×
  • Buscar
Publicidad

Destete respetuoso

Destete respetuoso

Un destete que considere el ritmo del lactante y de la madre y respete el proceso de destete de cada uno, a la edad que sea, resulta en un proceso menos traumático para el lactante y mejor para la salud de la madre.

Publicidad

El proceso de lactancia es algo que incumbe solo a dos. La madre y el lactante. Debes ser tú la que consideres, por las razones que sean, cuándo dejar de dar el pecho tu bebé.


El destete puede venir motivado por razones de salud, quizá el bebé necesita un suplemento nutricional para coger peso o la madre produce poca leche o tiene problemas con su pecho; o por razones prácticas, puede que la madre se reincorpore a su vida laboral o decida que le resulta más cómodo dar leche de fórmula. En cualquier caso, cualquier razón que tenga la madre es legítima.


Una vez que hayas decidido dejar de dar pecho a tu hijo, considera que este puede ser un proceso complejo. Puede que a tu hijo le cueste acostumbrarse a dejar de mamar o puede que psicológicamente te resulte un proceso difícil. Por esto, un destete respetuoso puede alargarse meses. Pero ten en cuenta que todo cambio importante precisa de un tiempo.


¿Cuándo?

No te puedes perder ...

Destete nocturno

Destete nocturno

Las recomendaciones de los organismos oficiales como la OMS, UNICEF o la AEPED aconsejan mantener la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de vida del bebé y que el destete se produzca cuando la mamá o el bebé quieran, pero nunca antes de los dos años.

Y tambien:


No hay una fecha establecida sobre cuándo empezar el proceso de destete. Organizaciones como la OMS (Organización Mundial de la Salud) o el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomiendan lactancia “exclusivamente” materna hasta los seis meses. Y recomiendan continuar la lactancia materna complementada con otros alimentos hasta los 2 años. En España, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, la mayoría de mujeres dejan de dar el pecho entre los tres y los seis meses de su bebé.


Por tanto, puedes empezar el destete respetuoso a partir de sus seis meses, a partir de los 2 años…cuando tú consideres o necesites. La decisión y las razones son tuyas.


¿Cómo?


- Paulatinamente. Un destete respetuoso empezará por ser gradual. Se suele empezar por las tomas nocturnas con el objetivo de, de paso, dormir mejor, pero el destete nocturno no siempre es el más aconsejable. Lo más recomendable es ir espaciando las tomas. Puedes ir eliminando una toma cada dos o tres días, así lograrás que tu hijo lo acuse menos y tu cuerpo pueda adaptarse a ir produciendo menor cantidad de leche y así evitar problemas de salud como obstrucción de los conductos, mastitis o molestias en el pecho.

- Es una buena idea dejar que las primeras veces le dé el biberón otra persona y no tú. Debes tener en cuenta que, si el bebé está en tu regazo, puede buscar tu pecho para mamar como ha hecho hasta ahora. Que tú le hayas dado durante un tiempo el pecho y ahora le estés dando el biberón puede ser muy confuso para él.


- Sin rechazo, pero sin ofertas. La idea es que tú no le ofrezcas leche a tu hijo, pero le des pecho cuando te lo pida. Tu hijo se irá acostumbrando a menos tomas maternas y, por tanto, las irá pidiendo menos.


Este punto es importante desde el punto de vista afectivo. Evitarás que tu hijo se sienta rechazado y que este proceso sea traumático para él.

Esta marcha te puede llevar de semanas a meses, en función del apego que tu hijo tenga. En cualquier caso, no fuerces nada, ve poco a poco siempre siguiendo una tendencia reductora de las tomas de pecho con una lactancia mixta o complementando con otros alimentos hasta conseguir tu objetivo.


- Comunicación abierta. Cuando tu hijo ya tenga una edad con la que te puede entender, lo mejor es ser abierta con él. Cuando te pida pecho, negocia esperar a la siguiente toma o a la noche. Así aprenderá que a veces hay que esperar y ser paciente para conseguir lo que uno quiere.


- Aumenta las muestras de cariño y momentos de intimidad. En este periodo, que puede resultar difícil desde el punto de vista emocional, intenta aumentar tus muestras de afecto hacia tu hijo. Busca ratos para estar a solas con él haciendo algo que no sea dar pecho.


- Las tomas, sin quejas ni negatividad. Evita quejarte o hacer comentarios negativos cuando tu hijo esté tomando el pecho. Esto solo hará que se sienta rechazado y el destete sea mucho más difícil para los dos. A pesar de que estéis en un proceso de destete, las tomas pueden y deben seguir siendo, aunque cada vez menores, un momento de tranquilidad y afecto entre madre y bebé. 

Mi bebé no quiere el biberón, ¿qué puedo hacer?

Si después de practicar lo mencionado anteriormente tu bebé sigue sin aceptar el biberón tendrás que seguir las siguientes recomendaciones:

- Cambia la tetina del biberón: la tetina puede que sea uno de los motivos por el cual el bebé no acepta el biberón. Elige una tetina con una textura y tamaño similar al de su chupete si tiene, de esta forma se sentirá más familiarizado y aceptará el biberón mucho antes.

- Deja que juegue con la tetina y con el biberón: el bebé tiene que acostumbrarse al biberón, por eso es recomendable dejar que juegue tanto con la tetina como con el biberón. Forzar al pequeño a comer directamente no es buena idea, deja que explore el nuevo accesorio a su ritmo. Si le fuerzas a comer del biberón tardará mucho más en aceptarlo.

- Coloca un poco de leche materna en la tetina: este es un truco que funciona en algunas ocasiones. El bebé succionará de la tetina para seguir tomando leche materna.

- Prueba con distintas opciones: si nada de esto funciona tendrás que pensar cuál es el motivo por el que el bebé no quiere tomar el biberón. Ten en cuenta:
 

                · Tu postura: es importante encontrar una postura cómoda para el bebé. Prueba con opciones diferentes hasta encontrar con la que más te guste.
 

                ·Ten cuidado con la temperatura: tendrás que vigilar la temperatura del biberón, puede que esté demasiado caliente o demasiado frío.
 

                ·Prueba en diferentes horas del día: pero no esperes a que el bebé tenga mucha hambre, simplemente a que esté receptivo.

Si has probado todo lo anterior y no ha surtido efecto, tendrás que plantearte cambiar la marca de leche en fórmula.


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 24-01-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.