¿A partir de qué edad se puede dar el chupete al bebé?

¿A partir de qué edad se puede dar el chupete al bebé?
comparte

Normalmente en los hospitales, cuando una madre acaba de dar a luz a su bebé, si quiere darle lactancia materna lo primero que le dicen es que no debe dar el chupete al bebé porque la lactancia se puede ver perjudicada. Esto es cierto ya que si se le ofrece el chupete antes de tiempo el bebé no sabrá cómo deberá colocarse para mamar y cuál es la fuerza que necesitará para la succión puesto que la fuerza necesaria para amantar y para el chupete es diferente.

Si nada más nacer se le da un chupete a un bebé le generará confusión y por este motivo es aconsejable que se intente evitar al menos hasta que la lactancia esté bien establecida.

 

En cambio si no se alimenta con leche materna y se opta por leche de fórmula no existirá este problema puesto que es muy parecida la forma de succionar la tetina del biberón que la del chupete.

 

¿Qué pasa si se confunde?

 

Si el bebé se confunde en la succión es muy probable que use técnicas no adecuadas para mamar en el pecho de su madre. El pezón de un pecho es blando y flexible y si el bebé se acostumbra a un pezón artificial y rígido es probable que a la hora de mamar pueda hacer mucho daño a la madre en el pezón provocándole incluso grietas.

 

Para que un bebé pueda succionar adecuadamente en el pecho de su madre deberá abrir bien la boca porque no sólo debe abarcar el pezón también deberá abarcar parte de la aréola. Este movimiento de succión nada tiene que ver con el que realiza con el chupete para calmarse.

¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?

¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?

Las mantitas de sueño, los peluches o los doudou (dúdú), son un recurso que se utiliza frecuentemente en los niños para ayudarles a dormir, por eso también se les puede llamar “mantitas o trapitos de apego”, “mantitas de seguridad” o “juguetes de apego”, entre otras variedades. El bebé siente seguridad cuando tiene esta mantita porque le recuerda a casa, a lo seguro, a sus padres, a su vida feliz y a que le cuidan y le protegen.

 

Evitar que interfiera en la lactancia

 

El chupete hará que el niño agarre el pezón de diferente manera por lo que interferirá en la lactancia materna ya que podría dejar de cogerse bien y puede ocurrir que el bebé no se alimente como debe (crecerá menos y no engordará lo suficiente) y es muy posible que no quiera seguir con la lactancia. Además, si se acostumbra al chupete es probable que al intentar succionar el pecho, al ver que no puede, se irrite y llore porque no se alimenta correctamente.

 

Pero, ¿cómo evitar que esto ocurra? Si la madre quiere utilizar el chupete como recurso para que duerma o para que se calme el bebé deberá ser cuando la lactancia esté correctamente establecida, concretamente después del primer mes de vida del pequeño, aunque hay profesionales que dicen que si a las tres semanas la lactancia ya está bien establecida ya se podría recurrir a él sin que haya ninguna consecuencia negativa en la lactancia.

 

El chupete no es algo imprescindible

 

Hay bebés que nunca han usado el chupete ya que lo rechazan al tomar el pecho a demanda porque no lo necesitan. Este recurso no es imprescindible para el bebé, somos los adultos quienes le proporcionamos este objeto artificial que sustituye el pezón de la madre para que pueda succionar y calmarse cuando no puede tener el pezón materno a su disposición (que es sinónimo de confort para el bebé).

 

Pero los niños tienen la necesidad de succionar y si la madre no puede darle el pecho porque tiene grietas o porque está cansada no es mala idea darle el chupete al pequeño para que se calme y se tranquilice, pero siempre después del mes o cuando la lactancia esté correctamente establecida (antes de los quince días está totalmente desaconsejado).

 

Es recomendable que cuando se le dé el chupete para que se calme se acompañe con mimos y abrazos ya que el bebé también necesita el contacto directo con sus progenitores.

 

Mejor sin abusar

 

Aun así no se debe abusar del uso del chupete o no usarlo siempre para que se calme o deje de llorar el bebé sin intentar primero saber y averiguar qué le ocurre y qué necesidades básicas se deben cubrir. El niño necesitará antes el cariño y el calor de su madre o padre que tener el chupete sin que nadie le consuele cuando lo necesita.

 

Dar el chupete solo porque no se sabe por qué llora es un error o dárselo siempre que hay rabietas sin intentar solucionar lo ocurrido con calma. Esto con el tiempo puede ser todo un problema, el chupete no es la solución siempre que el niño llora.

 

Además, el chupete también se puede usar como complemento de una rutina; por ejemplo, durante la noche, a la hora de dormir, para que diferencie el día de la noche y sepa que ya toca ir a la cama, pero que durante el día el chupete no es necesario para no depender de él todo el tiempo, sólo dárselo cuando sea imprescindible.

 

Si el bebé necesita el chupete durante los primeros meses de su vida no debe ser una preocupación, tampoco un recurso imprescindible, simplemente una herramienta para de vez en cuando para de este modo conseguir calmar su necesidad de succión. Recuerda que el bebé tampoco lo necesitará para siempre.

 

 


Redacción: María José Roldán

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar