• Buscar
Publicidad

Cantidad de leche para un bebé

Cantidad de leche para un bebé

La alimentación de tu recién nacido es probablemente una de tus mayores preocupaciones en estos primeros meses de vida, ya que una dieta adecuada asegura su crecimiento, desarrollo, protección frente a enfermedades… ¿Cómo saber si le estás alimentando bien? ¿Cuánta cantidad de leche debe tomar a diario?

Publicidad

Indice

 

Cantidad de leche con lactancia materna

Durante los dos primeros meses debe comer a demanda, es decir, cada vez que veas que tiene hambre o llora porque necesita comer, le pones al pecho. Normalmente, esto se producirá cada hora y media o dos horas, aunque cada niño tiene un ritmo.

Después, lo más frecuente es que mame cada tres-cuatro horas durante el día, y que por la noche se espacie hasta las cinco-seis horas hasta que comience con la alimentación complementaria, a los 6 meses.

Para asegurarnos de que en cada toma se alimenta suficientemente leche materna, el amamantamiento debe durar hasta que el bebé vacíe, al menos, uno de los dos pechos. Esto es muy importante porque la leche del final es más rica en grasa y tiene mayor aporte calórico. El bebé tarda, aproximadamente, 5 minutos en extraer casi toda la leche y otros 5 en succionar la leche del final de la toma, por lo que deberás estar con cada pecho unos 10 minutos. No obstante, esto depende de cada niño, algunos son más lentos que otros; no te obsesiones con los minutos, espera hasta que notes que el pecho está vacío.

Por lo tanto, lo importante en el caso de la lactancia materna para saber la cantidad que toma un bebé es alimentarlo a demanda y durante el tiempo que necesite. Si está feliz, engorda, hace pis y caca con regularidad, es que la cantidad es la adecuada, aunque no sepas exactamente cuánto bebe.

 

¿Y si el bebé toma biberón?

Si toma el biberón, deberás seguir las indicaciones del pediatra en cuanto a las cantidades recomendadas para tu bebé, que dependen de su peso y de su edad. No obstante, también existe una fórmula que te puede ayudar a orientarte: Debes darle 74 ml de leche de fórmulas infantiles por cada 450 g de peso corporal del bebé al día. Es decir, si tu hijo pesa 4.000 g deberás darle 658 ml de leche diaria, repartido en 6-7 tomas las primeras semanas, que posteriormente se irán reduciendo hasta darle 4 tomas diarias a partir de los 4 meses. Si te cuesta hacer el cálculo, puedes usar nuestra calculadora de cantidad de leche. 

Normalmente se aumenta unos 30 ml diarios por mes. Nunca debes darle más de 1 litro de leche diaria; si no queda satisfecho y tiene edad suficiente, tu profesional de pediatría te puede recomendar completar con cereales sin gluten, pero nunca empieces con ellos por tu cuenta ya que darlos demasiado pronto puede provocarle alergias alimentarias a largo plazo.

A modo de orientación, las cantidades y las tomas de alimentación serían:
 

Edad

Biberones

Cantidades (en ml)

  2 días

  6-7

  10-20

  3 días

  6-7

  30-40

  4-6 días

  6-7

  50

  6-8 días

  6-7

  60-70

  9-15 días

  6-7

  80-90

  Resto del mes

  6-7

  110-120

  2 meses

  6

  120

  3 meses

  5-6

  150-180

  4 meses

  4

  180-210

  5 meses

  4

  210 o más

Como decíamos, esta tabla es orientativa, deberás seguir siempre los consejos de tu pediatra ya que no todos los profesionales siguen estas tablas orientativas y la alimentación con biberón, al igual que la lactancia materna, debe ser a demanda, cuando el bebé lo pida y durante el tiempo que necesite. 

Asimismo, es fundamental que escuches a tu bebé, ya que será él quien te vaya indicando si necesita más o menos cantidad para quedar satisfecho.
 

Pautas para asegurar el crecimiento y desarrollo del bebé

Existen una serie de pautas que te dirán si tu bebé se está alimentando correctamente o no:

- Si su crecimiento es adecuado y engorda cada semana.

