×
  • Buscar
Publicidad

Agitación del amamantamiento

Agitación del amamantamiento

Algunas madres que amamantan a sus hijos, en algún momento de ese periodo, sienten un rechazo tremendo a hacerlo. Aquellas que lo han padecido lo describen como una sensación desagradable que incita a separar del pecho al niño que está mamando.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la agitación del amamantamiento?

Irritación, hormigueo, comezón… No es fácil ponerle nombre a ese malestar aun habiéndolo sentido. Esta sensación se conoce como agitación del amamantamiento y suele ocurrir cuando la lactancia coincide con un embarazo o cuando el niño que lacta es mayor.

Además, a esta incomodidad fisiológica se une el sentimiento de culpa que surge al sentir que se rechaza al propio al hijo. Pues en algunos casos la sensación es tan insoportable que puede llevar a apartar al pequeño bruscamente del cuerpo o querer salir corriendo.
 

No te puedes perder ...

¡Me voy de viaje! ¿Embarazada?

¡Me voy de viaje! ¿Embarazada?

Queda poco para aquel viaje soñado, aunque cuando lo reservaste no sabías que estarías embarazada en estas fechas y ahora no quieres cancelar tus ansiados días libres; ni tampoco el viaje a casa de tus padres con los que pensabais pasar algún día, simplemente por el hecho de que una barriga se interponga en tu camino.

Y tambien:

¿Por qué ocurre?

Aunque no se sabe con certeza por qué sucede, lo cierto es que son muchas las mujeres que amamantan que reconocen haberlo experimentado.

Se cree que podría ser una respuesta de nuestro organismo, como si se tratase de un indicador natural que alerta al cuerpo de que es momento de destetar al niño. Tal vez por eso cuando la mamá se queda de nuevo embarazada la incidencia de agitación es mayor.

Cuando la madre se queda embarazada de nuevo y tiene otro bebé, por ejemplo, las hormonas la llevan a volcarse y a proteger al bebé más indefenso.
 

Síntomas de la agitación del amamantamiento

- Temes el momento en el que tu niño pida el pecho

- Deseas que la toma termine pronto

- Necesitas que alguien retire al niño para estar separados

- No es dolor, es ansiedad

- Algunas tomas pueden desencadenar ira, rabia, angustia, tristeza, etc.

- Existe una lucha entre lo que quieras y lo que soporta tu cuerpo

- Sensación de amenaza respecto al niño

- Quieres insultar al bebé que tanto adoras durante la toma sin saber por qué
 

¿Cuándo puede aparecer?¿Se puede evitar?

Hay tres momentos distintos en el que este rechazo puede aparecer:

- En el caso de que se mantenga la lactancia durante el embarazo

- Durante el tándem

- En la lactancia con niños mayores

Entre las causas que producen esa irritación podrían estar la disminución de la producción de leche, un mal agarre del niño, un cambio hormonal, o la suma de todas.   
El cambio hormonal más relacionado con esto es la aparición de la menstruación (que suele ocurrir meses después del parto).

Todo esto puede desencadenar en esta sensación de rechazo y en la necesidad de que el niño deje de mamar.

Hay mujeres que nunca lo van a experimentar, o al menos no van a llegar a manifestarlo, lo que está claro es que muchas mujeres sí que lo han vivido. Además, hay etapas en las que el rechazo es más fuerte que en otras. La agitación puede surgir con mucha fuerza, pero si consigues mantener la lactancia y controlarla, suele disminuir. En etapas de estrés o de mayor cansancio vuelve a reaparecer.

Sería evitable si se supiese por qué se produce, si fuésemos capaces de entender la causa de la situación. Nadie se ha interesado en estudiar esto para poder aclarar las causas con exactitud.
 

¿Qué hacer ante la agitación del amamantamiento?

En primer lugar asumir que esta sensación es normal. No te sientas culpable por ello. La parte buena, es que este episodio suele ser pasajero.

Una vez que has puesto nombre al “problema” debes plantearte qué hacer. Tal vez consideres que quieres continuar dando el pecho a tu hijo, o por el contrario prefieras aprovechar la ocasión para destetarle. En cualquiera de los casos la decisión es tuya y ambas son respetables.

Si optas por el destete, la recomendación es hacerlo de forma gradual.

Si eliges continuar, pero no soportas la sensación puede hacer lo siguiente:

- Acortar la duración de las tomas poco a poco. Si el niño es suficientemente mayor como para entenderte, puedes dialogar con él y llegar a un acuerdo.  Dependiendo de su edad puedes utilizar diferentes métodos para medir la toma. Dile que al contar 10 deberá parar. Podéis contar coches, globos, hadas, elefantes... O bien terminar al finalizar una canción, o cuando suene una alarma… Hagas lo que hagas siempre será mejor que rehuirle o apartarle violentamente; aunque sea de forma involuntaria, puede pasar. Además los niños se dan cuenta y la reacción puede ser peor.  

- Relajarte. Sabiendo que la sensación es normal y frecuente, trata de relajarte y pensar en que estás haciendo lo mejor para tu hijo. Puedes distraerte leyendo, viendo algo en la televisión, escuchando música…

- Cuando los niños son mayores la succión es distinta a la de los bebés. La mayoría de las veces no maman para alimentarse, por lo que notarás que el agarre es distinto al de bebé. Quizás mejorando el agarre el malestar disminuya.

- Levantarte y caminar.

- Implicar al padre. Él puede acudir a la llamada nocturna del niño, acunarle, reconfortarle, etc. Puedes pedir ayuda a tu familia para que se hagan cargo del niño cuando tú te sientas mal.

- Buscar alternativas al pecho cuando te lo pida. Como decíamos, los niños no buscan el pecho solo para comer. También es fuente de cariño, de conexión con su mamá, de apego... Acurrúcate, dale cariño, abrázale…

- Expresa tus sentimientos con otras madres o asesoras que te puedan entender, Si es necesario puedes acudir a un especialista para que te aconseje sobre el tema, no tengas miedo a pedir ayuda.

- Reduce o elimina las tomas nocturnas, estas son las que mayor estrés proporcionan a la madre.

- Si el niño ya es mayor, habla con él, normalmente notan el rechazo y el malestar de las madres. Explícale cómo te sientes y hazle ver que nada de eso es culpa tuya.

- Si finalmente no progresas o esta situación se está alargando demasiado en el tiempo, opta por el destete respetuoso.

Es importante que no te sientas culpable ni te juzgues a ti misma por sentir esto, recuerda que es un sentimiento visceral que no puedes controlar y es totalmente normal sentirlo durante la lactancia. Hablar de esto con familiares, amigos o un asesor de lactancia puede ayudarte a afrontarlo, no te encierres en ti misma.


Te puede interesar:

La calculadora de peso del bebé está diseñada en base a las tablas de percentiles de la OMS con el fin de facilitar al máximo el control del crecimiento de un bebé dado en relación a otros de su misma edad.

Fuentes:

Lactapp, https://blog.lactapp.es/agitacion-por-amamantamiento/

Fecha de actualización: 06-04-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad