Prepararse para la lactancia

Prepararse para la lactancia
comparte

Desde el momento en el que una mujer decide concebir y tener un hijo debe saber que la lactancia materna está considerada como el mejor y más seguro alimento para un niño durante sus primeros meses de vida. 

También que la lactancia ha de iniciarse cuanto antes tras el parto, preferiblemente en los primeros minutos después de dar a luz, por ello es importante que todas aquellas que hayan optado por amamantar a su bebé se preparen y se informen antes sobre ello, con el fin de que, llegado el momento, se haga de manera satisfactoria.

 

Aunque dar el pecho a un bebé debería ser un acto instintivo y natural, lo cierto es que  en la actualidad supone muchos más problemas que en tiempos pasados ¿Por qué? El principal motivo es la mala técnica. Antiguamente las madres y abuelas enseñaban a sus hijas a amamantar. Es más, a veces ni siquiera hacía falta porque desde niñas las mujeres veían a otras dar el pecho a los bebés. Formaba parte de la vida cotidiana. Hoy esto no sucede. Pocas son las mujeres que amamantan en público. La mayoría lo hace en casa o apartadas de miradas ajenas, o lo llevan a cabo tan discretamente que apenas es perceptible. Esto ha supuesto que ya no sepamos cómo dar el pecho a un bebé sin aprenderlo.

 

Ventajas de la lactancia para el desarrollo de la boca de los bebés

Ventajas de la lactancia para el desarrollo de la boca de los bebés

La leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecer a su hijo recién nacido; numerosos estudios científicos recomiendan el amamantamiento. Pero la lactancia natural no solamente ofrece al bebé beneficios nutricionales, emocionales e inmunológicos (para las defensas de su cuerpo), sino que también es conveniente para la madre. Asimismo, las ventajas para la boca, la cara y la salud futura del bebé son enormes

Una mala técnica o una posición incorrecta del bebé al pecho, es, a menudo, el origen de la mayoría de malestares, patologías, infecciones y otros inconvenientes que llegan a comprometer la lactancia materna o a acabar con ella. Saber antes cómo solucionarlo en caso de que ocurra puede ahorrarnos tiempo en balde y sobre todo aportarnos seguridad y confianza para actuar llegado el día.

 

Lo recomendable es que te informes antes de cómo amamantar. El día del parto estarás sumamente agotada  y exhausta para iniciarte en esta práctica sin haberte preparado antes. Seguramente la matrona te dará unos consejos o te guiará si tienes dudas. No dejes de preguntarle todo aquello que te preocupe o que no sepas. Recuerda que lo normal es no saber hacerlo.

 

Algunos consejos para prepararse para la lactancia

 

El embarazo es un buen momento para documentarse sobre todo lo relacionado con la lactancia. No te limites a conocer lo que ocurre en tu cuerpo durante la gestación. La mejor preparación para la lactancia materna es la información.

 

Desde prácticamente las primeras semanas de embarazo tus pechos empezarán a transformarse. No olvides su cuidado durante esta etapa. La deformación y caída de los senos se produce por el cambio de peso y volumen durante la gravidez, no por culpa de la lactancia o de la succión del niño. Asegura un buen sostén con sujetadores de calidad y de la talla adecuada, tanto en el embarazo como durante el periodo que estés lactando.

 

No es necesario preparar los pezones con alcohol, limón, cremas u otros productos, ni siquiera masajearlos para endurecerlos o prevenir la aparición de grietas. Los pechos están perfectamente preparados para lactar. Las grietas o cualquier otra afección de los pezones son causadas por el movimiento incorrecto del bebé al mamar. Tampoco reducirán las pequeñas molestias de los primeros días. Recuerda que si te duelen los pezones al dar de mamar es que hay un problema (mala postura, grietas, mastitis, obstrucción, frenillo, etc.)


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×