Cambios y cuidados del pecho en el embarazo y la lactancia

Cambios y cuidados del pecho en el embarazo y la lactancia
comparte

No cabe duda de que el embarazo es una etapa maravillosa que hay que saber disfrutar, pues una nueva vida se está formando en tu interior y es muy importante protegerla y cuidarla cada día. No obstante, a medida que los meses van pasando, las futuras mamás deben aceptar que algunas partes de su cuerpo van a atravesar una serie de cambios, y uno de los principales es, sin duda, el pecho.

El pecho de la mamá embarazada es una de las partes del cuerpo que más va a cambiar, además de la tripita. Está situado en la parte delantera de nuestro cuerpo, opuesto a la espalda, y comprendida entre la base del cuello y del hombro hasta el abdomen. Y este, como decíamos, sufre una serie de cambios que como mamá primeriza debes conocer:

 

Cambios en los senos durante el embarazo. El pecho de la mamá embarazada va a crecer, pero también va a estar mucho más sensible y tierno, pues las hormonas en su cuerpo se están preparando para la lactancia. Los conductos de leche están creciendo y se estiran a medida que se van llenando de leche al principio. Esto es, por tanto, lo que provoca que el pecho de la mamá esté mucho más sensible, sobre todo, los pezones, que además se van a oscurecer al igual que las aréolas, que es la piel de alrededor de los pezones, debido a las hormonas que afectan a la pigmentación de la piel.

 

Es probable también que aparezcan venas oscuras a lo largo del pecho debido al aumento de suministro de sangre, y durante el segundo trimestre es posible que tu pecho comience a producir calostro. El calostro, conocido también como pre-leche, es una especie de líquido o fluido de color amarillento claro que segregan las glándulas mamarias de la mujer unos meses antes hasta que produce ya la subida de la leche. No obstante, hay que saber que en los días previos al parto el calostro se vuelve más pálido y casi incoloro. Se caracteriza por ser rico en proteínas y sales minerales, y cuenta con una escasa proporción de lactosa.

No te puedes perder ...

 

Cuidados en los senos durante el embarazo

Los senos durante el embarazo requieren mucho cuidado y, por ello, resulta fundamental que las mamás embarazadas utilicen sujetadores especiales. Los que han sido desarrollados para la maternidad, por ejemplo, incluso ayudan a aliviar los dolores musculares. Normalmente son de algodón y tienen tirantes anchos. Para cuidar el seno también es por completo fundamental hidratar el pecho. ¿Por qué? Pues bien, la hidratación es básica porque, aunque en realidad sea inevitable la aparición de estrías en él, al menos conseguiremos que los daños sean menores. Una crema especial antiestrías es ideal, pero también servirá con una simple crema hidratante intensa. Este tipo de cremas pueden utilizarse a lo largo del embarazo, pero una vez llegado el tercer trimestre lo aconsejable es utilizarlas más de una vez al día. También es bueno utilizar jabones especiales para esta zona porque en ocasiones los normales pueden provocar sequedad en el pecho.

 

Además, suele ser bastante recomendable (a menos que esté contraindicado) que, durante el embarazo, la mamá embarazada haga algo de ejercicio y ejercite, sobre todo, esta zona, la del pecho. Hay algunos ejercicios fáciles y también estiramientos que ayudarán a la mamá a fortalecer los músculos del pecho y a evitar los dolores de espalda. Un buen ejercicio es sentarse sobre una colchoneta con las piernas cruzadas. Tras esto, se deben juntar las palmas de las manos a la vez que se levantan los codos hasta la altura de los hombros. Lo importante aquí es presionar como si se tuviera una pelota entre las manos, y repetir el ejercicio en series de diez, siendo posible repetirlas tras una pausa, siempre y cuando no te generen malestar.

 

Después, en la lactancia, hemos de ser conscientes de que el pecho cumple una función primordial en la alimentación de los bebés, sobre todo durante los primeros meses de vida del bebé y hasta los dos años. En este caso, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso exclusivo de esta hasta los seis meses, la introducción de los alimentos apropiados para su edad, pero también el mantenimiento de la lactancia materna hasta los dos años o más.  

 

Cambios en los senos durante la lactancia

Durante la lactancia algunos de los cambios que se producen en el pecho de la mamá embarazada son los siguientes:

 

Pezones invertidos. Suele ser habitual sobre todo en el caso de que los pezones de la mamá embarazada siempre hayan estado hundidos y apunten hacia afuera cuando la mamá lo toca.

 

Mamas calientes al tacto, rojas o que duelen. Esto es causado por una infección en la mama. Se conoce como mastitis, y se trata de una infección o inflamación de la glándula mamaria que provoca que los senos se enrojezcan, se inflamen y duelan. La mastitis se da por una obstrucción de los conductos de la leche.

 

Engrosamiento de la piel con poros grandes. Esto se conoce como piel de naranja porque la piel se ve como una cáscara de naranja. Una infección en la mama o cáncer de mama inflamatorio sí podrían causar este problema.

 

Cuidados de los senos durante la lactancia

Durante esta fase también resulta fundamental cuidar los senos, ya que, como decíamos, son una parte del cuerpo esencial, pues es del líquido que proviene de esta parte del cuerpo de la mujer del que los bebés se alimentan. Lo ideal es frotar un poco de leche materna sobre el pezón tras haber amamantado al bebé con el fin de protegerlo, y mantener también los pezones secos para evitar el agrietamiento y la infección. También es recomendable ducharse o bañarse evitando temperaturas demasiado altas, y evitar el uso de jabones en los pezones que producen sequedad y además favorecen la aparición de grietas.

 

Sigue estos consejos para evitar las molestias desde el primer día, pero sobre todo aquí, en la fase de la lactancia. De esta forma, lograremos que los cambios sean menos drásticos.  

 

 


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿cómo hacer que mi bebé tenga ojos claros?" cuando el color de los ojos depende de la combinación de los genes de ambos padres y no puede ser influido de ninguna manera por algún factor externo.


Fuente:

http://www.guiasalud.es/GPC/GPC_533_Embarazo_AETSA_compl.pdf

Fecha de actualización: 12-09-2018

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>