×
  • Buscar
Publicidad

La protección inmunológica de la lactancia materna

La protección inmunológica de la lactancia materna

La lactancia materna juega un papel importantísimo en el desarrollo del sistema inmunológico del lactante. Es de sobra conocido que la leche humana contiene anticuerpos y componentes inmunológicos esenciales para proteger de posibles infecciones a los recién nacidos.

Publicidad

Indice

 

Ahora, además, recientes investigaciones desvelan nuevos beneficios inmunológicos de la leche materna. Y es que entre las múltiples propiedades que tiene para los neonatos, muchas de ellas están vinculadas al amplio espectro de bacterias que contiene. Tradicionalmente descrita como estéril, estos nuevos estudios demuestran que la leche materna es un ‘alimento vivo’ rico en bacterias comensales, mutualistas y potencialmente probióticas que tienen un gran impacto en el intestino infantil.

No te puedes perder ...

Obesidad Infantil: La epidemia del s.XXI

Obesidad Infantil: La epidemia del s.XXI

No importan las constantes voces de alarma que nos advierten de que nuestro país presenta una de las cifras de obesidad más altas de Europa. Su tendencia ascendente en las dos últimas décadas ha provocado que la Organización Mundial de la Salud hable ya de epidemia.

Y tambien:

 

Protección frente a la caries, enfermedades periodontales, mastitis…

Juan Miguel Rodríguez, doctor en Veterinaria, profesor del Área de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid y experto en lactancia materna que ha participado estos días en el XVI Congreso Nacional de Matronas celebrado en Zaragoza, afirma que estas bacterias ejercen un papel relevante en la protección del bebé y de su madre: “pueden contribuir a reducir la incidencia y severidad de una amplia gama de infecciones, participar en la correcta maduración del sistema inmunitario infantil e incluso prevenir la caries dental y las enfermedades periodontales”.

La riqueza de la leche humana es tal que los investigadores estudian el aislamiento de algunas de sus bacterias para emplearlas como probióticos en un futuro, por ejemplo, para tratar la mastitis, una de las causas principales del destete precoz.
 

Leche materna ¿inhibidora del VIH?

Asimismo se investigan sus propiedades para inhibir la transferencia del virus VIH. Estudios in vitro realizados demuestran que algunas de las cepas presentes en la leche humana son capaces de inhibir el VIH-1. “Evaluamos la capacidad de 38 cepas bacterianas aisladas de la leche materna de mujeres sanas para inhibir la infectividad del VHI-1 in vitro -explica el profesor Rodríguez-. Los resultados indicaron que la leche humana posee ciertas bacterias con capacidad para inhibir el virus in vitro y hay que evaluar su posible papel en los mecanismos de protección frente al VIH”.

 

La microbiota: de madre a hijo

Hasta hace poco tiempo se sostenía que la colonización intestinal del recién nacido se iniciaba en el canal de parto, debido al contacto bucal del pequeño con la microbiota vaginal e intestinal de su madre. Posteriormente, él mismo era quien colonizaba el pecho materno a través de la lactancia y las bacterias presentes en la piel de su madre. Pero en los últimos años la evidencia científica ha dirigido su mirada hacia las glándulas mamarias de la madre como fuente de bacterias beneficiosas para el neonato: “ninguna de las vías clásicas -boca del niño, piel de la madre- puede explicar la diversidad bacteriana que existe en la leche humana”, comenta el profesor Juan Miguel Rodríguez, quien también es miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos.

Investigaciones recientes sostienen que algunas bacterias del intestino materno podrían colonizar las glándulas mamarias durante la última etapa del embarazo y la lactancia a través de la ruta entero-mamaria, de ahí la riqueza bacteriana de la leche. “La exposición del lactante a ese amplio espectro de bacterias puede ejercer efectos beneficiosos frente a enfermedades gastrointestinales y respiratorias, así como reducir el riesgo de desarrollar otras enfermedades como la diabetes o la obesidad”, expone el profesor Rodríguez.
 

¿La lactancia materna tiene relación con las alergias?

Existen evidencias que demuestran que la lactancia materna protege a los bebés de familias con un historial de alergia en comparación con los bebés que son alimentados con leche en fórmula estándar (tanto las que son a base de leche de vaca como las que son a base de leche de soja).

En estas familias con mayor probabilidad de incidencia de enfermedades alérgicas, los bebés alimentados a base de leche materna, por lo general, tienen menos riesgo de sufrir alergias a la leche, dermatitis atópica (eccema) y sibilancia durante los primeros años de vida si son alimentados con leche materna exclusivamente al menos durante los cuatro primeros meses. (estudio)

Se cree que la leche materna proporciona protección contra esas enfermedades alérgicas. Los beneficios a largo plazo de la lactancia sobre las alergias no son claros.
 

¿La lactancia materna tiene algo que ver con otras enfermedades?

La transferencia de anticuerpos de la leche materna y otras sustancias inmunológicas también puede explicar la menor incidencia de leucemia aguda infantil y linfoma en los bebés alimentados exclusivamente con leche materna al menos 6 meses.

También está clara la relación de la lactancia materna con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), pero el motivo por el cual ocurre esto no está claro.

Hay que resaltar que los bebés que han sido amamantados son menos propensos a ser obesos en la adolescencia y en la etapa adulta y menos vulnerables a desarrollar diabetes (tanto tipo 1 como tipo 2).
 

Beneficios de la lactancia materna

La lactancia materna tiene multitud de beneficios, tanto para el niño, como para ti, como para ambos.

Para el bebé:

- Esta leche está preparada especialmente para él, tiene las cantidades adecuadas de carbohidratos, proteínas y grasa.

- Proporciona las proteínas digestivas, los minerales, las vitaminas y las hormonas que los bebés necesitan.

- Ayuda a reducir la absorción de bilirrubina y los problemas de ictericia.

- Tiene efecto laxante y se digiere con facilidad.

- Los cambios de sabor (variables según la alimentación de la madre) hacen que después acepte mayor variedad de alimentos.

- Favorece el correcto desarrollo de la mandíbula.

Para la mamá:

- Establece vínculos entre tu bebé y tú

- Hace que perder peso y volver a tu figura anterior al embarazo sea más fácil y más rápido

- Demora el inicio de los periodos menstruales

- Disminuye el riesgo de sufrir enfermedades como diabetes tipo 2, cáncer de mama o de ovarios, osteoporosis, enfermedades del corazón o obesidad

- Te ayuda a dormir mejor

Para la familia

- Si no compras leche maternizada estarás ahorrando una gran cantidad de dinero

- Evita la limpieza de biberones

- Evita que tener que preparar la leche maternizada, la mamá siempre va a tener la leche disponible y a la temperatura adecuada


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.