×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo cuidar el pecho durante la lactancia?

¿Cómo cuidar el pecho durante la lactancia?

Es muy importante durante la lactancia mantener una buena higiene, ducha diaria y secar el pecho, no mantener la humedad...

Publicidad

Indice

¿Cómo cuidar los pechos durante la lactancia?

Dar el pecho a tu bebé puede producirte una serie de preocupaciones. Los cambios en los pechos no han acabado en el embarazo, en la lactancia y después de esta se van a llevar una serie de cambios que, en su mayoría, se pueden evitar siguiendo una serie de consejos.

- Cuando vayas a dar el pecho, lávate las manos, así evitamos la entrada de agentes externos.

- Una vez que el bebé ha mamado, extrae una gota de leche y espárcela en el pezón y la aréola y déjala secar. Este es el mejor protector del pecho para evitar las temidas grietas. Después de aplicar la leche en el pezón deja secar el pecho al aire. La exposición moderada del pecho al sol es beneficiosa para la piel. Puedes tomar el sol todos los días unos minutos, pero evita hacerlo en las horas donde el sol está más alto ya que es más dañino.

- También debes utilizar una crema para el pecho ya que deben estar bien hidratados. Debes realizarte una ducha al día y no más, si te excedes en el lavado de los pechos puedes resecarlos. Si ya tienes gritas o el pezón dolorido, utiliza cremas especiales con ese fin.

- En las duchas, evita el uso de jabones fuertes o que contengan alcohol o productos astringentes. Estos resecan la piel y pueden producir irritaciones en los pezones, causando molestias en el pezón o cuando el bebé succione.

- En caso de utilizar las almohadillas de lactancia, es necesario asegurarse de que traspiran para no mantener la humedad. Existen en el mercado almohadillas de un solo uso y lavables. Cambia las almohadillas con la frecuencia necesaria para mantener el pecho seco, ya que la humedad favorece la proliferación bacteriana y la consecuente infección.

- Usa un sujetador de lactancia de la talla adecuado que no te apriete y deje libertad a las mamas. Esto evita la caída de los pechos, además suelen reunir los requisitos adecuados para el cuidado del pecho y favorecer la comodidad de la madre para amamantar al bebé (debido a las piezas desmontables en la zona de los pechos). Si no puedes permitírtelo o no quieres comprarte uno, utiliza un sujetador normal, pero adaptado a tu nuevo contorno de pecho, es importante que no te oprima y que sea preferiblemente de algodón, sin aros y de tirantes anchos. Utiliza este sujetador tanto de día como de noche.

- La posición del bebé mientras mama puede ser la mejor ayuda para cuidar el pecho durante la lactancia ya que puede evitar problemas como mastitis y grietas en el pezón.

- Existen ejercicios de gimnasia para el pecho después de la lactancia para cuidar tus pechos. Puedes utilizar una pelota pequeña, ponerla a la altura del pecho y apretarla con ambas manos (haciendo varias serie después de las tomas para fortalecer la musculatura del pecho). También puedes extender los brazos y realizar movimientos circulares.

- Una vez por semana, o cada 10 días, puedes hacerte una exfoliación, es importante que evites la zona del pezón para no dañarlo. Aclárate con agua caliente y fría.

- Hazte masajes en el pecho con regularidad, son muy beneficiosos durante la lactancia y durante los primeros días pueden ayudarte con la bajada de leche. Además, evitan la congestión y las obstrucciones que pueden formarse.

- No te saltes ninguna toma, esto puede provocar obstrucciones, mastitis, etc.

- Además, debes seguir una dieta sana y equilibrada y beber mucha agua para tener la energía suficiente para dar el pecho a tu bebé y evitar enfermedades e infecciones.

- Recuerda acudir a todas tus citas con el médico para que realice un seguimiento de tu estado. Los problemas que se localizan pronto se solucionan mejor.
 

No te puedes perder ...

Y tambien:

¿Qué síntomas indican que es necesario acudir al médico por la lactancia?

- Tienes fiebre y escalofríos

- Tienes dolores en el cuerpo y sientes que no tienes energía

- Tienes uno o ambos senos rojos, inflamados, duros o doloridos

- Tu seno está tibio o caliente

- Tienes congestión mamaria que no mejora en 24 horas

- Ves o sientes un bulto en el pecho que duele al tocarlo

- Te duelen los pezones cuando amamantas o entre sesiones de lactancia

- Tus pezones están rojos, secos, agrietados, sangran o tienen costras

- Tienes preguntas o inquietudes
 

¿Qué problemas se pueden tener en los senos?

- Dolor en los pezones:
puede empezar cuando el bebé empiece a mamar. Esto es posible que pase si el bebé no se engancha como debería al pecho. Debes colocar al bebé en la posición corecta para eliminar o aliviar el dolor en los pezones. Pide ayuda a tu médico si fuese necesario. También de puede ayudar colocar una compresa tibia en los pezones para reducir el dolor.

- Obstrucción de los conductos: esto puede causar bultos dolorosos en los senos. Esto pasa si los pechos no se vacían por completo cuando se amamanta al bebé. Se recomienda para esto extraer la leche que queda cuando el bebé termina de amamantar. No uses blusas apretadas, sujetadores apretados ni con aros ya que favorecen a esto.

- Congestión mamaria: sucede cuando la leche baja después de que se empiece a amamantar. Puede causar que tus pechos se inflamen y te duelan. También puede ocurrir si el bebé se salta una comida o cuando no le das el pecho si el bebé lo pide. Lo mejor que se puede hacer para esto es darle de mamar al bebé a menudo para vaciar los senos. Puede que al bebé le resulte difícil engancharse al pecho si están congestionados, puedes extraerte un poco de leche para facilitarle el trabajo. Puedes colocarte una toalla fría y húmeda para aliviar la inflamación y el dolor.

- Mastitis: esto podría desarrollarse si tienes una obstrucción en los conductos mamarios o una congestión. La mastitis hace que los pechos estén inflamados, se enrojezcan y que duelan. A esto le pueden acompañar síntomas parecidos a los de la gripe (como escalofríos y fiebre). Debes acudir a tu médico ya que es posible que necesites medicación.

 


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Drugs, https://www.drugs.com/cg_esp/cuidado-de-los-senos-para-las-madres-lactantes-aftercare-instructions.html

Fecha de actualización: 07-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.