¿Cómo preparar un biberón?

¿Cómo preparar un biberón?
comparte

No cuesta mucho preparar un nutritivo biberón. Aquí te mostramos todos los pasos, para darle una perfecta toma a tu bebé.

¿Cómo se prepara un biberón?

¿Cómo se prepara un biberón?

Entre las dudas que surgen cuando se es padre, especialmente si es la primera experiencia, está la de preparar un biberón. Una tarea sencilla que harás de forma automática en poco tiempo, pero que al principio puede angustiarte y provocarte un mar de dudas: ¿qué agua utilizo?, ¿en qué cantidad? ¿hay que hervir el agua mineral natural para preparar el biberón?

Antes de empezar a preparar un biberón conviene seguir las normas dadas por el fabricante de leche y por el pediatra.

Las medidas dependerán de la edad del niño y de sus necesidades nutricionales, pero en términos generales puedes preparar un biberón siguiendo estos pasos:

 

1.     Lávate las manos y todos los utensilios que vayas a utilizar.

2.     Esteriliza el biberón hirviéndolo durante 10 minutos y la tetina durante 5. O bien emplea esterilizadores específicos siguiendo las instrucciones del fabricante.

3.     Después añade al biberón en primer lugar agua tibia y después, la leche: una medida rasa de leche en polvo por cada 30 ml de agua (utiliza siempre la medida dosificadora que viene en cada bote en la cantidad recomendada por el pediatra).

El agua ideal estará exenta de microorganismos patógenos y de parásitos. El agua mineral embotellada está exenta de ambos, por tanto, puede utilizarse para preparar el biberón sin necesidad de hervirla. Solo deberás calentarla en el microondas.

Si optas por agua corriente hiérvela durante al menos un minuto. El motivo es que el tratamiento desinfectante del agua potable incluye generalmente cloro. Las condiciones normales de cloración reducen casi un 100% el riesgo de infección por virus y bacterias, pero no por parásitos.

4.     Cierra el biberón y agita bien para que se mezcle todo y quede libre de grumos.

5.     Si has hervido el agua deja que se temple hasta alcanzar la temperatura idónea de 36º. Puedes comprobar la temperatura vertiendo unas gotas en el dorso de tu muñeca.

6.     ¡Ya puedes darle la toma al bebé!

7.    Recuerda no guardar las sobras de una toma para otra.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×