¿Cada cuánto debe comer un bebé de 2 meses?

¿Cada cuánto debe comer un bebé de 2 meses?
comparte

Los bebés, en sus primeros 6 meses de vida, deben comer a demanda, es decir, cada vez que tengan hambre. Por lo tanto, no se puede indicar el tiempo exacto que debe pasar entre toma y toma en un bebé de 2 meses de vida ya que dependerá totalmente de él.

Cuando alimentas a tu hijo con biberón, puedes saber la cantidad exacta de leche que ha bebido y, así, controlar lo que come. Sin embargo, cuando se da el pecho es imposible saber la cantidad exacta de alimento que ha ingerido, que además nunca es la misma ya que puede tener más o menos hambre en cada toma y, por lo tanto, no siempre comerá lo mismo.


Esto pone nerviosas a muchas mamás que no saben si su hijo está comiendo lo suficiente o no, por lo que necesitan indicaciones de cada cuánto tienen que dar el pecho al bebé para asegurarse de que come bien. Sin embargo, al preguntar al pediatra este les dice (o debería decirles): "Tienes que darle el pecho a demanda", lo cual deja a las mamás igual. Y es que se ha descubierto que lo mejor para los bebés es alimentarlos a demanda, es decir, cuando tienen hambre, lo cual varía mucho de unos bebés a otros.


Algunos bebés comen cada 2 horas y otros cada 4. Tampoco la frecuencia entre las tomas diurnas y las nocturnas es siempre la misma ya que, generalmente, la primera toma nocturna suele ser unas 4 o 5 horas después, mientras que las diurnas suelen ser más frecuentes. De igual modo, los bebés no tienen siempre la misma hambre, por lo que un día pueden comer cada 3 horas y, al día siguiente, cada hora y media. Así que debes prepararte para una falta total de horarios en sus primeros meses, sobre todo en las primeras semanas de vida.

No te puedes perder ...


En torno a los 2 meses los bebés suelen tener bien establecida la lactancia materna y es normal que las tomas se vuelvan un poco más regulares. Así, a esta edad lo habitual es que coman cada 3 horas por el día y espacien un poco más las tomas por la noche. Pero, como decíamos, no es algo igual para todos los bebés ni para todos los días, así que no debes preocuparte si tu hijo come más o menos a menudo siempre que engorde regularmente.


Y es que los papás primerizos se preocupan por no controlar lo que come el bebé, pero realmente las cantidades no son lo importante, sino su crecimiento, desarrollo y estado. Un bebé que engorda y crece de acuerdo a sus percentiles y que está feliz y satisfecho come bien, y eso es lo que tiene que importarte. En cada toma, comprueba que ya no quiere comer más antes de quitarle el pecho. Cuando se suelte, si ha mamado menos rato de lo habitual, ponle de nuevo al pecho o cambia de pecho si ese ya está vacío. Si se engancha y sigue comiendo, tiene más hambre. Si gira la cabeza y rechaza el pecho, ya está lleno y no debes seguir insistiendo.


Las crisis de lactancia


Además, debes tener en cuenta que los bebés atraviesan diversas crisis de lactancia o de crecimiento que pueden hacer que la alimentación de un bebé cambie de un día para otro. En estas “crisis” se produce un cambio en la relación alimenticia que existe entre el niño y la madre y se produce una en torno al mes y medio o los dos meses.


Esta crisis tiene que ver con un aumento de las necesidades del lactante, pero no en términos cuantitativos. El bebé necesita acostumbrarse a más sabores y la leche materna adquiere uno más salado para favorecer este desarrollo del gusto. El problema es que al principio este nuevo sabor puede generar rechazo en el niño, pero una vez adaptado todo volverá a la normalidad.


Si notas que de repente tu bebé rechaza al pecho a todas horas y se pone nervioso al ponerlo a mamar, puede que esté atravesando esta crisis. Para superarla no debes cambiar a la leche de fórmula ni hacer nada más que tener paciencia y seguir poniendo al bebé al pecho con regularidad para que se vaya acostumbrando. En unos días se le pasará y seguirá mamando como siempre.


Huelga de lactancia


Otra situación que puede hacer que el bebé mame de manera irregular durante unos días son las huelgas de lactancia, periodos transitorios en los que el bebé rechaza el pecho por diversos motivos, incluso se enfada y llora cuando lo pones al pecho. En estos casos debes averiguar la causa para poder buscar la mejor solución y seguir con la lactancia sin problemas.


En torno a los 2 meses el problema puede estar causado por algún tipo de interferencia con el uso de chupetes o biberones. Si has empezado a darle algunas tomas de tu leche con biberón, puede que esto afecte al enganche al pecho ya que el biberón siempre es más fácil de succionar que el pecho. Pero puede haber otros motivos como cambios en la dieta materna, enfermedades en el bebé, la vuelta de la menstruación que puede alterar el sabor de la leche, la salida de los dientes de leche, cambios en la rutina, etc.


En estos casos, es fundamental que no pienses que el bebé rechaza el pecho porque tienes poca leche o ya no es suficiente para él para no abandonar la lactancia. Ten paciencia y sigue ofreciéndole el pecho como siempre ya que en unos días todo volverá a la calma.
 

 


Te puede interesar:
El percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es una variable que utilizan los pediatras para evaluar cómo se está desarrollando un bebé.


Fuentes:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 26-10-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Vianey Durán

    "Mi niña de 3 meses pesa 6 kilos y mide 58 cm ♥️".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×
    */?>