- Si le estás dando el biberón o el pecho y no quiere más por mucho que le insistas, se ha quedado satisfecho.

- Si llora al terminar de comer o, por el contrario, se queda tranquilo y se duerme.

- Si sus deposiciones son frecuentes.

- Si rechaza el pecho o el biberón al ofrecérselo.

 

¿Qué hacer si el bebé no quiere comer?

Si tu bebé no quiere comer y nunca ha mostrado apetito puede tratarse de un problema crónico y hacer que tu hijo coma mal durante años. Algunos de los problemas por los que tu bebé nunca ha querido comer pueden ser:

- reflujo ácido: si tu bebé lo rechaza todo puede que sea porque aún no produce ácido en su estómago. Esto podrá cambiar a medida que avancen sus primeras semanas de vida. Se suele notar porque cuando echa la leche sale tal cual, sin que se corte. Si por el contrario vemos grumos blancos y líquido transparente es que ha empezado a producir ácido en el estómago.

Si por el contrario empieza a producir demasiado ácido es donde empiezan los problemas, es el caso de los bebés que antes comían tranquilos y ahora interrumpan las tomas llorando de dolor. Suele pasarse solo, pero puede marcar su relación con la comida por años.

- En el caso de las alergias o las intolerancias alimentarias. Lo más común es que ocurra con la leche. Si el niño no acepta la leche líquida pero en cambio el yogur y el queso lo tolera puede deberse a que no tolera grandes cantidades de lactosa.

- Poco interés por la comida, es uno de los casos más consultados en las consultas pediátricas. Los bebés suelen ser sanos y estar activos, pero a la hora de la comida se alteran. Estos suelen ser problemas más bien de la madre que espera que el niño coma mucho más de lo que necesita.

En cambio, si tu bebé comía con normalidad y ha dejado de hacerlo desde hace días puede que tenga algún problema:

- Tu bebé tiene diarrea a pesar de tener hambre el bebé no será capaz de comer la cantidad de comida que comía cuando estaba bien. Prueba a darle más veces menos cantidades, si se fuerza al niño en esta situación suele acabar en expulsión (diarrea o vómitos).

- Tu bebé está tomando antibióticos: algunos medicamentos suelen causarle falta de apetito al bebé, pero no suele ser así. La falta de apetito suele venir por la causa por la que está tomando el medicamento. Cuando cese el antibiótico recuperará el apetito.

- Tu bebé tiene mocos: el moco está compuesto principalmente por glucoproteínas y mucopolisacáridos (azúcar y proteínas), alimenta mucho. Si tu hijo tiene constantemente mocos y se los está tragando es normal que tenga menos apetito. Como los casos anteriores, es pasajero.


Te puede interesar:

La calculadora materna es una herramienta que informa a la embarazada de los meses del embarazo así como la fecha probable del parto con el fin de facilitar al máximo el seguimiento y cuidados de la gestación.

Glosario

Diarrea

Definición:

Aumento del volumen, frecuencia, o cantidad de líquido en las deposiciones.Suele ser la manifestación más frecuente de alteración en la absorción o transporte intestinal de sustancias, que en general se debe a una infección bacteriana o viral, a toxinas alimentarias, etc.

Síntomas:

Dolor abdominal, fiebre, náuseas, vómito, debilidad o pérdida de apetito.

Tratamiento:

No tomar alimentos sólidos durante unas 24 horas, tomar sólo agua o suero durante las primeras horas. Una vez pasado este tiempo, y si la cantidad de deposiciones diarias ha disminuido, introducir poco a poco una dieta blanda (caldo de arroz, jamón york, etc.).

Coma

Definición:

Pérdida de consciencia prolongada con disminución o ausencia de reflejos y de reacción ante determinados estímulos externos.

Tratamiento:

Acudir a urgencias o pedir ayuda médica inmediata. Mientras llega la ayuda, iniciar las maniobras de reanimación para asegurarse de que respira.

Fuentes:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 12-04-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×