×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal tener sangrado después de tener relaciones estando embarazada?

¿Es normal tener sangrado después de tener relaciones estando embarazada?

El útero está muy irrigado durante el embarazo, por eso es normal, sobre todo en las primeras semanas, tener un leve sangrado después de mantener relaciones. Si este manchado es leve, cesa de inmediato, y no se repite, no debes preocuparte, aunque siempre conviene consultarlo al médico en las visitas rutinarias.

Publicidad

Indice

 

¿Por qué sangro después de tener relaciones sexuales?

Durante el embarazo el útero y el cuello del útero están mucho más irrigados para asegurar la vida del feto, por eso es habitual que tras las relaciones sexuales el extremo del cuello uterino sangre un poco y se produzca una sinusorragia al rozar el pene las paredes del mismo. Generalmente este sangrado es leve y de color marrón, lo que indica que no es sangre fresca y que la hemorragia ya no está activa.

No te puedes perder ...

¿Cómo superar la depresión posparto?

¿Cómo superar la depresión posparto?

Este trastorno de la salud mental puede afectar a madres de todo tipo: primerizas, multíparas, que han tenido un embarazo sencillo o que han pasado por un embarazo problemático… Independientemente de la situación de cada caso, se trata de una alteración 100% tratable.

Y tambien:

Además, en estos meses aumenta el volumen sanguíneo de la madre y se produce la dilatación de los vasos sanguíneos, lo que unido a un aumento de los estrógenos, provoca una congestión de las mucosas, incluidas las del cuello uterino.

Como decíamos, este sangrado es mínimo, suelen ser unas cuantas gotas que se notan al limpiarse o en la braguita, pero cesa enseguida y no se repite a no ser que se vuelvan a mantener relaciones sexuales con penetración.

Es más habitual en las primeras semanas de embarazo, aunque puede durar toda la gestación o ser algo puntual.

Este sangrado no es peligroso ni afecta al feto, pero es mejor que lo consultes con tu médico por si hay algo más detrás.


¿Se pueden evitar estos sangrados?

Existen algunas posturas que disminuyen el riesgo de sangrado, por lo que es buena idea que te centres en ella mientras tu cuello uterino sangre para que no tengas que preocuparte ni ponerte nerviosa cada vez que mantienes relaciones sexuales.

Por ejemplo, tumbarse de lado en la cama con el hombre situado detrás, muy pegados. En esta postura la penetración es menos profunda, lo cual reduce el riesgo de sangrado. También estar a cuatro patas, apoyada sobre las manos y las rodillas, disminuye la posibilidad de que haya sangrado. En general, cualquier postura en la que la penetración se produzca desde atrás favorece que no haya sangrado.

También puedes usar un gel lubricante para que el pene entre con mayor facilidad y no dañe las paredes del cuello uterino.

U optar por otras formas de relaciones sexuales, ya que hay mucho más aparte de la penetración que se pueden hacer en estos meses.


¿Cuándo hay que preocuparse ante un sangrado en el embarazo?

No obstante, sangrar después de mantener relaciones sexuales puede estar causado por otros motivos que sí pueden ser un problema:

1- Placenta previa. Si la placenta está situada en la abertura del cuello uterino es normal que sangre tras la penetración. Muchas mujeres tienen placenta previa en la primera mitad del embarazo, pero al crecer el útero esta se desplaza lejos del cuello uterino. En cualquier caso, se recomienda no mantener relaciones sexuales si existe placenta previa, especialmente en el tercer trimestre de embarazo, ya que podría provocar un parto prematuro. En este caso el sangrado es de color rojo intenso y más abundante.

2- Pólipo cervical. La existencia de un pólipo en el cérvix también puede hacer que la mujer sangre después de las relaciones sexuales. Los pólipos son tumores benignos que, si se detectan en el embarazo, no hace falta tratarlos a no ser que sean muy grandes e impidan el parto vaginal o causen algún problema.

3- Infecciones. Las infecciones vaginales (como la candidiasis o la vaginosis bacteriana) y las enfermedades de transmisión sexual (como la tricomoniasis, la gonorrea, la clamidia o el herpes), pueden irritar e inflamar el cuello uterino, haciendo que sangre tras la penetración.

Además, un sangrado intenso, rojo y muy abundante, que no cesa, y va acompañado de otros síntomas como calambres abdominales, náuseas o contracciones, puede estar causado por otros motivos que no sean las relaciones sexuales, como un aborto espontáneo o un desprendimiento de placenta. En estos casos debes acudir a Urgencias para que valoren el problema y la causa del mismo.



¿Es seguro mantener relaciones sexuales en el embarazo?

El sexo se considera seguro en todas las etapas de un embarazo normal.

Se considera un embarazo normal aquel que se considera con bajo riesgo en complicaciones (como aborto espontáneo o parto prematuro). Si no estás segura de si entras en esta categoría, hablar con tu médico te puede ayudar.

Muchas embarazadas notan que su deseo sexual durante el embarazo cambia. También se vuelve más incómodo a medida que tu cuerpo crece. Si es tu caso, habla abiertamente con tu pareja sobre las relaciones sexuales y sobre las posibilidades de satisfacer de otra manera las necesidades de intimidad.

En cambio, hay en otras ocasiones en las que no se recomienda mantener relaciones sexuales en el embarazo. Estas son, por ejemplo:

- Has tenido un antecedente o una amenaza de aborto espontáneo

- Has tenido un antecedente de parto prematuro o muestras señales que indican riesgo de parto prematuro

- Has tenido sangrado, flujo o calambres vaginales sin explicación

- Has tenido pérdida del líquido amniótico

Sufres de placenta previa

- Tienes insuficiencia del cuello del útero

- Estás teniendo un embarazo múltiple

Además, si estás embarazada y decides mantener relaciones sexuales, hay varias prácticas que no son seguras en el embarazo:

- Si tienes sexo oral, no se recomienda soplar en la vagina. Soplar aire puede provocarte un embolismo (obstrucción de un vaso sanguíneo por la presencia de una burbuja de aire) y esto puede poner en riesgo tanto tu vida como la de tu bebé.

- No debes tener relaciones sexuales con una pareja de la que no conoces el historial sexual o que exista la posibilidad de que tenga una enfermedad de transmisión sexual (como herpes, verrugas genitales, clamidia, VIH, etc.). Si te infectas, puedes llegar a transmitir la enfermedad al bebé.

- Expertos también recomiendan evitar el sexo anal durante el embarazo.

Recuerda que es probable que te parezcan incómodas las posturas que practicabas antes. Tendrás que buscar la posición que más cómoda te resulte.

 


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 14-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.