×
Publicidad

Mi bebé nunca suelta el pecho

Mi bebé nunca suelta el pecho

¿Tu bebé se pasa el día cogido del pecho y no hay manera de soltarlo? Es posible que tu pequeño sea un tragón, pero también que le guste mucho estar pegado a su mamá. Si esta situación se hace agobiante para ti, debes averiguar cuál es el motivo para intentar diversos consejos que pueden ayudarte a que suelte el pecho.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Índice

¿Por qué no suelta el pecho?


Lo normal es que las primeras tomas de lactancia materna sean más largas ya que el niño tarda mucho en extraer la leche del pecho, pero a medida que crece, las tomas se acortan y, en tan solo 5 minutos, puede vaciar un pecho y pasar al siguiente. Por eso, como norma general (aunque cada niño es un mundo), hacia los 2 meses las tomas duran unos 10 minutos o menos. Y una vez el bebé acaba de comer, se suelta del pecho.

Sin embargo, no todos los niños son iguales y algunos se pasan el día colgados del pecho y no hay forma de soltarlos, incluso tienes que meter tú el dedo a veces para conseguir que deje el pecho. Esto puede suceder por varios motivos:

1- No ha acabado de comer. Bien porque sea muy tragón o bien porque tarde más en comer, puede que te parezca que lleva mucho tiempo comiendo y que ya debería de haber terminado, pero no es así. Comprueba que sigue tragando leche. Si le sueltas del pecho y se nota que aún tiene hambre, vuelve a ponerle y déjale que coma a su ritmo.

2- Le gusta estar cogido de tu pecho. Para un bebé, no hay sitio más cálido, amoroso y seguro que el pecho de su mamá. Ahí puede notar tu calor, tu olor, el sonido de tu corazón y escuchar tu voz. Para los bebés, estar al pecho es tranquilizador. De hecho, seguro que has notado cómo, si coge un berrinche o se pone nervioso, ponerle al pecho le calma, aunque no tenga hambre.

¿Qué hacer si no suelta el pecho?

Si te parece que tu bebé no se suelta del pecho y está todo el día cogido a él porque es muy comilón y necesita comer cada poco tiempo, lo único que puedes hacer si estás cansada y agotada de estar dándole el pecho tan a menudo es sacarte leche para que otra persona, como su papá, le pueda dar alguna toma y así tengas un poco más de libertad y pase algo más de tiempo entre toma y toma y tus pechos puedan descansar.

Pero si tu bebé se pasa el día y la noche cogido de tu pecho porque está muy a gusto, debes procurar que no use el pecho como consuelo siempre para que no dependa tanto de ti. Puedes cogerlo en brazos, pasearlo, acariciarlo, cantarle… demuéstrale que puede sentirse a salvo y seguro estando contigo sin necesidad de estar cogido del pecho. Procura que pase también mucho tiempo con su papá para que se sienta también seguro en brazos de su papi y este pueda sustituirte de vez en cuando. Además, puedes probar a darle un chupete (siempre que la lactancia esté bien establecida y tenga más de 3 semanas) para alternar el uso del chupete como consuelo con el pecho. Si está intranquilo o llora y en ese momento no puedes ponerle al pecho, ofrécele el chupete. Si lo coge, perfecto, si no, prueba a pasearle, cantarle, mecerle… y si nada funciona, al pecho.

En resumen, no se trata de que le quites el pecho ya que es un momento maravilloso de unión entre ambos, aunque no esté comiendo, simplemente que le ofrezcas otras formas de sentirse a salvo y seguro, así como de tranquilizarse, sin necesidad de que se ponga siempre al pecho.

Y si se agarra con mucha fuerza o no hay forma de soltarle, hazlo con cuidado para no lastimar tu pezón. Debes meter un dedo (el dedo meñique es el más fácil) en la esquina de la boca del bebé, colocarlo entre las encías y girar suavemente para interrumpir la succión. Tira suavemente hacia el pecho y retira rápidamente para que no se coja de nuevo. También puedes tirar suavemente hacia abajo para que el bebé abra la boca.

¿Cómo debo cuidar mis pechos durante la lactancia?

Es muy importante el cuidado del pecho durante la lactancia. Lo que puedes hacer es:

- Usa sujetadores especiales para la lactancia: debes optar por un sujetador especial para amamantar, pues te facilitan sacar el pecho sin perder tiempo. Además, debes elegir bien la talla apropiada para que te dé el soporte necesario para evitar dolores de espalda y otras molestias que puede causar el peso de tu pecho. Evita el uso de sujetadores que aprieten en exceso o con aros para evitar una mastitis o ingurgitación mamaria.

- Usa discos absorbentes de lactancia: usa discos absorbentes entre el pezón y el sujetador si tienes pérdida de leche. Recuerda cambiarlos cuando estén llenos para evitar que la humedad produzca grietas en los pezones y genere bacterias. Los más recomendables son los hechos con materiales transpirables y se venden en farmacias.

- No uses jabones fuertes o alcohol: debes evitar el uso de jabones fuertes, alcohol o productos astringentes, puesto que resecan la piel y pueden producir irritaciones o grietas en los pezones. Además, pueden llegar a causar molestias cuando el bebé succione.

- Humedece el pezón con tu leche materna: el pezón es una de las áreas más sensibles del pecho, por lo general, al iniciar la lactancia se irritan, agrietan y causan dolor y tensión. Por eso, debes humedecer el pezón con un poco de leche cada vez que termines de amamantar y, si es posible, dejar secar el pecho al aire. De esta forma mantiene una buena higiene pues la leche materna contiene múltiples propiedades antibacterianas y efectos cicatrizantes. Si el dolor intenso o sensación de quemazón se extiende por varios días, lo mejor es que acudas al especialista. Tendrá que valorar si son síntomas de infección u otro problema que necesite tratamiento.

- Hazte masajes regulares en el pecho: los masajes forman parte de los cuidados en el pecho durante la lactancia, producen grandes beneficios. En particular facilita la bajada de la leche. Además, evita la obstrucción o la congestión de pecho.

- Higiene postural: es importante la manera en la que tu bebé sujeta el pezón, esto es lo que va a permitir realizar una buena succión sin causar daño a la madre. Es necesario aprender a retirar el niño del pecho cuando haya terminado de forma que evites tirones y maltrato del pecho.


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 10-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.