Destete respetuoso

Destete respetuoso
comparte

Un destete que considere el ritmo del lactante y de la madre y respete el proceso de destete de cada uno, a la edad que sea, resulta en un proceso menos traumático para el lactante y mejor para la salud de la madre.

El proceso de lactancia es algo que incumbe solo a dos. La madre y el lactante. Debes ser tú la que consideres, por las razones que sean, cuándo dejar de dar el pecho tu bebé.


El destete puede venir motivado por razones de salud, quizá el bebé necesita un suplemento nutricional para coger peso o la madre produce poca leche o tiene problemas con su pecho; o por razones prácticas, puede que la madre se reincorpore a su vida laboral o decida que le resulta más cómodo dar leche de fórmula. En cualquier caso, cualquier razón que tenga la madre es legítima.


Una vez que hayas decidido dejar de dar pecho a tu hijo, considera que este puede ser un proceso complejo. Puede que a tu hijo le cueste acostumbrarse a dejar de mamar o puede que psicológicamente te resulte un proceso difícil. Por esto, un destete respetuoso puede alargarse meses. Pero ten en cuenta que todo cambio importante precisa de un tiempo.


¿Cuándo?

Destete nocturno respetuoso

Destete nocturno respetuoso

El destete no es un proceso fácil para madre e hijo, pero puede ser hecho de una manera respetuosa y orgánica que reduzca el impacto de este hábito alimentario que tantas implicaciones emocionales tiene.


No hay una fecha establecida sobre cuándo empezar el proceso de destete. Organizaciones como la OMS (Organización Mundial de la Salud) o el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomiendan lactancia “exclusivamente” materna hasta los seis meses. Y recomiendan continuar la lactancia materna complementada con otros alimentos hasta los 2 años. En España, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, la mayoría de mujeres dejan de dar el pecho entre los tres y los seis meses de su bebé.


Por tanto, puedes empezar el destete respetuoso a partir de sus seis meses, a partir de los 2 años…cuando tú consideres o necesites. La decisión y las razones son tuyas.


¿Cómo?


- Paulatinamente. Un destete respetuoso empezará por ser gradual. Se suele empezar por las tomas nocturnas con el objetivo de, de paso, dormir mejor, pero el destete nocturno no siempre es el más aconsejable. Lo más recomendable es ir espaciando las tomas. Puedes ir eliminando una toma cada dos o tres días, así lograrás que tu hijo lo acuse menos y tu cuerpo pueda adaptarse a ir produciendo menor cantidad de leche y así evitar problemas de salud como obstrucción de los conductos, mastitis o molestias en el pecho.


- Sin rechazo, pero sin ofertas. La idea es que tú no le ofrezcas leche a tu hijo, pero le des pecho cuando te lo pida. Tu hijo se irá acostumbrando a menos tomas maternas y, por tanto, las irá pidiendo menos.


Este punto es importante desde el punto de vista afectivo. Evitarás que tu hijo se sienta rechazado y que este proceso sea traumático para él.

Esta marcha te puede llevar de semanas a meses, en función del apego que tu hijo tenga. En cualquier caso, no fuerces nada, ve poco a poco siempre siguiendo una tendencia reductora de las tomas de pecho con una lactancia mixta o complementando con otros alimentos hasta conseguir tu objetivo.


- Comunicación abierta. Cuando tu hijo ya tenga una edad con la que te puede entender, lo mejor es ser abierta con él. Cuando te pida pecho, negocia esperar a la siguiente toma o a la noche. Así aprenderá que a veces hay que esperar y ser paciente para conseguir lo que uno quiere.


- Aumenta las muestras de cariño y momentos de intimidad. En este periodo, que puede resultar difícil desde el punto de vista emocional, intenta aumentar tus muestras de afecto hacia tu hijo. Busca ratos para estar a solas con él haciendo algo que no sea dar pecho.


- Las tomas, sin quejas ni negatividad. Evita quejarte o hacer comentarios negativos cuando tu hijo esté tomando el pecho. Esto solo hará que se sienta rechazado y el destete sea mucho más difícil para los dos. A pesar de que estéis en un proceso de destete, las tomas pueden y deben seguir siendo, aunque cada vez menores, un momento de tranquilidad y afecto entre madre y bebé. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×