Cuánta leche produce el pecho?

La cantidad de leche que se produce puede variar entre los 11 y los 58 mililitros por hora y seno. Esto hace un promedio de 35 mililitros por hora y seno. Esto hace que un recién nacido que se alimenta cada tres horas esté recibiendo alrededor de 210 mililitros de leche en cada toma.

Cuanto más frecuentemente succiona el bebé, más leche se produce. La cantidad de leche que produce tu cuerpo se ajusta a las necesidades de tu bebé e irá cambiando en cada etapa de su crecimiento.

¿Cuánta leche necesita un bebé?

Esto dependerá de varios factores, no está limitado a unas cantidades concretas ya que esto varía de bebé a bebé y de la etapa en la que él mismo se encuentre. Factores que pueden influir en la cantidad de leche que necesite un bebé son:

- Según el peso que tenga: a pesar de que la lactancia materna debe ser a demanda, hay una norma que dice que en los primeros cuatro o seis meses de vida del bebé se le deben dar 80 mililitros por cada 500 gramos que pese (esto es mucho más fácil de medir con un biberón). Estas medidas no son exactas, es una estimación y habrá días en los que tu bebé quiera comer más y días en los que tu bebé querrá comer menos.

- Según la edad del bebé: cuanto más crezca el bebé más cantidad de leche demandará. Ten en cuenta que la lactancia materna a demanda quiere decir que el bebé come cuando quiere y cuanto quiere. No deberías preocuparte por la cantidad que coma ya que estará comiendo lo que quiere. Obsesionarte con cantidades es contraproducente, deja que tu bebé lleve su propio ritmo.

¿Qué puede hacer que tengas un suministro de leche reducido?

- Pérdida de sangre excesiva durante el parto (más de 500 mililitros)

- Fragmentos retenidos de placenta, ya que pueden retrasar la subida de la leche

- Síndrome de ovarios poliquísticos

- Diabetes

- Trastornos de la tiroides o otros trastornos hormonales

- Algunas cirugías mamarias

- Algunos traumatismos en el pecho

¿Cómo saber si hay suficiente leche?

Puedes seguir ciertas pistas que te harán saber si tu bebé se está alimentando bien:

- Cacas: las cacas que debe tener tu bebé son:

   • Meconio: primer y segundo día, caca negra y pegajosa

   • Cacas de transición: verdes oscuro o marrón

   • Cacas “definitivas “:a partir del cuarto día, de color amarillo mostaza, líquidas y grumosas

- Pis: los cambios que se producen en este son:

. Pocos y concentrados los primeros días (rosas o amarillo fuerte)

• Abundantes y casi transparentes a partir del cuarto día

- Peso: todos los bebés pierden algo de peso los primeros días de vida, a partir del cuarto día empiezan a ganar peso y el día diez su peso debe ser igual o mayor al de su nacimiento.

- Estado general del bebé: está tranquilo en el pecho o en brazos, mama a menudo y se relaja, tiene buen aspecto y color y cuando está despierto está activo.

Cuando lo anterior no se cumple y tengas duda lo mejor que puedes hacer es consultar con el pediatra. Los problemas cuanto antes se resuelvan, mejor.

 


Te puede interesar:
El percentil del peso del bebé es una de las variables que mide el pediatra en sus revisiones con el fin de facilitar al máximo el control del desarrollo de un bebé dado en relación a otros bebés de su misma edad.


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Medela, https://www.medela.es/lactancia/viaje-de-las-madres/como-producir-mas-leche-materna

Fecha de actualización: 05-12-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>