Mastitis durante la lactancia

Mastitis durante la lactancia
comparte

El dolor, cuando va unido a endurecimiento del pecho, puede ser indicativo de retención de leche, que suele suceder en los primeros días de inicio de la lactancia cuando el pecho no es capaz de regular la cantidad de leche que va a consumir el bebé, produciendo mayor cantidad y provocando esa sensación dolorosa al acumularse.

Para resolver el problema y evitar esa retención es muy importante vaciar el pecho:

 

- Aplicar calor local antes de las tomas mediante compresas tibias o sumergiendo el pecho en agua tibia (en la bañera o bajo la ducha). A continuación realizar un masaje suave y circular desde la periferia hacia la areola con la punta de los dedos en todos los cuadrantes de la mama.

 

- Antes de poner el bebé al pecho, extraer un poco de leche de forma manual o ayudándose de un extractor. De este modo se disminuirá la tensión de la areola, ablandándose y facilitando el agarre.

 

- Comprobar que la posición del bebé sea correcta.

 

- Para vaciar bien el pecho se debe aumentar la frecuencia de las tomas y, si es necesario, completar el vaciado mediante extracción manual o con sacaleches.

 

- La aplicación de frío local entre las tomas, por su efecto vasoconstrictor y antiinflamatorio, reduce la ingurgitación y alivia el dolor.

 

La mastitis se diferencia de la ingurgitación en que la afectación generalmente es unilateral, y los síntomas como el dolor y los signos inflamatorios (enrojecimiento, tumefacción e induración) son más intensos, están localizados en una zona de la mama y se puede acompañar de fiebre y malestar general. En este caso es importante vaciar correctamente el pecho, no comprimirlo y corregir la postura de amamantamiento.
 

Métodos de anticoncepción durante la lactancia

Métodos de anticoncepción durante la lactancia

Aunque por lo general es cierto que durante los primeros meses de dar el pecho es muy difícil quedarse embarazada, se puede producir un embarazo imprevisto aunque aún no seas consciente de que te ha vuelto el periodo. Por eso, si aún no quieres tener otro niño, lo más seguro es que busques un método anticonceptivo compatible con la lactancia

Ante una mastitis no está indicado suspender la lactancia materna, pero no se puede realizar la toma del pecho afectado. Se debe extraer la leche de otro modo hasta que el cuadro remita. Es aconsejable la valoración por parte de un especialista para que considere la extensión del problema y la necesidad de tratamiento.
 

También es recomendable realizarse un cultivo de la leche para analizar y detectar exactamente qué bacterias están produciendo la infección y administrar el anbiótico específico.

 

 


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×