¿Cada cuánto debe comer un bebé de un mes?

¿Cada cuánto debe comer un bebé de un mes?
comparte

Al mes de haber nacido los bebés comen muy a menudo ya que su estómago sigue siendo pequeño y necesitan alimentarse cada poco tiempo, pero no existe una cantidad de horas igual para todos, ni siquiera para el mismo bebé, por eso se dice que lo debes alimentar “a demanda”.

Muchas mamás se sorprenden cuando nace su bebé y tienen que alimentarlo cada hora y media o dos horas, pero lo que no saben es que esto se debe, principalmente, a que a los tres días de nacer su estómago es del tamaño de una avellana, por lo que apenas pueden ingerir más de 27 ml por toma. No obstante, su estómago crece rápidamente y con dos semanas ya pueden ingerir hasta 100 ml de leche, aunque depende de cada bebé. Pero sus necesidades también aumentan ya que, en los primeros seis meses de vida, crecen y engordan hasta duplicar su tamaño y peso inicial. Por eso, es normal que en los dos o tres primeros meses de vida tengas que alimentar al bebé muy a menudo.


Los papás primerizos necesitan datos concretos para asegurarse de que están alimentando a su bebé adecuadamente, pero en el caso de la lactancia, ya sea materna o con biberón, no hay cifras exactas ni de cantidades ni de tiempo. La indicación actual es dar de comer al bebé a demanda, es decir, cuando él quiera. Si quiere cada 2 horas como si quiere cada 4. Lo único que se debe intentar en las primeras semanas de vida es que no pasen más de 4 horas entre toma y toma para evitar una hipoglucemia o bajada de azúcar. Antes se decía que había que dar de mamar al bebé cada 3 horas, pero se ha descubierto que esta no es la frecuencia que necesitan todos los bebés y, aunque es cierto que muchos comen justo cada 3 horas, otros lo hacen cada menos o más tiempo.

No te puedes perder ...


Asimismo, hay que tener en cuenta que la frecuencia de las tomas o el tiempo que pase entre ellas no es siempre igual. En las primeras semanas es normal que mamen o coman más a menudo, pero hacia el tercer mes de vida la lactancia suele estabilizarse y es habitual que las tomas se reduzcan a 5 o 6, aunque depende de cada bebé y de lo comilón que sea. Tampoco las tomas tienen que ser iguales todos los días, un día puede tener más hambre y comer más, y al día siguiente, menos. Por supuesto, la cantidad de comida que requiera el bebé también dependerá de su actividad diaria y de los picos de crecimiento que suelen hacer que las tomas aumenten unos días hasta que los senos produzcan más leche.


De igual modo, lo que comen los bebés por la noche varía mucho de unos a otros. Algunos aguantan hasta 6 horas dormidos sin pedir alimento con solo 2 meses y otras siguen comiendo teta cada 3 horas con 7 meses. Esto solo podrás saberlo observando a tu hijo y viendo cómo evoluciona.


Así que no te obsesiones con horarios, solo debes saber que debes alimentar a tu bebé cada vez que quiera. ¿Y cómo saber si tiene hambre? Comprobando estos signos:


- Se lleva los puños a la boca y los muerde

- Está irritable y nervioso

- Si lo coges, busca el pecho


Si te parece que tiene hambre, lo mejor para comprobarlo es llevarlo al pecho u ofrecerle un biberón. Si lo coge con ganas, tenía hambre. Si lo rechaza, le pasa otra cosa. Debes estar atenta porque si se pone a llorar desconsoladamente y su cara se torna de color rojo, has llegado tarde y ya se ha puesto nervioso porque tiene mucha hambre, con lo que es posible que te cueste más que se coja al pecho.


Por otra parte, si te preocupa que no se esté alimentando adecuadamente o que coma poco porque “lo hace cada 4 horas y el bebé de tu vecino cada 2” o porque “se toma un biberón de 150 ml y tu sobrino uno de 250 ml”, no te preocupes porque cada niño tiene unas necesidades. Si engorda y crece adecuadamente, está feliz, hace pis y caca con regularidad y no muestra apatía o desgana constantemente, está comiendo lo suficiente.


Si se queda con hambre lo sabrás enseguida ya que seguirá nervioso, buscará pecho y llorará. Ofrécele el pecho o el biberón de nuevo. Si lo coge, es que tiene hambre. Déjale comer otro rato. Si lo rechaza, aparta la cara o hace gestos de disgusto, ya no quiere comer más, no le fuerces. Los bebés son muy sabios y saben, mejor que los adultos, cuándo tienen hambre y cuándo no y cuándo tienen que dejar de comer. Deja que la naturaleza te guíe.

 

 


Te puede interesar:
La tabla de percentiles de peso y talla, confeccionadas por la OMS, son utilizadas para determinar de manera rápida y precisa si un bebé está creciendo de manera adecuada en relación con otros bebés de su misma edad.


Fuentes:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 19-10-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>